Kyle Edmund estrena el Godó
Edmund se estrena con victoria // Foto: Zimbio

Todo listo en Barcelona para el comienzo de una nueva apasionante edición del Trofeo Conde de Godó, uno de los torneos más antiguos del circuito y que cuenta, además, con el reconocimiento y la aprobación de los más grandes tenistas del mundo.

Este Godó, de categoría 500 pero con un cuadro con las mismas plazas que varios Masters 1000, se ponía en marcha con un duelo entre un británico y un francés: Kyle Edmund y Jeremy Chardy. Edmund, número 42 del mundo, viene de ser eliminado en el Masters de Montecarlo por un Rafa Nadal que, posteriormente, se acabaría proclamando campeón; no obstante, la imagen que dejó el joven norteño fue más que notable, reponiéndose a un 6-0 y arañando un set al manacorí.

Por otro lado, Jeremy Chardy, 70º del ranking ATP y uno de los múltiples franceses situado en el Top-100. Chardy, actualmente deambulando por el circuito, hace tiempo que dejó de ser aquel Top-25 que asombró a la gran mayoría de aficionados, con grandes resultados como aquellos cuartos de final en el Open de Australia, logrados en 2013, año que coincide con su career-high. Pese a que el favoritismo recaía sobre Edmund, fue Chardy quien celebró en su único partido disputado entre ellos, ya que el de Pau derrotó al inglés en ese cruce de cuartos de final de Copa Davis, por un doble 6-4, hace escasas semanas.

Tenis muy maduro de Edmund en el primer set

Era el comienzo de este torneo, y la necesidad de aclimatación se apoderó de ambos jugadores en estos primeros compases, mostrándose ligeramente erráticos y con falta de frescura. El primero en avisar fue Chardy, que ya en el tercer juego del encuentro dispuso de una bola de break, que no fue capaz de convertir ante un Edmund muy seguro de sí mismo.

Esa posible pérdida de servicio motivó a Kyle Edmund a atacar, ya que una relajación tan tempranera podría ser fatal para él. Acto seguido de salvar ese punto de quiebre, el de Beverley rompió el saque del francés, lo que desesperó a un Chardy que no daba ese extra necesario en situaciones comprometidas.

Edmund, bastante irregular en sus resultados hasta el momento, volvió a verse contra las cuerdas en el siguiente juego, estando 30-40. No obstante, y haciendo gala de una frialdad decisiva, volvió a remontar, consolidando y poniendo el 4-1. Dominando, y haciendo suya la situación, el nacido en Johannesburgo no alargó este primer set y selló por 6-3 en poco más de media hora.

Ligeros detalles deciden el partido

El segundo parcial no pudo empezar mejor para Kyle Edmund, que se puso break arriba ya en el primer juego. Hasta el momento, la imagen dada por Jeremy Chardy era la de un quiero y no puedo, siendo superior a tramos, pero sin llegar a concretar con su mejor tenis en ciertas situaciones, un hecho que le causó más de un disgusto.

El momento clave del partido llegó en el cuarto juego. Sirviendo Edmund para el 3-1, Chardy trató, por enésima vez, de ejecutar esa ruptura que le hiciese recobrar la moral, sin embargo, y tras cerca de diez minutos, el residente en Lieja volvió a dejar escapar su manifiesta oportunidad, desperdiciando tres bolas de break.

Tras ese maratoniano juego, poco destacable en el resto del encuentro. Chardy, desmotivado, no molestó lo más mínimo a un Edmund que se conformaba con mantener sus saques, sin desgastarse demasiado. Finalmente, y sin demasiadas complicaciones, el británico consolidó su pase a segunda ronda, después de una hora y 24 minutos, por 6-3 y 6-4.

VAVEL Logo