Siempre es mejor recular a tiempo que pensar que se hace bien. Así habrá pensado el Real Valladolid que este miércoles, a menos de 24 horas para el comienzo de la consulta, ha decidido aplazarla por el momento y recapacitar y pensar lo mejor para todos.

Así, con la consulta aplazada hasta antes de final de año, David Espinar, director de gabinete del Real Valladolid, salió este jueves a la sala de prensa para responder a todas las cuestiones.

“Cuando en el club se toma una decisión, se toma pensando que es lo mejor para los intereses del club. Nosotros entendíamos que es una intención porque la luz de la discrepancia puede haber debate y obviamente lo ha habido en las emociones desde muy diversos ámbitos, como abonados, aficionados, federación de peñas, algunos periodistas, empresarios de la ciudad, gente de fuera, abonados y no abonados también”.

“A raíz de ahí hemos tomado la determinación de replantearnos algunos procesos de toma de decisiones dentro del club, seguir con este diálogo, profundizarlo todavía más con nuestros grupos de interés y partir de la base de que una idea pensada para generar paz no puede convertirse en algo totalmente bélico”, dijo.

“No renunciamos en absoluto esta consulta popular, se va a hacer y se va a hacer antes de que termine este año, por supuesto, pero sí que vamos a replantearnos algunos asuntos”, comentó.

En relación a la nueva fecha de la consulta, “obviamente va a ser en el mes de diciembre y espero que en poco tiempo podamos anunciarla”.

Posibles cambios

“Estamos viendo cuales son las alternativas”. David Espinar confirmó que habrá cambios en las bases de la consulta. “Acabamos de tener una reunión con el presidente de la Federación de Peñas. Lo que sí quiero repetir es que el voto va a ser como era, telemático, pero a las personas que no podían votar telemáticamente, el club les ha instalado un sistema de asesoramiento, bien resolviendo sus problemas de forma telemática, o bien para que vinieran al club”.

El club también se replantea que la gente que no vote, no cuente como un no al cambio de escudo, siendo esta una de las respuestas recibidas, que han sentado mal al aficionado. “Por lo que yo percibo, la cuestión más complicada era la del destino de los no votos, las personas que no votaban. No se entendía por qué tenían que acabar, no en el lado de los que están a favor, de un lado, ni en el lado de los que están a favor del otro. Y eso es algo que yo imagino que vamos a intentar resolver”.

Punto de inflexión

El club cuando hizo el cambio de escudo también tuvo una sensación de desencanto en parte de la afición. ¿Dónde estuvo el punto de inflexión? “Nosotros tenemos en la cabeza como un dogma que tenemos que intentar facilitar la vida, la alegría, a nuestros abonados. Y esto ha sido, evidentemente, una muestra de una contestación más superior a la que hubo en su momento con el cambio de escudo”.

Errores que se han hecho

“Hay una cosa clara, que en el mundo todos pensamos igual y por mucha voluntad de hacer las cosas bien que pongas a la hora que tomas una decisión, no siempre contentas a la mayoría”.

“Es evidente que en algo tan delicado como esto, tendríamos que replantearnos de qué manera se han tomado las decisiones, pero esto no es una cosa que desde luego tomo una persona, aquí han participado muchas personas en todo este proceso y por eso entendíamos que era un proceso bien trabajado”.

“No ha resultado así y no nos cuesta nada rectificar, lo que podamos rectificar, tirar adelante, enviar el mensaje de que nosotros, como los abonados que ahora protestan, estamos convencidos de que todos queremos un club mejor”.

VAVEL Logo
Sobre el autor