Esperanzadora vuelta de Kiko Olivas
Foto: Real Valladolid

Vuelven las buenas noticias a Zorrilla, y en el momento más necesario para los pucelanos. Kiko Olivas, mariscal en la defensa blanquivioleta, ha vuelto a los entrenamientos sobre el césped y con pelota, lo que supone una nueva etapa en su proceso de recuperación tras seis meses fuera. Con las pobres actuaciones en la zaga, el Real Valladolid requiere del central malagueño para mejorar la faceta defensiva.

En Julio de la pasada campaña, Kiko Olivas sufrió una rotura en el ligamento cruzado anterior, lesión en el cuerpo menisco externo, esguince de grado I en el ligamento colateral y edema óseo en el cóndilo femoral. Como consecuencia de ello, tuvo que ser intervenido el 31 de julio y desde entonces se sometió a un largo proceso de rehabilitación para llegar lo antes posible a la dinámica del equipo pucelano.

Estoy muy contento, tenía muchas ganas de volver a sentirme futbolista, de volver a salir al césped. Hoy empezamos la última etapa, la más ilusionante y la más importante. Es un día muy feliz para mí”, compartía el malagueño en los Anexos tras el entrenamiento. Sin embargo, el futbolista quiere acelerar el tiempo de recuperación pero sin forzar ni marcar una fecha en el calendario, ya que “será la rodilla la que marque los plazos en función de como responda”.

La necesidad del Real Valladolid de mejorar en el aspecto defensivo es alarmante, la gran parte de los errores cometidos han llegado desde la zaga formada por Bruno y Joaquín. La posible llegada del central malagueño puede ser un aire de esperanza para la escuadra pucelana, que atraviesa una situación complicada y solo la unión de la plantilla es la clave para conseguir el objetivo. “Es fundamental que en Eibar salgamos con la mentalidad de que podemos ganar, de que somos buenos y a partir de ahí seguir creciendo. Tenemos que tener calma pero apretarnos y demostrar en el campo que somos buenos, con victorias”, concluyó Olivas.

VAVEL Logo