Anuario VAVEL 2016. Simona Halep: qué bien le sienta el verano
Anuario Vavel 2016. Simona Halep: qué bien le sienta el verano

Mientras algunos emplean el verano para disfrutar tumbados en la arena de la playa tomando una bebida fresquita, otros dan su máximo rendimiento las últimas semanas de trabajo antes de esas ansiadas vacaciones con el fin de disfrutarlas sabiendo que son merecidas por el esfuerzo realizado. Este es el caso de Simona Halep, aunque más que mostrar un mejor rendimiento en el periodo estival, se redimió de no poder ofrecer su mejor versión a principios de año por una lesión en las fosas nasales. Su triunfos en Madrid, Montreal y Bucarest junto con las buenas actuaciones en Wimbledon y el US Open avalan el buen hacer de Halep en junio, julio y agosto

Los problemas respiratorios dificultaron el inicio de temporada de Halep, con lo que eso supone para la confianza y ritmo de los tenistas para afrontar la temporada. Es habitual ver a la rumana cubierta con múltiples bendajes por todo su cuerpo para poder jugar los torneos sin estar al 100%, por lo que la ausencia de la rumana durante casi un mes generó una sensación de rareza al no poder disfrutar de la garra y entrega de las que suele hacer gala. No obstante, el parón para pasar por el quirófano no afectó a su presencia en los torneos importantes, pues en Indian Wells y Miami reapareció con muy buenas sensaciones, firmando buenos resultados y sobre todo sin síntomas preocupantes de su lesión.

Madrid, el punto de inflexión

Dejado atrás un inicio de año para olvidar, Halep hizo borrón y cuenta nueva para encarar su parte preferida de la temporada y donde es ella mejor se defiende, la tierra batida. Sin embargo, enlazó una primera ronda en Stuttgart, ganó en Madrid y volvió a caer en primera ronda en Roma. Resultados poco alentadores teniendo en el horizonte Roland Garros, donde cosechó una decepcionante cuarta ronda, y sus ganas de volver a su mejor nivel. 

Halep posa con el Ion Trophy | Foto: mutuamadridopen. com

A pesar de una temporada de tierra un tanto irregular, Simona Halep la calificó de buena por su brillante victoria en el WTA Premier de Madrid, torneo que comparte semana con el circuito masculino. La rumana tiene un vínculo muy fuerte con este torneo debido a que el director del mismo es su compatriota Ion Tiriac, que además da nombre al trofeo que se entrega al ganador. Simona Halep firmó un torneo casi impecable, pasando rondas como si de partidos de entrenamientos se trataran. Mostró un dominio en la pista al que nadie pudo hacer frente. Solo pudo robarla un set su también compatriota Irina Camila-Begu en la historica ronda de los cuartos de final, donde se citaron cuatro jugadoras rumanas

Sin duda alguna, Madrid supuso un punto de inflexión en la temporada de Halep, pues después firmó unos brillantes cuartos de final en Wimbledon, los torneos de Bucarest y Montreal de manera consecutiva, unas semifinales en Cincinnati y unos cuartos de final en el US Open. El verano de Halep fue de lo más productivo y su recompensa fueron unas vacaciones aticipadas por su ausencia en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro tras justificar su no participación por el zika. Esta retahíla de buenos resultados la permitieron asegurarse su presencia en el las WTA Tour Championship de Singapur por tercer año consecutivo

Halep con su título en Bucarest | Foto: brdbucararestopen.ro

Darren Cahill, el mentor de una nueva Halep

Simona Halep no se caracteriza por estrechar fuertes lazos con sus entrenadores. En los últimos tres años ha contando con tres coaches distintos: Wim Fissette, Victor Ionita y actualmente Darren Cahill. El australiano tomó las riendas de la carrera de Halep a finales del 2015, pero no debutó como coach de la rumana hasta enero de 2016. La elección de Halep fue más que acertada, pues contrató a un entrenador con una dilata experiencia en el circuito y muy bien avalado por grandes tenistas como Hewitt, Agassi, Murray, Verdasco, Ivanovic, Hantuchova y Ciristea

Cahill ha aportado calma y paciencia a la raqueta de la rumana. Los enfados y los constantes aspavientos de Halep durante los partidos en los años anteriores no la han reportado buenos resultados, pues acababa rompiendo la raqueta, perdiendo la concentración y, por ende, el partido. Es complicado controlar a un deportista de sangre caliente, que es impulsivo y que muchas veces tira más de garra y corazón que de pericia. Cahill ha conseguido equilibrar el caracter de la rumana y su nivel de tenis, obteniendo muy buenos resultados

Halep recibiendo instrucciones de Cahill, su entrenador | Foto: nytimes.com

El australiano es una de las claves del éxito de cambio de Halep. A pesar de las dificultades de principio de año que impidieron constatar si realmente la conexión Halep-Cahill funcionaba, en el momento en el que la rumana se recuperó fue evidente. Cahill no solo ha cambiado psicologicamente a Halep, que se la ve más fría y pausada que antes, sino que ha modificado su juego. Ahora Halep es más agresiva con sus golpes y busca intercambios más cortos para impedir tanto desgaste físico, pero su resistencia sigue intacta. Como buen australiano que es Cahill, intentará aportarla todos sus conocimientos para mejorar el saque, el golpe más débil de la rumana. 

La regularidad es síntoma de éxitos, y más en el circuito femenino. Halep es una jugadora de rachas, pero necesita de esa calma y paciencia para saber dosificarse y llegar en las mejores condiciones posibles a todos los torneos grandes que dispute, no solo a unos pocos. Por ello, el verdadero motivo de tanto cambio de entrenador viene motivado por su falta de resultados en torneos como los Grand Slams. Su balance es de cero títulos y una final en Roland Garros (2014) en sus tres años con top ten mundial. El objetivo de Halep con Cahill es asaltar una de las cuatro grandes plazas del tenis, por ahora tres títulos y las subida del 10º al 4º son los resultados derivados de esta asociación.

Se acaba del verano, empieza el frío y vuelven las lesiones

La historia se vuelve a repetir. A estas altura el año pasado, Simona Halep había alcanzado las semifinales del US Open y era junto con Serena Williams la jugadora más en forma del circuito, pero como he dicho Simona no lleva bien eso de jugar en condiciones térmicas frías. Ni en China, donde disputó tres torneos, ni en Singapur consiguió ganar tres partidos seguidos. De hecho, en el Masters de Singapur solo cosechó un victoria por dos derrotas en la fase de round robin. Este año la gira asiática para Halep ha pasado tan rápido que su presencia apenas se ha notado. Salvo las semifinales en Wuhan, la aventura de Halep en los demás torneos ha sido efímera

La rumana ha pagado el tremendo desgaste físico de mediados de temporada. Una lesión en la rodilla y las muestras de cansancio evidente en las piernas de Halep la desdibujaron de las WTA Tour Championship de Singapur. La de Constanza fue emplazada en el grupo rojo formado por Angelique Kerber, Dominika Cibulkova y Madison Keys, ante la que consiguió su única victoria. Por segundo año consecutivo, Halep se quedó sin poder revalidar la final conseguida en 2014 y se despide de la temporada con malas sensaciones. 

Si en 2017 las lesiones la respetan y mantiene la base conseguida este año, Halep volverá a ser una seria candidata a los títulos importantes

VAVEL Logo