La Nochebuena ya se celebra en la capital
El Real Madrid se impone en el Alfredo Di Stéfano. | Foto: Real Madrid 

Se presentaba un encuentro con dos oponentes que llegaban fuertes. Un Real Madrid que perseguía su quinta victoria consecutiva en Liga y un Granada que enlazaba cuatro partidos invicto en los que, además, no había recibido un solo gol. 

En los primeros tres minutos de partido ambos equipos habían probado la portería rival, no obstante sus primeras visitas fueron en vano. Perdonó Puertas y seguidamente, perdonó Benzema. 

El Madrid saliendo desconcentrado al inicio, cometiendo errores absurdos que le llevarían a un buen susto de Kenedy, quien sustituía al lesionado Darwin Machís. El prestado por el Chelsea aprovechó una mala salida de Courtois. El error de belga, que ni atajó ni despejó un balón que le llegaba a golpear en las manos, pudo costar muy caro.

Probó Kroos con un potentísimo disparo en el 14’ desde lejos, para asustar a Rui Silva, que se marchó rozando el palo. Fue a partir de entonces cuando el Real Madrid empezó a ejercer un discreto control sobre el juego, algo para lo que los de Diego Martínez estaban preparados. Los efectivos repliegues del conjunto granadino incapacitaban toda acción de peligro blanca. 

En el minuto 35 se cocinaba el primer cambio en el Madrid. Tuvo que ser por urgencia. Asensio se vestía la elástica blanca para la salida por lesión de Rodrygo, quien se hubo de retirar en camilla. Parece algo grave lo del brasileño, que caía en una acción en el área con Foulquier, en la que no hubo contacto directo por parte del francés, por lo que debe de de tratarse de una lesión muscular. 

Rodrygo cae lesionado. | Foto: Real Madrid.
Rodrygo cae lesionado. | Foto: Real Madrid.

Justo antes del descanso volvió a perdonar Puertas como ya lo había hecho en la primera acción del encuentro, esta vez en una jugada a balón parado favorable al Granada en la que el atacante se encontró un balón a centímetros de la línea de gol, que no encontró un buen remate. La acción quedó invalidada previamente por posición antirreglamentaria y en esa misma jugada intervino el VAR para revisar un posible penalti de Casemiro. Dictaminado inexistente. Justo después, llegarían dos campanadas por parte del Madrid, que hizo rodar el esférico por el área pequeña rival, pero sin encontrar puerta, cerrando así una primera parte sin goles. 

Al inicio del segundo tiempo el Real Madrid ejerció un completo control del juego. Un atrevido taconazo de Asensio, a centro de Carvajal, se estrelló en un palo que boicoteó una más que segura nominación al premio Puskas. Seguidamente fueron Kross y Valverde, para la doble parada de Rui Silva y posteriormente Benzema, quien probara otro disparo rechazarlo para mandarla por encima de la portería. En tan solo unos segundos los de Zidane habían generado 4 ocasiones claras de gol. Ese frenético ritmo continuó y un minuto después, el que la siguió la consiguió. Casemiro transformó de cabeza a centro de Asensio, que entró en el campo para desequilibrar. El mallorquín fue determinante en el devenir del juego de su equipo.

Asensio fue determinante desde su ingreso. | Foto: Real Madrid.
Asensio fue determinante desde su ingreso en el campo, | Foto: Real Madrid.

Instantes después Antonio Puertas buscó un disparo rechazado por Courtois. Y es que el partido comenzó a volverse loco allá por el 56’, con un Madrid superior que mostraba su ahínco de someter a los muchachos de Diego Martínez, que parecían necesitar un tiempo muerto. El Madrid persistía con una perfecta conexión de pases. El movimiento comenzaba a hacerse latente entre los pupilos de Zidane, con subidas de Ramos para el desplazamiento en apoyo de Casemiro, Carvajal apareciendo por el costado izquierdo, internadas en área y disparos, también robos por parte de Lucas... Entre la primera y la segunda parte había todo un abismo. 

El Granada tenía que reaccionar y pudo ayudar el VAR en una acción dudosa, nuevamente de Casemiro. Parecía mano, pero para desdicha de los visitantes, el esférico tocó el muslo del brasileño. 

En los últimos minutos perseveró el cuadro andaluz, aprovechando acciones a balón parado para llegar a la zona que custodiaba Courtois. Lo intentó el equipo visitante y no lo consiguió. Pero más lo intentó el conjunto de la capital, que sentenció en el descuento por mediación de Karim Benzema, que volvía a anotar frente a uno de sus rivales favoritos (13 goles en 15 partidos). 

Con un resultado de 2-0, los de Zidane lograron imponerse con autoridad ante el Granada, que no gana al Madrid fuera de casa desde 1974. El equipo blanco suma tres puntos importantes en el Alfredo di Stefano para pasar la Navidad asentándose como colíder, junto al Atlético de Simeone, en una clasificación dominada por la capital.

Benzema, celebrando frente a uno de sus rivales preferidos. | Foto: Real Madrid
Benzema, celebrando frente a uno de sus rivales preferidos. | Foto: Real Madrid

 

VAVEL Logo