Milos
Raonic, poseído por las lesiones
Raonic lesionado en Wimbledon. Foto: Zimbio.

Temporada 2017, un año terrorífico que será rápidamente borrado de la cabeza de Milos Raonic. El actual número doce del mundo parece estar perseguido por la maldición de las molestias y lesiones. En el encuentro de octavos de final del ATP 250 de Tokio, una vez más, los problemas físicos aparecieron en forma de fantasma y lo obligaron a dejar la cancha cuando apenas iban disputados cuatro minutos de juego. Con el marcador 0-1, Milos dejó angustiado el certamen asiático y ya anunció su ausencia para el Másters 1000 de Shanghai. El japonés Yuichi Sugita avanzó por la vía rápida a cuartos de final y chocará con el francés Adrian Mannarino.

La lesión en la muñeca lo apartó, al canadiense, del Abierto de los Estados Unidos entre otros grandes torneos. No obstante, cuando parecía que los dolores habían quedado marginados y que afortunadamente podría celebrar de su vuelta número doce al tenis, nuevas dolencias (no se sabe mucho al respecto) le generaron frustración e impotencia  y, con lágrimas en los ojos, no tuvo otra opción que dejar la cancha central de Tokio luego de disputar siete puntos con su servicio en un game que terminó perdiendo. Raonic había mostrado su disconformidad con el calendario ATP al cual acusó como responsable de muchas de sus lesiones.

“Somos el único deporte, junto al golf, que juega tan extendido por el mundo como lo hacemos nosotros, sin tiempo apenas para descansar. Numerosos tenistas suelen destacarse en los Grand Slam, y el resto necesitamos jugar mucho más torneos de lo habitual para conseguir una buena carga de puntos que nos haga estar en lo más alto de la clasificación. Cosas como esta ha provocado que en esta temporada, muchos tenistas hayan sufrido alguna lesión”, comentó Raonic al finalizar su partido frente a Viktor Troicki. Entristecido y disconforme, el canadiense no le encuentra respuesta a la enorme cantidad de lesiones que le imposibilitaron jugar fluidamente en 2017.

VAVEL Logo