Messi, la travesía hacia el dorado

Opinión | A las puertas de conocer el nombre del próximo vencedor del Balón de Oro 2017, Leo Messi presenta con firmeza su candidatura al trono. Su sexta corona le aguarda con ahínco bajo el amparo de unos números de infarto. La reedición de la conquista sí es posible.

Messi, la travesía hacia el dorado
Leo Messi esta temporada en el Camp Nou. Foto: Noelia Déniz, VAVEL

Tres criterios avalan para la revista France Football la elección del máximo rey al trono para alzarse con el Balón de Oro: actuación individual y colectiva, la clase del jugador (talento y ‘fair play’) y por último la carrera deportiva del futbolista. Con el rotativo francés como único organizador del galardón tras su separación con la FIFA, France Football dará a conocer el nombre del elegido el próximo siete de diciembre bajo los focos de París. El nuevo pulso entre Leo Messi y Cristiano Ronaldo vuelve a servirse en bandeja por la disputa de un trofeo que llevan repartiéndose desde 2008 con cinco galardones para el argentino y cuatro para el portugués. La batalla está servida.

Inmerso en su segunda juventud, Leo Messi atesora a sus 30 años la calidad latente bajo sus botines. Acunado sobre el manto de su Rosario natal, el astro argentino sigue rugiendo con garra sobre el tapiz, olvidando al trote de su clase unos trofeos individuales que, a menudo, espantan a la realidad. Con cinco dorados relucientes en sus vitrinas (2009, 2010, 2011, 2012 y 2015), Leo aspira de nuevo a reeditar el trofeo acreditando unos números de auténtico rey.

¿Por qué sí?

Al trote del gol, Leo Messi atestigua como sus mejores bazas la reluciente Bota de Oro conquistada el pasado mes de mayo con 37 dianas en su bagaje. Erguido como Pichichi’ nacional y máximo goleador de Europa, el rosarino alcanzó su cuarta Bota de Oro (2009/2010, 2011/2012 y 2012/2013) para igualar a su máximo competidor, un Cristiano Ronaldo que sólo pudo rendirse a la evidencia. El luso, lejos de sus números, finalizó la campaña en la decimoquinta posición en la lucha europea, con sólo 25 goles en su haber. El cuarto ‘doblete’ de Leo con el ‘Pichichi’ y la Bota de Oro acusan al alza la cotización del azulgrana, dispuesto a demostrar que el gol sigue siendo cosa de uno.  

Messi celebrando su gol en la Supercopa de España. Foto: Alex Gallardo, VAVEL

“A nivel de club, Leo suma en este 2017 un total de 47 goles, mientras que Cristiano se queda en 36”

Abandonado el pasado curso por un colectivo mermado, Leo no dudó en izarse como el patrón con más fortaleza del navío azulgrana. Pese a conquistar solamente la Copa del Rey, el ‘10’ azulgrana puede presumir de finalizar el curso como máximo goleador del curso en la competición del KO con cinco dianas (empatado con Ben Yedder, Sevilla FC), máximo goleador de la Liga con 37 goles, y a sólo un gol de enarbolarse como máximo goleador de la UEFA Champions League, con once dianas. Pese a que Cristiano Ronaldo se alzó como el máximo anotador europeo con doce goles, el luso dispuso de trece partidos para la efeméride, encadenando hasta seis encuentros consecutivos sin perforar la portería en Europa (desde el 27 de septiembre hasta el 12 de abril) . Por su parte, Leo apenas necesitó nueve encuentros para anotar 11 goles. Números bestia.

Un arranque para la historia

Líder indiscutible dentro y fuera del verde, Leo presume además de firmar este curso el mejor arranque de su historia. Vestido con la elegancia suprema que adorna su ser, Messi rubrica doce goles en las once jornadas disputadas en el campeonato regular. En su decimocuarta temporada con el club catalán, el astro de Rosario jamás logró enmarcar semejantes números, demostrando de nuevo que sobre el verde sigue siendo el capitán. Al otro lado de la balanza viste de blanco Cristiano Ronaldo, reflejando en su bagaje sólo un gol en los siete encuentros disputados con el Real Madrid en Liga. Todo lo contrario que el argentino, Cristiano acusa su peor arranque de Liga, dónde nunca antes lograba consumar tan pocos goles a estas alturas de la competición (dos, en la 2016-2017; siete, en la 2015-2016; 16, en la 2014-2015; ocho, en la 2013-2014; 11, en la 2012-2013; 10 en la 2011-2012; 11, en la 2010-2011; y cinco, en la 2010-2011).

Leo Messi en el partido frente al Sevilla FC en el Camp Nou. Foto: Noelia Déniz, VAVEL

Al otro lado del charco, bajo la alforja de la ‘albiceleste’, Leo ha logrado comandar con sutileza y firmeza a la selección argentina hasta el Mundial de Rusia 2018, consolidándose como el timón vital con su ‘hat-trick’ frente a Perú. Capitán y ‘alma mater’ con Argentina, la fase de grupos mundialista encumbró a Leo como el máximo anotador histórico de las eliminatorias mundialistas de la Conmebol con 21 dianas, otro hito histórico para un depredador con hambre de más.

¿Y por qué no?

Elevado a los altares del Olimpo, sólo la conquistada Copa del Rey aguarda solitaria en su palmarés con el FC Barcelona. Sin embargo, pese a que Cristiano Ronaldo puede presumir de coronarse como campeón de Liga y con la UEFA Champions League el curso pasado, el Balón de Oro no siempre premia el palmarés colectivo.

“Cristiano conquistó en 2013 el Balón de Oro sin haber conseguido ningún título”

Tal y como sucedió en 2013 con Frank Ribéry, Leo Messi y Cristiano Ronaldo como los tres aspirantes el trono, el codiciado dorado terminó en las manos del portugués, aupándose como el sexto jugador en la historia que lograba proclamarse vencedor del Balón de Oro sin haber logrado ni un solo título a nivel colectivo durante el año en cuestión. Ribéry, pentacampeón con el Bayern de Múnich, aguardaba atónito en Zúrich tras la polémica secundada con la ampliación del plazo para votar al galardón. Sin ruido, y con mucho fútbol en sus botas, Leo lograba quedar segundo en la votación pese a coronarse con otro ‘doblete’ gracias a su Bota de Oro y ‘Pichichi’ además de conquistar la Liga y la Supercopa de España con el FC Barcelona.

Determinante y determinado. Salvo sorpresa, Leo llegará el próximo siete de diciembre sobre la alfombra de París con un doble récord a punto de claudicar bajo su mandado. Sólo cuatro goles separan a Leo de convertirse en el máximo goleador de las grandes ligas europeas. El récord en manos de Gerd Müller con el Bayern de Múnich (365) aguarda para un nuevo rey. De reojo, y con hambre insaciable, el rosarino mira de reojo al alemán con otro hito: convertirse en el máximo goleador de Europa con un solo club (525). Messi, que acumula 523, apunta sin reparo otra marca para la efeméride.

Leo Messi con el brazalete de capitán este curso. Foto: Noelia Déniz, VAVEL

Con dos años menos de profesional, Leo sólo suma 32 goles menos que Cristiano, con 154 partidos menos que el luso

Un ejemplar digno de admirar

Adornado con su talento natural, la magia de una noche de San Juan resguardó con finura la calidad de un astro llamado a cambiar la historia. Descomunal e inverosímil sobre el tapiz, la determinación de Leo sigue siendo una constante. Avalado como un criterio para France Football, el ‘fair play’ de Messi se consume como una premisa. Al otro lado del ring permanece Cristiano Ronaldo, todavía resonante los ecos de la última hecatombe del luso tras no poder evitar sucumbir ante su fortaleza con una nueva expulsión en la Supercopa de España tras empujar al colegiado. Cuatro partidos de sanción emularon el desliz del portugués con una imagen impropia de un ídolo para la afición.

Dos figuras de élite y un destino: el Balón de Oro 2017. El mejor jugador en un año natural se decide entre dos depredadores del fútbol actual. Messi, desamparado por un nivel colectivo mermado, afianza sus mejores bazas al ritmo de una determinación con acordes de gol