Grandes leyendas: Mick
Doohan, cinco temporadas de oro
Foto: Queensland Times

Mick Doohan es sin duda una de las leyendas si se habla de la categoría de 500 cc en la década de los 90. Mick regaló a los aficionados grandes duelos durante las diez temporadas que pasó en el campeonato del mundo. Rainey, Schwantz y Crivillé fueron algunos de los rivales que sufrieron al piloto australiano. Nacido el 4 de junio de 1965 en Gold Coast, ya apuntaba maneras desde bien pequeño cuando empezó a dar sus primeros pasos en el mundo del motor con nueve años en su ciudad natal. Desde principios de los 80 Doohan empezó a destacar y tras un buen papel en el campeonato australiano de 1988, Mick llamó a las puertas del campeonato del mundo que se le abrieron gracias al equipo HRC de Honda.

1989: debut apuntando maneras

Nadie dijo que fuera fácil llegar al mundial y Doohan lo comprobó de primera mano teniendo que abandonar en su primera carrera, posteriormente, lograría los primeros puntos siendo octavo en Australia y Estados Unidos. Tras estas carreras llegaron dos nuevos ceros para Doohan antes de lograr el que iba a significar su primer podio en el campeonato en el Gran Premio de Alemania siendo tercero. En esa misma temporada iba a lograr también un cuarto lugar en la última carrera del año e iba a finalizar el campeonato en noveno lugar con 81 puntos pese a que no corrió en tres Grandes Premios. Doohan dejó buenas sensaciones en la temporada de su debut.

Foto: Visordown

1990: primera victoria y candidatura para luchar por títulos

En el 90 ya se pudo ver a un Doohan mucho más regular a lo largo de la temporada con dos segundos puestos, dos terceros y varios cuartos. Doohan cuajó una gran temporada que logró redondear además con una victoria lograda en la penúltima cita del año en Hungría. Unos números que dejaban claro el talento del australiano y avalaban a Honda que había arriesgado con su fichaje. En la temporada acababa en tercer lugar con 179 puntos y presentando la candidatura para ser campeón del mundo o como mínimo pelear por el título al siguiente año.

1991: duelo mano a mano con Rainey sin éxito

La temporada 1991 fue un duelo a tres pilotos durante todo el campeonato para alzarse con el título y que acabaron separados por apenas 29 puntos de diferencia entre los tres. Doohan compartió batallas con Kevin Schwantz y Wayne Rayney durante toda la temporada luchando por un título que acabó cayendo en manos de Rayney que pilotaba una Yamaha, Doohan fue subcampeón del mundo con nueve puntos menos que el americano y Schwantz finalizó tercero a 29. Pese a no lograr el título, Doohan peleó por él hasta el final logrando tres victorias y once podios quedando una única vez fuera del podio en la que no logró sumar ningún punto y que acabó pasando factura.

Foto: Pinterest

1992: para bien y para mal, lo que pudo ser y no fue

Esta vez sí parecía que Mick iba a alzarse con su ansiado título de campeón del mundo de 500 cc en la temporada 92, o al menos, eso parecía cuando arrancó la temporada como un ciclón con cinco victorias y dos segundos puestos en las siete primeras carreras del campeonato y teniendo 63 puntos de ventaja sobre el segundo clasificado. Sin embargo, todo se iba a truncar en el Gran Premio de Holanda, en Assen. Durante los entrenamientos libres, Doohan sufría una durísima caída que acabó con su sueño de ser campeón ese año pero que pudo acabar con ese sueño por completo ya que los doctores holandeses llegaron a plantearse la opción de amputarle la pierna, sin embargo, el australiano logró evolucionar favorablemente y tan solo cuatro grandes premios después reaparecía para acabar la temporada como subcampeón del mundo con 136 puntos.

1993: proceso de readaptación

Esta temporada fue un proceso de readaptación para Doohan tanto a la categoría como a la moto. Tras el fuerte accidente que pudo acabar con su carrera, Mick volvió a subir a lo más alto del podio ese mismo año en el Gran Premio de San Marino logrando además cinco podios y finalizando la temporada en la cuarta posición del campeonato.

Foto: Motorpasion

1994: los sueños se hacen realidad

Ciclón Doohan llegó en 1994 para recuperar lo que había perdido en el 92, y lo iba a hacer a lo grande, nueve victorias, tres segundos puestos y dos terceros sirvieron a Doohan para proclamarse Campeón del Mundo de 500 cc por primera vez en su vida recuperando el título que pudo haber ganado en el 92 y sorprendiendo a todos aquellos que quisieron retirarlo con su lesión. Catorce podios en catorce carreras sirvieron para terminar el campeonato con 317 puntos en primera posición.

1995: batalla aussie por el título

A Doohan le iba a salir un duro competidor en 1995 por el título. Daryl Beattie, compatriota de Doohan, le iba a luchar el título de tú a tú durante gran parte de la temporada. Sin embargo, Doohan logró imponer su ley consiguiendo siete victorias y tres segundos puestos además de un cuarto y dos carreras no finalizadas. Unas estadísticas que le valieron para ser Campeón del Mundo de 500 cc por segundo año consecutivo con 248 puntos por 215 de Beattie.

Foto: Gold Coast Bulletin

1996: el Ciclón ataca de nuevo

En la temporada de 1996 Doohan se iba a poner de nuevo en modo ciclón para lograr su tercer título mundial consecutivo, su rival más duro fue el español Álex Crivillé, compañero de box del australiano pero que no estuvo a la altura para pelear por el título en ningún momento. Ocho victorias y cuatro segundos puestos sirvieron a Doohan para alzarse con su tercer título con muchísima claridad consiguiendo 309 puntos por los 245 que consiguió Álex Crivillé. Una diferencia abismal para Mick que volvía a demostrar que la lesión estaba totalmente en el olvido.

1997: más “ciclón” que nunca

Un año de ensueño, así se resume la temporada 1997 para Mick Doohan. Si en el 1996 no tuvo rival, en esta temporada aún lo tuvo menos, doce victorias, dos segundos puestos y una carrera sin acabar sirvieron a Doohan para lograr el cuarto título consecutivo con una superioridad espectacular con respecto a sus rivales, Doohan acababa con 340 puntos mientras que el subcampeón fue Tadayuki Okada con 197. Más de 143 puntos de diferencia para el australiano que se proclamó campeón con relativa facilidad.

Foto: Repsol

1998: Biaggi y Crivillé no pudieron con Doohan

En la temporada 1998 apareció un nuevo rival para Doohan, Max Biaggi, además de su compañero de box Álex Crivillé. Los dos pilotos trataron de hacer frente y parar al Doohan que era un ciclón y sumaba cuatro títulos consecutivos. Sin embargo, no tuvieron éxito. Doohan con ocho victorias y tres segundos puestos volvía a proclamarse campeón del mundo por quinta vez consecutiva esta vez con una diferencia más pequeña que la anterior. 260 puntos por los 208 puntos que logró Biaggi y los 198 de Crivillé.

1999: accidente, lesión y retirada

El 99 iba a ser nuevamente un año difícil para Doohan, cuarto en Malasia y segundo en Japón, parecía estar a la altura de poder luchar nuevamente por el título. Sin embargo, en los entrenamientos libres del Gran Premio de España en Jerez, Doohan iba a sufrir un nuevo accidente en el que se iba a fracturar su pierna derecha. Tras esa grave lesión, a lo largo de esa temporada se iba a dar a conocer la retirada de Mick Doohan de las pistas debido a las secuelas que le dejaron sus dos accidentes.

Foto: Gold and Goose

Pese a tener un final poco merecido viendo su trayectoria, Mick Doohan entró por la puerta grande siendo uno de los pilotos que más campeonatos del mundo de 500 cc ha logrado con un total de cinco. Además, Doohan es un piloto de leyenda ya que logró conseguir cinco títulos de forma consecutiva después de sufrir una gravísima lesión que le pudo haber costado su carrera deportiva.

VAVEL Logo