Reconstrucción de segunda mano en los Seahawks
El vestuario de los Seahawks tendrá muchas caras nuevas la próxima temporada. | Foto: Seattle Seahawks

La NFC Oeste está revuelta. Los Arizona Cardinals empiezan la era post Carson Palmer (retirado) con la incorporación de Sam Bradford para liderar al equipo. Los San Francisco 49ers y los Los Angeles Rams prometen espectáculo del bueno con todas las nuevas caras y renovaciones realizadas hasta el momento, destacando el nuevo contrato de Jimmy Garoppolo o el fichaje de Richard Sherman en los 49ers y las incorporaciones de Ndamukong Suh y Brandin Cooks en los Rams.

Menos espectacular está siendo la offseason de los Seattle Seahawks, aunque sí muy movida. A falta de que el mercado siga evolucionando y de lo que nos depare el draft, todo parece indicar que no será una temporada nada fácil para los de Pete Carroll, viendo cómo se han reforzado los rivales y todas las unidades perdidas.

En la defensa, la principal arma del equipo en los últimos años, se han marchado los cornerbacks Sherman y Deshawn Shead; el defensive tackle Sheldon Richardson; y el defensive end Michael Bennett. En ataque, los offensives lines Matt Tobin y Luke Joeckel; los tight ends Jimmy Graham y Luke Willson; y el receptor Paul Richardson han dicho adiós.

De todas las bajas, en defensa destacan especialmente la de Sherman, que se ha ido a los 49ers, y la de Sheldon Richardson, que ha encontrado nuevo equipo en los Vikings. Los Seahawks han reemplazado a Richardson por Tom Johnson y Shamar Stephen. Juntos valen lo que valía Richardson, pero es obvio que el nivel no es el mismo. Por Bennett, Brakevious Mingo (más linebacker que defensive end) es el elegido.

En la ofensiva, se ha suplido la baja del left tackle Luke Joeckel, de momento, por el guard D.J. Fluker. Por los tight ends Graham y Willson ha venido Ed Dickson. Finalmente, por el receptor Paul Richardson se incorpora Jaron Brown. ¿Y qué tienen en común todas las nuevas caras? Pues que además de ser más baratos, solamente han firmado por uno o dos años (excepto Dickson que lo ha hecho por tres).

Y todavía podrían marcharse otros hombres importantes en los últimos años. El safety Earl Thomas acaba contrato el próximo año y podría ser traspasado para sacar algún beneficio por él. De momento, los Seahawks también han fichado a un safety: Maurice Alexander (de nuevo, por un año y barato). Por su parte, Cliff Avril, con una grave lesión de cuello, podría verse obligado a retirarse.

Por todo ello, y como se ha podido comprobar, la secundaria ha sido claramente debilitada y a penas reforzada, especialmente la posición de cornerback. En el draft, los Seahawks buscarán caras jóvenes para ocupar puestos de jugadores míticos.

También hace falta un tight end que haga pareja con Dickson y un runningback que potencie el juego terrestre. Aunque en realidad, hacen falta muchos jugadores de mucha calidad para poder competir en una división de mucho nivel. 

VAVEL Logo