Análisis Athletic-Elche:  un partido de guerreros en San Mamés
Aduriz disputandole un balón por el aire a un jugador del elche | Fuente: LaLiga

El Athletic Club y el Elche disputarán el partido correspondiente a la jornada 17 de la Liga Santander. Ambos equipos llegan en una situación delicada, ya que están luchando por dejar las posiciones de descenso de la clasificación. Todo lo que sea sumar de tres sería beneficioso para los dos equipos, a veces una victoria cambia el rumbo de la temporada y tanto Gaizka Garitano como Almirón buscarán enderezar consiguiendo los tres puntos.

El equipo dirigido por Almirón cuenta con un santo entre sus jugadores. Ese santo se llama Edgar Badía. El portero del Elche ha conseguido retener muchos puntos para su equipo gracias a las paradas que está haciendo. Es un guardameta con características felinas, llega a todos los lados y bajo la portería que él defienda se concentra un aura peculiar. Como decía Jorge Valdano en la retransmisión del partido frente al Real Madrid, Edgar es un portero que se asemeja a las características que tuvo como portero Iker Casillas. El guardameta del Elche es la pieza clave de este equipo y Almirón cada noche puede dormir tranquilo sabiendo que tiene a Edgar bajo los palos.

A lo que la defensa se refiere, Almirón cuenta con guerreros: Antonio Barragán, Gonzalo Verdú, Josema, Dani Calvo y Sanchez Miñó son los que protegen la portería con uñas y dientes. Es una defensa que defiende muy atrás, no utilizan la técnica de la defensa adelantada, ya que los jugadores anteriormente nombrados son una salvación a la hora de realizar despejes y cortar todas las jugadas comprometidas. La defensa de Almirón no se complica la vida a la hora de sacar la pelota pero cuando necesita que los defensas rueden la pelota, lo hacen con sentido y rigor táctico.

En el centro del campo existe un timón procedente de Boca Juniors. El fichaje de Iván Marcone es un acierto de la directiva, ya que él es el que une a la defensa con los jugadores de más calidad que son Víctor Rodríguez y Raúl Guti. Iván Marcone es el 5 argentino por excelencia, un jugador muy "canchero" y es un futbolista que sabe manejar bien el balón. Además de todo eso, es un guerrero dentro del campo, cuando los defensas lo necesitan se incrustan entre ellos para achicar agua y cuando los centrocampistas lo necesitan, se adelanta para tener superioridad donde se crea el fútbol.

De tres cuartos de campo hacia delante, el Elche tiene jugadores con mucho criterio y con mucha velocidad. Fidel y Josán son puñales por la banda, además de dar velocidad al equipo aportan equilibrio y la característica más importante de un futbolista, que es el gol. Ambos extremos tienen gol y ya han decidido unos cuantos partidos gracias a sus aportaciones individuales. De ariete, el conjunto ilicitano cuenta con una gran incorporación llegada de Torino. Lucas Boyé es un delantero que le va como anillo al dedo al entrenador del equipo de Alicante. Un equipo que defiende tan atrás, necesita un delantero que le baje balones de cabeza, que gane todos los duelos por bajo a los centrales, que se cocine las jugadas manifiestas de gol y por supuesto, que aporte gol. Lucas Boyé es el jugador que permite coger aire al equipo y Almirón en todos los partidos donde el balón esté más tiempo en el aire que en el suelo suele confiar en el argentino.

Almirón, el entrenador del Elche, suele empezar los partidos con la formación de 4-5-1. Un esquema que permite tener jugadores de banda y un quinto centrocampista que dependiendo de lo que requiera el partido pueda ser el tercer central o ser el acompañante a los creadores de juego, para crear superioridades en la medular. Es un equipo que lucha cada balón y que mantiene a lo largo del partido una presión dura al rival. El Elche es un equipo incómodo, que dependiendo del rival, ni juega ni deja jugar; y este tipo de equipos crea muchas dudas a Gaizka Garitano, porque no sabe si controlar el juego o replegarse. Al Athletic le llega el peor tipo de rival en el peor momento.

VAVEL Logo