Montreal pone a Vegas contra las cuerdas
Nick Suzuki, el gran protagonista del partido | Foto: Jeff Bottari/NHLI via Getty Images

(2) Vegas Golden Knights 1-4 Montreal Canadiens (3)

Entraba la eliminatoria tras las series de dos encuentros en Las Vegas y Montreal en una nueva dinámica tras acabar en empate a dos el envite. Una mini serie de tres partidos que se iniciaba anoche en el T-Mobile Center y en el que los locales apostaban sobre el papel en hacer valer el factor local para encarrilar la eliminatoria y validar su favoritismo en la misma.

Pero los Habs se están especializando en hacer añicos el favoritismo y el factor local, ya no solo con sus compatriotas Leafs y Jets, si no ahora también y eso que se están enfrentando a uno de los cocos de la liga y gran favorito a la Stanley como son los Golden Knights.

Y en este quinto partido los canadienses volvieron a salirse con la suya, cortocircuitando al equipo de Vegas y no dejándoles ejercer un dominio real del partido a pesar de su empuje, y en el que solo Max Pacioretty, impulsado no se sabe si por el hecho de haber vestido el jersey tricolor y haber sido capitán del equipo, parecía poder escapar de la trampa que ponían sus ex compañeros.

El forecheck y la presión en zona neutral de Montreal impedían a Vegas establecer un juego de ataque consolidado en las inmediaciones de Carey Price, aprovechando cualquier disco perdido o robado a los locales para recordar a Fleury que esa noche tenía trabajo. Y tal cual, una veloz acción de Josh Anderson tras pase de Kotkaniemi, le puso delante del portero rival que concedió un rebote que el joven finlandés, siguiendo la jugada hundió en la red.

Mucho tiempo por delante y todo por jugar, pero los locales interrumpieron el crescendo ofensivo que protagonizaban antes de ese tanto que fue el único antes del primer descanso. Un crecimiento que comenzaban de cero con el segundo periodo, y que justo cuando parecía que empezaba a crear presión en la zona de pista de los Canadiens, Nick Suzuki decidió convertirse en la gran estrella del partido, primero robando un disco a Marchessault para lanzar un contraataque que cerraría Eric Staal con gol, y en segundo lugar con una intercepción en zona neutral cuando los Golden Knights pretendían salir en inferioridad al contraataque en lugar de despejar el disco, pase a Corey Perry para asistir a otro especialista del contraataque como Cole Caufield, y en apenas tres minutos y en el ecuador del periodo y el partido, los visitantes tenían el partido en sus manos.

El partido llegaba al final del segundo periodo con los locales muy necesitados de obtener un revulsivo en el último, que les diera la fuerza física y psicológica para torcer el brazo de sus rivales. Ese revulsivo pareció llegar con el gol de Pacioretty a los cuatro minutos, faceoff ganado por Vegas en zona ofensiva y disco que llega al delantero de Vegas para disparar tras semifallo y batir a Carey Price.

Pero la reacción se quedó en amago, los canadienses siguieron ahogando el juego local, los minutos pasaban y solo cuando Marc-André Fleury dejó su portería para dejar sitio a un atacante extra, los Knights asediaron la portería de Price que con solvencia deshacía las oportunidades de los rivales, y eso sirvió que para la gran figura de la noche, Suzuki, rematara su gran trabajo en forma de gol a portería vacía, que recompensaba su gran partido.

Puede que no haya pánico en el vestuario de los Golden Knights, pero tras este partido, seguro que brillan luces de alarma en su tablero de control. Por su parte los Habs regresan al Centre Bell con una oportunidad de oro de dar carpetazo a la serie en su casa y deshacerse de otro Goliat.

VAVEL Logo