Una mala tarde la tiene cualquiera

El Leganés salió goleado del Trofeo de Fiestas contra el Toledo (3-0). El plan B de Garitano naufragó y acaba la pretemporada con dos derrotas consecutivas.

Una mala tarde la tiene cualquiera
Foto: CD Toledo

El Leganés afrontaba su último día de amistosos de pretemporada con ganas de mostrar buenas sensaciones y sumar victorias. Atlético de Madrid por la mañana en Butarque y desplazamiento a Toledo por la tarde, para disputar allí el trofeo de fiestas al que habían sido invitados. La imagen contra los rojiblancos fue más que satisfactoria. A pesar de acabar cayendo por la mínima, el Lega mereció algo más que perder 0-1, sobre todo, por la gran primera parte que cuajaron.

No fue así en la ciudad imperial. Asier decidió no convocar a los jugadores que habían participado en el duelo frente al Atleti, por lo que fue a Toleado con más jugadores del filial que del primer equipo. Solo Champagne, Tito, Erik Morán, Mantovani, Gumabu, Koné, El Zhar y Raúl Carnero partieron de inicio, el resto, todos canteranos. Y el plan B no funcionó.

El Toledo, que actualmente milita en Segunda B, salió a por el partido desde el pitido inicial. En frente, tenía a todo un Primera División y no podían dejar escapar la oportunidad. No se habían cumplido ni los primeros cinco minutos de partido, cuando el conjunto pepinero ya iba por detrás en el marcador. Canario batió a Champagne con comodidad sin que la defensa, ni siquiera, le estorbara. El primer gol subió al luminoso y, desde ese momento, Sergio García decidió que iba a ser su noche.

El futbolista toledano deslumbró y superó en repetidas ocasiones, hasta que, en el minuto 27 de partido, obtuvo su recompensa. Dos goles en apenas dos minutos que acabaron de sentenciar a un Leganés que no dio señales de vida en la primera parte. Sergio se plantó ante Champagne con demasiada facilidad y batió al meta argentino por partida doble. 3-0 y la sorpresa había saltado en el Salto del Caballo.

En los segundos 45 minutos hubo una mínima mejora en el conjunto pepinero. El Zhar, Koné y Leonardo protagonizaron las mejores oportunidades para los suyos que, sin embargo, no lograron materializar. El colegiado anuló el que habría sido el tercer gol de Sergio García y el Leganés no conseguía meterse en el partido. Para más inri, Erik Morán no acabó el partido al ser expulsado con el tiempo reglamentario prácticamente cumplido. 

El Toledo levantó su trofeo de fiestas, mientras que el Leganés, cabizbajo, enfilaba el túnel de vestuarios consciente de que la imagen dada no había sido buena a tan solo cinco días del estreno en La Liga Santander. Será contra el Deportivo Alavés, en Butarque, el próximo viernes 18 a las 20:15 horas, donde el sueño blanquiazul vuelve a comenzar.