Mark Rypien, una nueva víctima de la Encefalopatía Traumática Crónica
Mark Rypien, nueva victima del ETC -(Foto: redskins.com)

Esta semana el nombre de Mark Rypien volvió a ser noticia. ¿Quién es Rypien? Para dar respuesta a esa pregunta, sirve el siguiente breve resumen.

Mark Rypien nació el 2 de octubre de 1962 en Calgary, Canadá. Jugó once temporadas en la NFL. Su carrera profesional empezó en 1986 luego de ser drafteado en ese año  por los Washington Redskins en la sexta ronda del draft -provenía de la Universidad de Washington State Cougars- y terminó en el 2001 cuando se retiró del deporte profesional. Su posición era la de mariscal de campo.

Sus primeros años los pasó en la banca de reserva y recién en 1988 pudo jugar algunos partidos. Finalmente, en el año 1989 logró la titularidad en Washington. En su primer año como titular, Rypien lanzó para 3.768 yardas, logró 22 anotaciones y 13 intercepciones. Estos importantes números le ganaron que fuera elegido para participar del partido de estrellas ese año.

Su carrera siguió en franco ascenso. 1991 fue su mejor año en cuanto a números y resultados. En la temporada regular lanzó para 3.564 yardas, cantidad menor que en el año de su debut como mariscal titular pero con más anotaciones (en total 28), 11 intercepciones y un rating de QB de 97.90. Ese año llevó a su equipo a ganar el Super Bowl XXVI (superando a Buffalo Bills por 37-24) después de terminar con una temporada regular de 14 partidos ganados y dos perdidos. En ese mismo Super Bowl y gracias a sus 292 yardas de pase y dos anotaciones, fue nombrado jugador más valioso del partido.

Luego de ese glorioso año, su juego y sus números empezaron a decaer dramáticamente hasta que finalmente en 1994 los Redskins lo dejaron libre. A partir de ahí, Rypien deambuló sin pena ni gloria por distintos equipos de la NFL (Cleveland Brown, St Louis Rams y Philadelphia Eagles), siempre como mariscal suplente. Finalmente, se retiró en 2001 en los Colts de Indianapolis.

Los números totales en su carrera sumaron 18.476 yardas mediante pases con 115 anotaciones, 88 intercepciones y un rating de mariscal de campo de 78.90. Pero lamentablemente en estos días, Mark Rypien no es noticia por los grandes números en su carrera deportiva, sino por sus comentarios en numerosos medios de que, producto de que padece Encefalopatía Traumática Crónica (E.C.T), ha tenido pensamientos suicidas e intentado quitarse la vida.

La enfermedad que sufre Rypien (E.C.T) es una degeneración cerebral provocada por traumatismos craneales reiterados que en una primera etapa puede presentar trastornos afectivos, síntomas psicóticos, dificultad para pensar; para luego evidenciar inestabilidad social, comportamiento errático, pérdida de la memoria, abuso de sustancias, depresión y  síntomas iniciales del Parkinson y, -en sus estadíos finales- presentar disfunción cognitiva en general progresando a la demencia, deterioro motriz, dificultad para caminar y hablar, y actitudes y pensamientos suicidas, tal como le ocurrió a Rypien.

Desafortunadamente, son cada vez más los exjugadores de la NFL que padecen -como Rypien- esta enfermedad. Inclusive, muchos tuvieron destinos trágicos. Entre ellos por ejemplo, Junior Seau (ex linebacker estrella de San Diego Chargers y New England Patriots en la década de los 90) que se suicidó en 2012 de un tiro en el pecho, Aaron Hernandez  (ex ala cerrada de los New Englands Patriots) que se quitó la vida en el 2017 ahorcándose en su celda -estaba preso por homicidio-, y Dave Duerson (ex profundo estrella de los Chicago Bears) que murió en el 2011 tras pegarse un tiro en el pecho.

Y la lista lamentablemente continúa. Muchos recordarán la película “La verdad duele” (“Concussion”) -2015- protagonizada por Will Smith donde un médico forense realizando la autopsias a tres ex jugadores de Pittsburgh Steelers (Mike Webster, Terri Long y Justin Strzelczyk) y descubre que tenían patologías similares debido a los muchos golpes en sus cabezas. Vale recordar que estos tres jugadores también murieron suicidándose, víctimas también de E.C.T.

Quizás la voz que Rypien alzó contra la E.C.T conlleve a que la NFL avance con el estudio pormenorizado del tema y, en su caso, adopte medidas que puedan evitar que haya nuevas víctimas de esta grave y compleja enfermedad.

VAVEL Logo