Mercedes confía en su monoplaza para ganar en 2023
Lewis Hamilton y George Russell en el parque cerrado al acabar una carrera. / Fuente: Twitter @PET_Motorsports

Tras obtener ocho títulos de constructores de manera consecutiva, Mercedes fue la sorpresa negativa del pasado año, y aunque dieron la sorpresa en la pretemporada con un diseño nuevo y radical en los pontones, los alemanes no lograrían consolidar el atrevimiento en rendimiento.

De hecho, cayeron a la zona media en las primeras carreras de la temporada, trabajando duro en ocasiones para poder meter a sus dos pilotos en la Q3. El principal problema para el equipo Mercedes radicaba en el porpoising, un inconveniente que camufló el resto de problemas del monoplaza que ya inició con sorpresas negativas. Con el paso de las carreras pudieron dar pasos adelante cerrando el año por las primeras posiciones, como ejemplo la victoria de George Russell en la cita brasileña en Sao Paulo.

Mercedes pudo sacar varias lecciones que, según reconoce su director técnico Mike Elliott, les permitirá eliminar dichos problemas e iniciar desde cero 2023 con más motivación y objetivos más ambiciosos. “Es difícil afirmar si los problemas de rebote estaban relacionados con el concepto de los pontones. De hecho, nos sorprendió que ningún otro equipo hubiese encontrado esa laguna en el reglamento técnico”.

“A inicios de temporada el porpoising iba relacionado con la aerodinámica y no nos dejaba ver los problemas reales del monoplaza. No fue sencillo aumentar la rigidez del suelo para reducir el rebote a alta velocidad, pero las actualizaciones que llevamos al Circuit de Barcelona permitieron resolver en gran medida ese problema”. Afirma además que el rebote era causado por los baches de los circuitos, algo normal de ver estos años debido a la baja altura de las suspensiones.

Lewis Hamilton en el GP España. / Fuente: F1
Lewis Hamilton en el GP España. / Fuente: F1

“Pese a que no podíamos explicar inicialmente por qué cambiaba el monoplaza dependiendo del circuito, nuestras predicciones se hacían más exactas, sabiendo en qué circuito nos iría mejor y en cual tendríamos otras dificultades” concluye.

Gracias a una buena segunda mitad de temporada, Hamilton y Russell marcaron distancias con la zona media de la parrilla, en la que Mercedes acabó tercero con 515 puntos, 342 por delante de Alpine, tercer clasificado, y 39 puntos por delante de Ferrari, que acabó segundo.

VAVEL Logo