Benzema y el PSG: cara o cruz
@realmadrid

Se la han debito terminar ya las plegarias a Ancelotti, pues es imposible que el técnico italiano no haya recurrido a todas las que se sepa, y a las que no, desde el 23 de enero. Karim Benzema caía lesionado, y hacía temblar hasta al menos religioso con la vista puesta en la Champions, donde el Real Madrid tendrá que viajar hasta el Parque de los Príncipes para medirse en la idea de los octavos de final frente al Paris Saint Germain.

Con menos de una semana para el tan ansiado duelo, la enfermería blanca parece recuperar una mejor cara, con Mendy ya prácticamente recuperado que supone todo un alivio para una banda izquierda que no tiene un sustituto claro. Parece que lateral podrá llegar, por lo que el principal problema se centra en la delantera y en esa posición de “9”.

Benzema ya está entrenando y toca balón, aunque está descartado frente al Villarreal, solo cuatro días antes de que se reinaugure la Champions. Se están ultimando los plazos y agotando todas las opciones para que la lesión muscular que sufrió ante el Elche se quede en un susto de varios partidos, sin perderse uno de los más importantes de la temporada.

¿Jović o falso 9?

Ancelotti no puede jugar con la suerte y desde ya está planeando diferentes opciones para su delantera, con Vinícius insustituible y Asensio cada vez más asentado en la banda derecha. Son dos las principales opciones que maneja, o bien alinear al otro delantero centro, o bien seguir como ha hecho los últimos partidos con una falsa posición.

Se atrevió a jugar con Asensio en esa posición de delantero centro, quizá como urgencia, quizá como solución para alejar a Íñigo Martínez y a Vivian de esa posición donde destruyen cualquier balón que pase cerca. No le salió bien el experimento, pero en el partido siguiente continuó con la misma idea, esta vez con Isco como ejecutor que sí que tuvo algo más de presencia.

@realmadrid
@realmadrid

Si decide que este planteamiento es muy arriesgado, tendría que recurrir a Luka Jović, el fichaje de los 60 millones que se pensó para este tipo de ocasiones, donde el serbio tenga que reemplazar y dar descanso a Benzema. El gran problema es que Ancelotti no le ha dejado cumplir con su acometido y apenas acumula minutos, lo que le convierte en un jugador apenas sin ritmo de competición.

Todo esto puede quedarse en anécdota si finalmente Karim Benzema consigue llegar para el partido, ocupando su posición y demostrando por qué es uno de los mejores jugadores del mundo. Su papel será fundamental para el ataque blanco, en un duelo de envergadura donde quien salga ganador puede coronarse como uno de los mejores equipos de Europa.

VAVEL Logo