Los españoles dan la talla en territorio francés
El Team Imaz celebrando una de las victorias en el meeting de Pau | Foto: Eugenio Arrazola

Toca hacer las maletas y emprender el primer viaje hacia tierras galas, dejando atrás hipódromos como la Zarzuela, el Hipódromo de San Sebastian y el Gran Hipódromo de Andalucia, para poner el foco en hipódromos como el de Longchamp, Vincennes, Chantilly, Pau y muchos otros más. Toca trasladarse de un país tercermundista como desgraciadamente es España, a una de las potencias turfísticas de Europa y del mundo como es Francia, y es que en territorio francés, varios preparadores españoles están consiguiendo hacer historia. Mirando fuera de nuestras fronteras se puede observar como en este 2018 el turf español ha dado un salto de calidad, demostrando que está más vivo que nunca. A pesar de ello, varios de nuestros representantes en el país vecino como son Christian Delcher y Enrique León, han decidido dejar el sudoeste francés, donde llevaban más de cinco y tres años respectivamente, para afincarse ahora en Lasarte y Madrid.

  • La explosión francesa de la familia Imaz

La familia Imaz, es uno de los representantes españoles más habituales en territorio francés en los últimos años. Todos estos años los ejemplares han estado estabulados bajo la tutela de Ana Imaz, que debido a una sanción, han tenido que pasar a estar bajo las órdenes de su hermana Eva Imaz. A pesar de ello, las cosas no han cambiado en su entorno y el año había comenzado de una manera extraordinaria, consiguiendo victorias como las de New Ialy Bareliere, Imposant o Lucky Lawyer que llegó a pagar 18/1 en PMU. Pero esto no era más que un aperitivo para lo que se venía encima. Una vez adentrados en febrero, la armada Imaz, partía hacia Pau con la intención de afrontar esta primera jornada del mes como otra jornada más, con toda la ilusión por bandera pero bajo el papel no con tantas expectativas de lo que luego sucedería en la pista. Seis eran los partants que presentaba en la reunión del sábado e historia es lo que consiguió hacer con ellos.

La mañana para los Imaz comenzaba con un reclamar sobre 1500 metros con Aritz como protagonista. El ejemplar de la cuadra Martul, era el encargado de levantar el telón para la familia Imaz, que después de un segundo puesto tres semanas antes, buscaba resarcirse en la pista de arena y fibra francesa en busca de su primer triunfo del 2018. Para ello la monta de Delphine Santiago y solo un gran Hurry, privó al de Martul de alzarse con su primera victoria en este 2018. Un buen segundo puesto, que no hace más que refrendar su buen momento de forma y su precocidad para pasar por ganadores.

Hora y media después llegaba la hora del Prix de la Ville de Mont de Marsan sobre 2400 metros, con dos de sus ejemplares saltando a la pista. Sufrah con Ricardo Sousa y Muyana con Dlephine Santiago. Entre ellos, el favoritismo se decantaba del lado de Sufrah, el cual venía de ganar la semana anterior y solo el escaso descanso hacía dudar de sus posibilidades. Pero una vez abiertos los cajones, la duda se vio disipada y gracias a una gran monta de Ricardo Sousa llevando a Sufrah durante todo el recorrido tapado en la parte trasera del pelotón para acabar rematando de una manera asombrosa sin dar opción a sus rivales. Por el contrario Muyana no se encontró a gusto durante gran parte del recorrido y no tuvo ninguna opción de luchar por colocaciones remuneradas. La mañana iba a pedir de boca, en dos carreras un ganador y un segundo puesto, pero lo mejor estaba todavía por venir.

Sufrah llegando a línea de meta, dandole la primera victoria a la familia Imaz en el meeting de Pau. / Fuente: Hipodrome de Pau.
Sufrah llegando a línea de meta, dandole la primera victoria a la familia Imaz en el meeting de Pau. / Fuente: Hipodrome de Pau.

Sin opción al descanso llegaba el Prix Menjoulcq sobre 2400 metros, y en esta ocasión era Spes Unica la que saltaba a la palestra. Tras un año sin recorrer realizó una buena reaparición en un lote duro y fuera de su distancia. Tres semanas más tarde, con una carrera en el cuerpo y volviendo a su distancia ideal, llegaba su carrera y no debía de haber otra ganadora que no fuera ella. Y así fue, no defraudo. La yegua propiedad de la familia Imaz y con otra gran monta, en este caso por parte de Delphine Santiago, consiguió vencer con suma facilidad en un discreto reclamar. La mañana ya comenzaba a prometer para la familia Imaz y todavía eran dos los ejemplares que quedaban en la recamar.

Y en busca del triplete emergió otro habitual en las carreras de Pau como es Teba Mateba, propiedad de la cuadra Jean-Jacques Montagne. El Prix de Credit Agricole y 1500 metros era lo que tenía por delante. Venía de ganar hacía dos semanas en un reclamar sobre 1950 metros, por lo que la bajada de distancia y la subida de kilos eran dos de los mayores escollos a superar, aunque a pesar de ellos, era la favorita de la prueba. Ni esos dos hándicaps, ni un lote de 15 rivales pudieron con él, y la facilidad con la que gano hace que se disparen las expectativas puestas sobre él. El triplete era ya un hecho y… ¿por qué no soñar con una cuarta victoria en cinco carreras?

Teba Mateba deshaciendose de sus rivales para encarar los últimos 100 metros en solitario. / Fuente: Hipodrome de Pau.
Teba Mateba deshaciendose de sus rivales para encarar los últimos 100 metros en solitario. / Fuente: Hipodrome de Pau.

Con ese pensamiento se llegó a la última carrera. El Prix de Sainte-Eulalie sobre 1950 metros era el objetivo. 11 aspirantes y muchos de ellos con mayor chance que el pupilo de la familia Imaz, pero es que los éxitos se fraguan desde el sentimiento, la convicción y la confianza. Era la hazaña más difícil de todas pero había que intentarlo. Y vaya si lo intentaron. Una recta final llena de emoción, de fuerza y de fe, para que Seisme acabara venciendo por medio cuerpo a un duro Tassili n´ajjer que vendió muy cara su derrota, logrando así completar un día soñado para la familia Imaz y sus propietarios, alcanzando el tan ansiado póker de victorias. Un festival al alcance de muy pocos.

Seisme luchando con Tassili n´ajjer, dandole al team Imaz su cuarta victoria del día. / Fuente: Hipodrome de Pau.
Seisme luchando con Tassili n´ajjer, dandole al team Imaz su cuarta victoria del día. / Fuente: Hipodrome de Pau.

  • Prince Dino rinde su mayor homenaje

Por otro lado, el viernes 2 de febrero, la armada española consiguió otra victoria más para nuestro casillero en el hipódromo de Pau. En este caso, la victoria vino de manos del entrenador argentino Andrés Carabajal, el cual está afincado en Lasarte-Oria. Ganó en Pau con Prince Dino, un Handicap clase E sobre la distancia de 1950 metros, y con la monta de un viejo habitual en las pistas españolas como es Julian Grosjean. No fue una victoria cualquiera, sino que fue una victoria realmente especial para la cuadra y en especial para Andres Carabajal, dado que la victoria estuvo dedicada para su padre, Carlos Carabajal, el cual falleció el pasado año.

Es la tercera salida a pista que realiza el preparador argentino en este 2018. Las dos primeras las llevo a cabo el 10 de enero con sus dos caballos, Prince Dino que finalizó cuarto y Fleur du Bequet que finalizo en decimoquinta posición, con valores de 25 y 22 respectivamente.

El equipo de Andrés Carabajal celebrando y dedicando la victoria junto a Prince Dino. / Fuente: Hipodrome de Pau.
El equipo de Andrés Carabajal celebrando y dedicando la victoria junto a Prince Dino. / Fuente: Hipodrome de Pau.

  • Llegar y besar el santo para Mauri Delcher

Dejando de lado Pau, toca trasladarse del sur al norte de Francia, hasta llegar a Chantilly. Allí comenzaba la andadura de Mauri Delcher en este 2018. Todo el mes de enero sin poner ninguna pieza sobre el tablero, hasta este 1 de febrero, una fecha marcada en rojo en su calendario. En realidad no hay que poner las piezas siempre que se puedan, basta con ponerlas en los momentos necesarios sacando así todo el provecho y la máxima rentabilidad posible, y en ese juego, Mauri es un hacha y parece que es lo que va a llevar a cabo durante este 2018, prevaleciendo la calidad a la cantidad.

De esta manera llegaba el patio de Mauri Delcher a esta cita, sin debutar incluso en este 2018. El Prix du Bosquet Saint-Romain sería la primera prueba de fuego del año, un reclamar de 10.000 euros al ganador sobre 1900 metros, y la encargada de abrir el telón sería Zone Regard. Ésta yegua de tres años, fue también la primera dos años que hizo debutar el año pasado Mauri Delcher. ¿Casualidad?... No lo creo. Fue una carrera dura y la llegada es prueba de ello, con cinco caballos en menos de dos cuerpos, y tan solo una nariz de diferencia entre los dos primeros. Y es que entre todo ese tumulto y gracias al buen hacer de Vivien Amiot, la yegua de Mauri Dlecher consiguió salir vencedora, siendo reclamada después de la victoria en 27.888 euros por A. Pratt. Primer partant del año, y primera victoria. Parece fácil, pero les aseguramos que no lo es.

Zone Regard cruzando la línea de meta y dandole la primera victoria del año a Mauri Delcher en el hipódromo de Chantilly. / Fuente: Hipodrome de Chantilly.
Zone Regard cruzando la línea de meta y dandole la primera victoria del año a Mauri Delcher en el hipódromo de Chantilly. / Fuente: Hipodrome de Chantilly.

VAVEL Logo