La salvación, cada vez más lejos
Wu Lei liderando el ataque periquito. Fotografía: RCD Espanyol

En casa y como se ha jugado en el post – pandemia, a estadio vacío, el equipo no pudo con el líder de la liga. EL equipo merengue inicio las acciones con su ya habitual columna vertebral; Courtois, Carvajal, Ramos, Varane y Benzema. Y curiosamente el talón de Aquiles del líder del campeonato, la defensa (salvo Benzema).

Los pericos iniciaron el partido alineando a: Diego Lopez, en la puerta, una defensa de cuatro con: Víctor Gómez Perea, Cabrera, Dídac, Bernardo en el centro del campo iniciaron las acciones: Marc Roca, David López, Embarba, Darder y la delantera estaba compuesta por Wu Lei, De Tomás. El Real Madrid lo hizo con: Courtois, Varane, Carvajal, Sergio Ramos, Marcelo, Federico Valverde, Casemiro, Kroos, Isco, Hazard, Benzema.

El equipo no había comenzado bien Ya que en la previa el Eibar se alejaba diez puntos y ponía la posibilidad de la permanencia cuesta arriba. Eso y la destitución de Abelardo a pocas horas del inicio del partido.

El partido se presento con algunas novedades el entrenador interino Rufete y algunas novedades en el primer equipo. Raúl de Tomás es la principal novedad, luego de superar su problema de rodilla. La otra gran irrupción es la de Víctor Gómez en el lateral diestro, Javi López. Al equipo perico volvieron tras cumplir sanción Bernardo Espinosa y Leandro Cabrera, además de Dídac Vilà después de unas molestias y que se le reservo por precaución.

El equipo perico resistió, el poco embate del equipo visitante durante 44 minutos. Un Real Madrid que atacaba poco y parecía sentirse cómodo. Casi ya para finalizar la primera mitad un balón largo que cazó el gato Benzema vio a Casemiro y le metió un taconazo entre las piernas de Bernardo para que el brasileño empujara la pelota a la red. Terminando así los primeros 45 minutos del partido.

Para el segundo tiempo, el partido fue con todo el equipo periquito buscando el empate y encontrándose impotente para conseguirlo. Y el equipo merengue teniendo la posición de la pelota con poca efectividad como si estuvieran contentos con el 1 – 0. Muy confiados.

En esta parte del partido es cuando se dieron los cambios para darle aire y respiro a ambos equipos y para dibujar a la vez un esquema táctico que le diera al Espanyol la oportunidad de buscar el empate. Los cambios que planteo Rufete fueron Melendo, ya que, con su toque de fantasía, el equipo tendría otra alternativa de avanzar hacia el área rival. y a una segunda punta, Jonathan Calleri, un para sacar provecho del juego en largo. La agitación le fue mejor al conjunto periquito, internándose más área rival, pero sin suerte.

Sin duda la vuelta al equipo de Raúl de Tomás fue lo mejor que le pudo pasar al equipo, el canterano madrilista fue activo en el juego aéreo, salió del ataque para recibir balones en mediocampo, donde demostró su nivel técnico. Un remate de falta suyo que desvió Courtois fue una de las mejores ocasiones.

El conjunto periquito luego de 85 años está prácticamente despidiéndose de la primera división. Es imposible salvarse, ya que tiene 24 puntos a 10 del Celta que es el equipo que roza la salvación. Aún quedan 6 fechas y el Espanyol debería hacer un puntaje perfecto de 18 puntos si quiere soñar con la salvación. Los próximos partidos son frente al: Real Sociedad, Leganés, Barcelona, Eibar, Valencia, y Celta.

Luego del partido, el entrenador del conjunto periquito hablo, como es habitual luego de cada partido con la prensa y declaró: “Se hizo un gran esfuerzo, es el primer paso. Queríamos ganar, y así lo planteamos. Estoy orgulloso de los jugadores, jugamos como un equipo.”

VAVEL Logo