Demasiada intensidad y poco juego en la tercera derrota de la pretemporada

El Real Zaragoza cayó derrotado en el Nou Estadi ante el Nàstic de Tarragona por 2-1 en un encuentro con demasiada dureza.

Demasiada intensidad y poco juego en la tercera derrota de la pretemporada
Borja Iglesias fue el autor del único gol zaragocista / Foto: Real Zaragoza
Nàstic de Tarragona
2 1
Real Zaragoza
Nàstic de Tarragona: Dimitrievski; Suzuki, Djetei (Kakabadze, min. 51), Perone, Javi Jiménez (Abraham, min. 60); Molina (Carlos García, min. 85), Maikel Mesa (Sandro, min. 85); Omar (Tete, min. 70), Muñiz (Rayco, min. 70), Delgado (Bustos, min. 76); Barreiro (Emaná, min. 60).
Real Zaragoza: Ratón; Benito (Leto, min. 80), Valentín (Verdasca, min. 80), Grippo (Zalaya, min. 80), Ángel (Marcén, min. 80); Eguaras (Febas, min. 66), Zapater (Ros, min. 76), Papunashvili, Buff (Guti, min. 76), Pombo (Alain, min. 66) y Borja Iglesias (Toquero, min. 66).
MARCADOR: 1-0, min. 39, Maikel Mesa. 1-1, de penalti, min. 49, Borja Iglesias. 2-1, min. 55, Maikel Mesa.
ÁRBITRO: Guillermo Cuadra Fernández (comité balear). Amonestó a Javi Ros con tarjeta amarilla y a Leto con tarjeta roja directa.

Tras las buenas sensaciones dejadas en la victoria frente al Levante, el Real Zaragoza afrontaba su quinto partido amistoso de esta pretemporada ante el Nàstic de Tarragona, convirtiéndose así en el único encuentro disputado en esta fase de preparación contra un rival de la misma categoría. El encuentro fue disputado en el Nou Estadi a las 20:30 horas y retransmitido por las cámaras de Aragón TV. Así pues, el conjunto maño debía confirmar dichas sensaciones del pasado sábado en un partido que se preveía importante y poco amistoso, como cada pretemporada en los tres últimos años. Y tan poco amistoso.

Enfocando a lo importante, el choque comenzó con un dominio alterno y sin un claro dueño a lo largo de los primeros diez minutos, jugándose mucho en el centro del campo y poco en las áreas. Pasado este periodo, Pombo consiguió realizar una gran acción personal, con caño incluido, en el minuto 12, si bien su finalización no fue del todo buena y la pelota se marchó desviada por la derecha de la portería de Dimitrievski. Al mismo protagonista iba dirigido, minutos después, un gran pase entre líneas de Eguaras, omnipresente en el centro del campo oxigenando la salida de balón, al que no llegó el canterano tras aprovechar el espacio dejado en el centro por Borja. El Real Zaragoza creaba más peligro y así, en el minuto 19, Eguaras y Zapater comenzaron una muy buena jugada colectiva con una pared, para que este último metiera un pase en profundidad para, otra vez, Pombo, quien centró pero la ejecución de Papu no fue buena.

Ya en el ecuador de la primera mitad, continuaba sin haber un dominio claro por parte de ninguno de los dos conjuntos, aunque, en el minuto 23, Borja Iglesias tuvo una de las ocasiones más claras del primer periodo al recoger un rechace en la frontal del área, pero el portero rival despejó haciendo una buena parada. Por su parte, el Nàstic dominaba a ratos el balón, consiguiendo su primer córner en el minuto 27 pero sin ningún peligro. Los minutos seguían pasando sin demasiadas acciones importantes, hasta que los locales lograron adelantarse en el marcador en el minuto 39 gracias a una contra llevada a cabo a la perfección y terminada por Maikel Mesa, autor del gol en lo que era el primer disparo a puerta de su equipo. El Real Zaragoza tenía que reaccionar y, posteriormente, otra buena contra, esta vez de los visitantes, originó una falta al borde del área que fue bien ejecutada por Zapater pero un tanto blanda. Con esto terminó una primera parte sin muchas acciones destacadas ni tampoco un claro dominador en el juego, ya que el Nàstic tenía la pelota pero sin ideas debido a la buena disposición defensiva de los blanquillos (con el 4-4-2 con Buff en punta). Por su parte, el Real Zaragoza tuvo alguna ocasión importante pero sin llegar a materializarla, así que los maños habían de ser más efectivos.

Y así fue. Comenzada la segunda parte, en el minuto 47 se produjo una buena acción de Borja y Pombo, en la que este último provocó una pena máxima cometida por Suzuki. El propio Borja Iglesias ejecutó el lanzamiento desde los once metros y lo convirtió a la perfección por la escuadra izquierda de la portería, consiguiendo su primer gol de la pretemporada. El Real Zaragoza se animó viniéndose arriba y pocos minutos después hubo, posiblemente, una de las mejores jugadas de esta fase preparatoria. La zaga local cometió un error, que aprovechó, quién si no, Pombo para dársela a Borja y este, con un buen pase, a Buff, mostrando su gran calidad al dejar pasar la bola para que Papu ejecutara un buen disparo que se estrelló en la madera. Los blanquillos estaban encontrando su sitio en el partido cuando una jugada aislada del Nàstic le daba de nuevo la ventaja en el marcador, ya que otra vez Maikel Mesa remató un centro a placer en el minuto 56, firmando así su doblete.

Mientras llegaban los primeros cambios, el Real Zaragoza ganaba metros consiguiendo dominar y crear peligro a través de la banda izquierda y los constantes centros del lateral Ángel, ya recuperado de sus molestias. Así llegó una nueva ocasión de cabeza para Borja, que seguía buscando el empate pero sin éxito. Por su parte, el Nàstic también consiguió varias combinaciones y algún centro pero tampoco generó grandes ocasiones. Las sustituciones continuaban y llegó el momento del recién llegado Toquero, que nada más salir protagonizó un disparo que le cayó a Alain, también recién ingresado en el campo, quien puso un buen centro que se paseó casi por la línea de gol.

El cronómetro seguía corriendo y mientras, la intensidad estaba a flor de piel, demostrándose en una tangana alrededor del minuto 80 debido a una falta de Ros sobre Maikel Mesa. A partir de aquí, el juego se endureció más si cabe y se produjo una entrada peligrosa de Leto que fue castigada excesivamente con tarjeta roja, protestada por absolutamente todo el banquillo zaragocista. De esta manera, el canterano solo duró unos tres minutos en el campo en su debut con el primer equipo. Esto marcó un final de partido con dominio del Nàstic, que tuvo un par de ocasiones clarísimas para sentenciar pero que no las convirtió. Al Real Zaragoza ya no le quedaba apenas fuelle ni intensidad, aunque todavía hubo tiempo para otra ocasión a centro de Toquero, ocasionando un saque de esquina en el que subió a rematar incluso Ratón, pero no se consiguió el gol del empate. Así terminó el encuentro, consumándose la tercera derrota del conjunto blanquillo en pretemporada en un partido bronco y con mucha intensidad pero poco juego claro.


Share on Facebook