Grandes leyendas: Mike Hailwood, 'The Bike' hecho persona
Fotomontaje: Martín Velarde (VAVEL)

La vida de Mike Hailwood siempre ha estado ligada al motor, principalmente a las dos ruedas. Siempre fue así desde un inicio porque su propio padre había sido piloto antes de la Segunda Guerra Mundial, y además era el propietario de una gran cadena de distribución de motos en Oxfordshire, Inglaterra, donde nació Mike.

Eran los años 40 cuando el pequeño Hailwood se montaría por primera vez en una minimoto. Todo esto ocurrió en una Inglaterra de postguerra en la que abundaba la pobreza, pero la familia Hailwood tenía suficiente nivel adquisitivo para permitirse que su hijo entrenase en moto. De hecho, su finca familiar, de cerca de 32.000 metros cuadrados, fue su lugar favorito durante la infancia. Allí se fraguó Mike ‘The Bike’.

El joven ambicioso de las dos ruedas

Mike Hailwood debutó a los 17 años en Oulton Park, uno de los clásicos circuitos exigentes, revirados y bonitos que, al mismo tiempo, podía ser mortal. Mike terminó undécimo, pero, a pesar de ser su debut, no lo consideró una gran actuación. Esa primera carrera de Mike, de tan solo seis vueltas, fue en la categoría de 150cc, pero el joven Hailwood la disputó a los mandos de una MV Agusta de 123cc. Superó a muchas de las 150cc.

Desde joven, Mike Hailwood tenía claro que su objetivo era ser campeón del mundo. Foto: Pinterest
Desde joven, Mike Hailwood tenía claro que su objetivo era ser campeón del mundo. Foto: Pinterest

1958 fue su primera temporada completa en el Campeonato del Mundo. ¿Os imagináis a un chico debutando en cuatro categorías? ¿Terminando una carrera y subiéndose a otra moto hasta en tres ocasiones? Así era Mike con tan solo 18 años.

En aquélla época las cosas eran de otra manera, y Hailwood era un tipo muy ambicioso. El joven Mike disputó en 1958 las categorías de 125cc, 250cc, 350cc y 500cc, con Ducati y NSU en las dos categorías menores y Norton en las dos mayores. Si hubiese podido disputar la categoría de 50cc ténganlo muy claro que Mike también lo habría hecho.

Aun así, 1958 fue un año en el que Mike no pudo disputar todas las carreras, pero hizo pódiums en 250cc y 350cc. Se le resistía la victoria al joven británico, pero ganó una experiencia que después bien que supo aprovecharla.

En 1959, Hailwood apostó por las categorías menores, sin dejar de participar en aquellas máquinas de 500cc de cuatro tiempos. Ese mismo año, en el circuito de Ulster, Mike ganó su primera victoria en la categoría de 125cc. Terminó tercero de un campeonato plagado de pilotos mayores que él. En 1960, sin embargo, Hailwood dio más importancia a 500cc, consiguiendo dos pódiums de cinco carreras disputadas. La victoria de la categoría reina se le seguía resistiendo al joven de 20 años.

Primera victoria de Mike Hailwood en Ulster, 1959. Foto: Pinterest
Primera victoria de Mike Hailwood en Ulster, 1959. Foto: Pinterest

Era dorada, era MV-Agusta

En 1961, viendo las manos del británico, MV-Agusta no pudo dejar escapar al chico maravilla de Norton. El equipo italiano le arrebató a la escudería británica su estrella, que ya comenzaba a ganar en 500cc. Al mismo tiempo, Mike estaría con Honda en 125cc y 250cc, ganando su primer título en la categoría del cuarto de litro. El británico logró la victoria en cuatro de las diez carreras disputadas en 250cc. Sin embargo, su relación con Honda se estancó, pero sus caminos se volverían a cruzar años más tarde.

MV Agusta y Mike Hailwood dominaron durante cuatro años en la categoría de 500cc. Foto: Pinterest
MV Agusta y Mike Hailwood dominaron durante cuatro años en la categoría de 500cc. Foto: Pinterest

También estaría con MV-Agusta en 350cc, pero para los italianos era prioridad la categoría reina, por lo que pusieron todo su hincapié en que Hailwood ganase en 500cc. Y vaya si lo hizo. No dejaría de ganar los años siguientes en el medio litro, mientras que en 350cc se le resistiría el título.

De 1962 a 1965, Mike fue el icono del campeonato. Hailwood y MV-Agusta se convirtieron en un binomio absolutamente dominador en 500cc durante esos años, venciendo a pilotos de la talla de Phil Read. El británico disputó un total de 29 carreras en la categoría reina durante esas cuatro temporadas, y ganó 27.

Arriba (izq-der): Agostini, Hailwood y Ivy. Abajo: Phil Read. Foto: Pinterest
Arriba (izq-der): Agostini, Hailwood y Ivy. Abajo: Phil Read. Foto: Pinterest

Regreso a Honda

En 1965 volvería a cruzar su carrera deportiva con Honda, corriendo para la marca del ala dorada en la categoría de 125cc, aunque solo fue para una carrera. Ese mismo año aparecería Giacomo Agostini, un jovencísimo italiano que después sería leyenda del motociclismo. Agostini estaba en las filas de MV-Agusta, el mismo equipo de Hailwood. A pesar de que Mike ganó todas las carreras esa temporada, el italiano siempre quedaba por detrás de él, siendo un incordio para el ídolo de masas.

Tal fue así que en 1966 Hailwood fichó por Honda, ganando una gran suma de dinero y siendo el piloto mejor pagado de la parrilla. Agostini seguiría en MV-Agusta, y entre ambos se disputarían el campeonato. MV-Agusta contra Honda. Agostini contra Hailwood. Uno de los duelos más épicos de este deporte.

La rivalidad entre Agostini (2) y Hailwood (1) fue la gran atracción en aquellos años. Foto: Pinterest
La rivalidad entre Agostini (2) y Hailwood (1) fue la gran atracción en aquellos años. Foto: Pinterest

1966 supondría la victoria para el joven Agostini en 500cc, mientras que Hailwood tendría quebraderos de cabeza con una Honda muy potente para un chasis tan inestable. Sin embargo, ambos disputaban también la categoría de 350cc, y ahí sí logró vencer Hailwood a Agostini. Un año espectacular en el que los dos iconos se jugarían dos títulos del mundo. 500cc para Agostini, 350cc para Hailwood. El británico, además, logró el título de 250cc con Honda, batiéndose con Phil Read en los primeros duelos Honda-Yamaha.

1967 fue la última temporada de Hailwood en el Campeonato del Mundo. El piloto de Honda logró con solvencia los títulos de 250cc y 350cc, mientras que en 500cc tuvo el mayor duelo de toda su carrera deportiva.

Agostini 46 - 46 Hailwood

Agostini contra Hailwood, de nuevo. Ambos llegaban a la última cita de la temporada 1967 con opciones al título, pero Agostini iba por delante del británico en la general. A Hailwood solo le valía vencer en Canadá, mientras que Agostini podía ser segundo para ganar el título. 

Hailwood salió como nunca a por la victoria, mientras que Agostini se proclamó de nuevo campeón de 500cc al acabar segundo. Esa temporada fue la más ajustada de la historia de la categoría reina. 46 puntos Agostini, 46 puntos Hailwood (antiguo sistema de puntuación). Cinco victorias para cada uno de un total de diez. Agostini se fue de Canadá con el título por haber logrado más segundos puestos que Hailwood (tres del italiano frente a dos del británico).

Grandes duelos entre Hailwood y Agostini en 350cc y 500cc. Foto: Pinterest
Grandes duelos entre Hailwood y Agostini en 350cc y 500cc. Foto: Pinterest

Honda se retiró de la competición, ofreciéndole una gran cantidad de dinero a Hailwood para que no disputase nada con otra marca hasta su regreso. El ya no tan joven Mike, pero con tan solo 28 años, aceptó el acuerdo. Desgraciadamente, ya no volvería al campeonato, dejando a su eterno rival ganando títulos y superando lo que él ya había logrado.

Y así terminó la carrera deportiva de Mike en el Campeonato del Mundo de motociclismo. 76 victorias y nueve títulos: cuatro de 500cc, dos de 350cc y tres de 250cc. Sin embargo, ‘The Bike’ no dejaría de disputar su prueba favorita: la Isla de Man. Incluso probó las cuatro ruedas, obteniendo buenos resultados.


“Para ganar a los demás pilotos, los miro en la parrilla de salida antes de la carrera. Puedes verlo en sus ojos. Si ellos piensan que pueden vencerte, sonríe, salúdalos y lánzales un guiño. Siempre funciona. Luego sales y les demuestras qué querías decir”

Mike Hailwood


El rey de la isla

El TT Isla de Man, considerada actualmente como una de las pruebas de motociclismo más difíciles y peligrosas del mundo, llegó a ser una cita más del campeonato, y a Hailwood le encantaba dicho circuito. En 1961, Mike firmó algo que nadie ha sido capaz de repetir: ganó tres de las cuatro categorías que se disputaron. Era el héroe local. Era el rey de la Isla de Man.

A Mike le apasionaba el lugar, y llegó a vencer hasta en 14 ocasiones en dicho circuito. Varias de ellas dentro del campeonato, pero otras en citas independientes de escala mundial, como actualmente. 1967 fue su último año en dicha cita dentro del campeonato, logrando también el triplete 250cc-350cc-500cc. Se le consideraba el maestro de la isla, que posteriormente sería Joey Dunlop.

Compaginó sus últimos años de las dos ruedas con la Fórmula 1, aunque tan solo logró dos pódiums en siete años. Es más recordado en las cuatro ruedas por salvar la vida de Clay Regazzoni en el GP de Sudáfrica 73 de F1. Con el coche del italiano en llamas, Mike no dudó en detenerse para acudir en su rescate. Después de dicha actuación se le concedió la George Medal.

Mike Hailwood no tuvo tanto éxito en las cuatro ruedas, pero logró dos pódiums. Foto: Pinterest
Mike Hailwood no tuvo tanto éxito en las cuatro ruedas, pero logró dos pódiums. Foto: Pinterest

Cuentas pendientes con Honda

Años más tarde, después de sus decentes actuaciones en la F1 y en campeonatos europeos de las cuatro ruedas, a Hailwood le volvió a tocar la puerta la pasión por las dos ruedas. En 1978, el TT Isla de Man ya no puntuaba para el Campeonato de Velocidad, pero era una cita muy seguida y de repercusión mundial. Mike Hailwood regresó, pero muchos le veían demasiado viejo y poco competitivo. A sus 38 años, Hailwood parecía tener más ganas que nunca de correr por las costas de la isla.  

Regreso de Hailwood a la Isla de Man diez años después de su retirada. Foto: Pinterest
Regreso de Hailwood a la Isla de Man diez años después de su retirada. Foto: Pinterest

Honda, que recordemos le cortó las alas a Mike en el Campeonato del Mundo al no regresar con él, le rechazó al británico, dispuesto a correr para ellos. Los japoneses no veían en Hailwood al campeón de la cita, alegando que un tipo de 38 años y que llevaba unos diez años retirado no era competitivo para ganar en la Isla de Man.

Muchos aseguran que Mike fue más veloz de lo normal. Puede, incluso, que la traición de Honda fuese su gran motivación. Read salió dos minutos por delante de Hailwood, pero antes de que su Honda rompiera, Mike ya dobló a su compatriota y ganó la cita. Los japoneses no se lo creían.

Gran lección para Honda. No debieron subestimar a su antiguo piloto que tanto le dio. Mike, en cambio, ya parecía estar en paz con el ala dorada. Aquella carrera se queda grabada en la memoria de los aficionados. Algunos, incluso, dicen que cuando Mike se montó en la Ducati parecía tener menos años de los que de verdad tenía, como si fuese el joven Mike de siempre y no el envejecido de 38 años que llegó a la isla. Como si desde su retiro no hubiese pasado tiempo.

Mike Hailwoord sobre la Suzuki 500cc de Sheene de dos tiempos. Foto: Pinterest
Mike Hailwoord sobre la Suzuki 500cc de Sheene de dos tiempos. Foto: Pinterest

En 1979 volvería a probar con Ducati, pero no logró la misma victoria del año anterior. Prometió volver, y lo hizo a los 39 años en el Senior TT, con una moto que perteneció a Barry Sheene. Una Suzuki de 500cc, dos tiempos, cuatro cilindros y 150CV. Era un modelo de motor que nunca había probado, pero aun así venció en la categoría sénior.

Trágico accidente para la leyenda

Una vez retirado, Hailwood estaba tranquilamente viviendo con su mujer y sus hijos. El británico solo tenía pensado dedicarse a su familia y recuperar el tiempo perdido por la competición.

Desgraciadamente, el 21 de marzo de 1981 Mike Hailwood tuvo un grave accidente de tráfico en el que un camión se estrellaría contra su Rover. Su hija de nueve años falleció en el acto, y él y su hijo fueron hospitalizados. Su hijo David logró salvarse, pero dos días después del accidente falleció Mike, a los 40 años de edad, poniendo de luto al mundo del motor.

El mismo mes de cada año se disputa la Mike Hailwood Memorial Run. El punto de partida es la antigua fábrica de motos Norton en Aston, va hasta Portway, lugar del fatal accidente y luego se dirige a la iglesia de Tanworth-in-Arden, donde se encuentra enterrado Mike Hailwood.

Casi cuarenta años después de su muerte se sigue hablando de la leyenda de Mike, de su legado, de sus duelos con Agostini y de su historia de amor con la Isla de Man. El motociclismo nunca podrá olvidarse de todo lo que hizo Mike Hailwood, de todo lo que hizo Mike ‘The Bike’.

Mike 'The Bike'. Foto: Pinterest
Mike 'The Bike'. Foto: Pinterest
VAVEL Logo