Fabio Quartararo, a fondo: "Llegué a hacer 40.000 km al año para entrenar"
Fabio Quartararo en el podio del GP de Catalunya. Foto: Zimbio

Fabio Quartararo, (Niza, 1999) alza la voz. El que todo el mundo denominaba "la gran promesa del motociclismo francés", se subió por primera vez a una moto con tres años.

Empezó su andadura ganando títulos en numerosas competiciones de su ciudad natal hasta que finalmente decidió emigrar a España donde siguió creciendo.

Con su familia y amigos en el recuerdo -especialmente el de su padre-, Fabio tuvo que mudarse a España para poder competir en el CEV, el cual compaginaba con los estudios. En su debut firmó un fantástico podio. Permaneció en la competición española hasta 2014, cuando cambiaron la normativa "por su culpa". Ningún piloto menor de 16 años podía ascender al Campeonato del Mundo. Pero entonces llegó él.

Foto: Zimbio
Foto: Zimbio

Su paso por el Campeonato del Mundo no ha sido fácil. Desde que 'El Diablo' llegara a Moto3, la categoría pequeña del mundial, se perdió todo rastro del niño prodigio al que todos esperaban. Tres años en el infierno, buscando monturas que se adaptasen a un joven con ganas de conseguir su deseo. Momentos complicados y lágrimas quedaron en el olvido, dando paso a lo que ocurrió en Montmeló: su primera victoria mundialista. Y pensar que todo empezó encima de una bici...

Pregunta. Desde 2015 lleva compitiendo en el Campeonato del Mundo, ¿cómo comenzó en el mundo de las dos ruedas?

Respuesta. Cuando tenía 3 años, me encantaba montar en bici. Mi tío se fijó en que guardaba muy bien el equilibrio y le dijo a mi padre que me comprase una moto. Desde entonces llevo corriendo.

P. De tu familia, ¿quién ha sido el miembro que más te ha ayudado en tu trayectoria?

R. Mi padre, claro. Recuerdo que, desde los 7 años hasta los 13 años, hacíamos unos 40.000 km al año entre entrenamientos y carreras. Fue difícil. Él conducía y yo descansaba lo que podía durante todo el viaje.

Foto: Redes sociales de Fabio Quartararo
Foto: Redes sociales de Fabio Quartararo

P. Para poder correr en un Campeonato de élite tuvo que mudarse a España, lejos de su familia y amigos, ¿qué le supuso a usted estar lejos de su tierra?

R. Ese paso tan fuerte se dio cuando ya estaba en el CEV. Me vine a vivir a España sin mi familia. Fue duro para mí, fue duro para ellos. Sin embargo, al final estamos aquí cumpliendo nuestro sueño, el cual aún no ha terminado.

P. Llegó al mundial como “un niño prodigio” debido a los seis títulos conseguidos en el Campeonato de España de Velocidad. De hecho, se le llegó a comparar con Marc Márquez. ¿Qué le supone?, ¿es una presión o una motivación extra?

R. En ese momento decía que no tenía presión, pero tenía bastante (entre risas). Ahora Marc Márquez es el mejor, lo está ganando todo. La verdad, era una motivación que nos comparasen, pero también suponía una presión extra. Al final los medios te ponen esa carga. Ese año, 2015, resultó ser un año de muchísimos errores.

P. Al final, ¿cómo has sabido salir de esa presión?

R. Ahora hay otro francés que está más arriba, la presión la tiene él (entre risas).

Foto: Redes sociales de Fabio Quartararo
Foto: Redes sociales de Fabio Quartararo

P. Desde que comenzó a correr en moto siempre ha llevado el número '20', ¿qué significa para usted?

R. Empecé con el '20' porque yo nací un 20 de abril. El año pasado, el sponsor principal eran los '40 Principales', así que tuve que usar ese número, pero siempre he usado el '20'. Lo gané todo con ese dorsal y no lo quiero cambiar así que no quería cambiar.

P. Este año cumple cuatro temporadas en el mundial, ¿cuál ha sido el mejor momento de toda su trayectoria hasta el momento?, ¿y el peor?

R. El mejor momento es mi primer podio en Austin. Fue en la segunda carrera. Estuve luchando con pilotos que llevaban más de 10 años en la categoría como Efrén Vázquez, Alexis Masbou y Enea Bastianini.

El peor fue el año 2016. Sin duda mi temporada más difícil desde que empecé. Pasaron muchas cosas. De 18 carreras que hicimos, tres fueron bien. Lo demás fue un desastre. Tuvimos muchos problemas. Además, el equipo había cambiado de moto. De ese periodo aprendí a estar más tranquilo. Cada vez que salía algo mal me enfadaba mucho y eso lo aprendí a gestionar. Fue un año malo, pero bueno en aprendizaje.

Foto: Zimbio
Foto: Zimbio

P. En su cuarto año en el mundial de MotoGP ha cambiado hasta en cuatro ocasiones de moto, la última el paso de la Kalex del HP Pons Racing al Speed Up, ¿Resulta complicado adaptarse a una moto nueva después de cogerle el punto a otra?

R. La verdad es que es difícil. El salto del Estrella Galicia al Leopard en 2015 fue bastante grande porque en una Moto3 pueden cambiar muchas cosas: el motor, el chasis… Aquí, en Moto2, el motor es bastante grande y el chasis se adapta a dicho motor, así que el paso fue más pequeño que en Moto3. Lo malo es que este año, por ejemplo, hemos cambiado tres veces de suspensiones y eso ha sido uno de los puntos más críticos a aprender.

P. ¿Cómo es un día normal en su vida fuera del circuito?, ¿qué hace para despejar la mente?, ¿cuáles son sus hobbies?

R. Bueno, no tengo realmente tiempo de aburrirme porque hacemos muchos viajes. Cuando estoy en casa, estoy casi siempre entrenando. Eso sí, siempre que me aburro encuentro algo para hacer, como jugar al fútbol, a la 'Play'... aunque me remito a que no suelo aburrirme.

P. Si tuviese que convencer a alguien de que confíe en que algún día ganará el título de Moto2, ¿qué razones le daría?

R. Estoy siempre trabajando para lograr lo que quiero y sobre todo que las ganas de hacerlo son máximas. El esfuerzo y las ganas son la clave cuando estás en un campeonato así.

Foto: Lucas ADSC - VAVEL
Foto: Lucas ADSC - VAVEL

P. A aquellos que están empezando y que sus familias ven que es un deporte muy peligroso o incluso ellos lo ven así... ¿qué consejo les daría para que no se rindieran y siguiesen luchando por su sueño?

R. Cuanto más pienses que este deporte es peligroso más lento irás, porque siempre tienes algo en tu cabeza que te dice que es peligroso. Si haces esto en Moto2, que es una categoría muy apretada, es casi medio segundo de retraso. Todos sabemos que medio segundo son casi 10 posiciones. Si quieres llegar hasta aquí, tienes que pensar en cómo mejorar y no en que es un deporte peligroso.

P. ¿Y qué piensa un piloto cuando se va a apagar el semáforo?

R. Yo siento muchos nervios, pero cuando se apaga el semáforo se quitan automáticamente. Luego, cuando estoy corriendo no pienso en nada. Es increíble. Uno puede estar pensando en todo, pero es ponerme el casco y olvidarme, centrándome sólo en mejorar mi estilo de pilotaje sobre la moto.

Foto: Zimbio
Foto: Zimbio

El test 

1. ¿Si no fuera piloto de motos que sería?: "Piloto de Fórmula1".

2. ¿Cuál es su mayor sueño?: "Ser campeón del mundo de MotoGP".

3. ¿Quién es su ídolo?: "Tengo muchos... Valentino Rossi, Jorge Lorenzo, Dani Pedrosa, Marc Márquez".

4. Tres virtudes, tres defectos: "Trabajador, con ganas y simpático. Y defectos… me enfado bastante rápido cuando no van las cosas, eso vale por las tres (entre risas)".

5. Comida favorita: "Pizza".

6. Cantante favorito: "Eminem".

7. Circuito favorito: "Mugello".

8. Frase inspiradora: "No pain, no gain".

VAVEL Logo