Moyá habla sobre Rafa sin filtros
Rafael Nadal y Carlos Moyá en un entrenamiento en el Abierto Francés. Fuente: Zimbio

Moyá habla sobre Rafa sin filtros

El mallorquín Carlos Moyá, habla sobre las facetas que tuvo que sortear en los últimos meses con Nadal: entrenador, amigo, consejero.

doc-tennis
Carlos Solano Pérez 🎾

En diciembre del año 2016 se anunció que Carlos Moyá se incorporaría al grupo de trabajo de Rafael Nadal. Empezó a trabajar con el grupo en 2017, viviendo momentos buenos y malos, pero ninguno como lo vivido en este año.

El entorno de Rafael Nadal ha sido muy especial para el balear. La carrera meteórica que ha tenido, nadie tenía idea de lo que iba a suceder, se ha aprendido sobre la marcha. A este grupo tan sólido, el último en unirse fue Carlos Moyá, y se ha amoldado de gran manera. Desde los inicios de Rafa, siempre han mantenido una gran relación. Aquel niño de Manacor que retaba al campeón, ha sido un amigo y un modelo a seguir para Nadal.

Carlos Moyá menciona lo que ha pasado: "Yo tenía plena confianza en las posibilidades de Rafa, incluso antes de ganar en el Foro Itálico en Roma. Después del partido en contra de Leonardo Mayer en Barcelona, Rafa estaba mal anímicamente y todos los miembros del equipo fuimos conscientes de que era un momento difícil", relata sobre ese momento fatídico en que llegaron a pensar si era necesario hacer un parón total y no competir en Roland Garros: "En ese momento dejé de ser su entrenador para desempeñar el rol de amigo. Necesitaba alguien con quien pudiera hablar, alguien que le escuchara para que pudiera recuperar esa ilusión y confianza, que había perdido un poco."

Y remarcó el mérito enorme que ha conseguido el manacorí: "Es asombroso. Mucha gente trabaja muy duro para conseguir un título de esta envergadura. Es sobrenatural esto. La verdad es que resulta duro aseverar esto, pero considero muy difícil que yo pueda volver a ver algo similar a lo que está haciendo Rafa", comentó Carlos Moyá, quien llegó a ser número uno del mundo y sólo obtuvo un título de Grand Slam, en la arcilla parisina en 1998. Quien mejor que él, sabe lo complicado que es un logro como éste: "Muchos creen que es una máquina, pero detrás de todo esto hay mucho trabajo. Es un ser humano como todos nosotros, con sus dudas, días malos, momentos en los que no apetece entrenar. Es impresionante cómo consigue salir de todo eso y continuar a este nivel. Hay mucho trabajo detrás de estos éxitos."

No cabe duda, el hijo pródigo de Manacor sigue asombrando al mundo entero tras conseguir su duodécimo título en Roland Garros. Polvo de ladrillo, arcilla, tierra batida, son sinónimos a esta superficie. ¿Y si se le llama superficie Rafael Nadal?

VAVEL Logo