Mientras los Reds se encontraban en el túnel, listos para ingresar a la cancha, miles de almas en el Estadio de Anfield entonaban a una sola voz, "You'll Never Walk Alone", Himno del Liverpool, y es que los aficionados sabían que si el Toulouse no sacaba la victoria ante los belgas, su equipo se encontraría a tan solo una noche victoriosa y noventa minutos de conseguir el boleto directo a los Octavos de Final de la Europa League.

El primer tiempo comenzaba con un LASK ordenado y concentrado desde el minuto uno en conseguir la hazaña en Anfield. Los de Linz intentaban salir jugando con balón controlado desde la parte baja de su cancha, con el fin de construir la jugada perfecta que hiciera daño a los locales, sin embargo, y conforme pasaban los primeros minutos del encuentro, el Liverpool se asentaba mejor en la cancha y asfixiaba poco a poco a los austriacos obligándolos a dividir el balón y ceder la posesión.

Tan solo habían pasado diez minutos de partido y los Reds ya avisaban con una pared entre Cody Gakpo y Harvey Elliott, jugada que dejaba al neerlandés, mano a mano frente al portero de Linz pero este sacaría un disparo desviado por encima del arco, sin embargo, Jürgen Kloop aplaudía la finalización de la jugada desde el banquillo.

Tan solo un minuto después (11'), los Colorados ya imponían condiciones en casa con una recuperación de balón clara y lo circulaban por cada rincón del césped de Anfield, hasta que, Joe Gomez con un centro preciso al corazón del área asistiría, para que, Luis Díaz entrará solo dentro del área y con un remate de cabeza de palomita, sacudiera las redes y hacer estallar el primer grito de gol de la noche.

Foto: Europa League
Foto: Europa League

Cuatro minutos más tarde, al 14', Cody Gakpo, empujaría el balón caminando para marcar el segundo tanto de la noche, sin saber que también  su equipo "simbólicamente" llegaría "caminando", con una fecha aún restante por disputar, a la instancia de Octavos de Final (2-0).

Foto: Europa League
Foto: Europa League

En el segundo tiempo, después de que Cody Gakpo cayera dentro del área tras una dura y tardía salida del portero de Linz, el árbitro no dudaría en marcar el penal a favor de los locales. El delantero egipcio, Mohamed Salah,  no tardaría en tomar el balón desde los once pasos, y con un cobro magistral, fusilaría al arquero para comenzar a colorear de rojo, la goleada del Liverpool (3-0).

Foto: Europa League
Foto: Europa League

Ya en tiempo agregado y con un LASK "desfondado" después de que el partido se "rompiera" con un ida y vuelta, derivado de varios intentos de los visitantes por arriesgar y encontrarse con el gol del descuento, Nuñez comandó desde la media cancha un fulminante contragolpe que Cody Gakpo no perdonó, luego de sacar un potente remate que rompería el arco del conjunto austriaco (4-0).

De esta manera, Jürgen Kloop consiguió la noche mágica Europea que prometió un día antes en conferencia de prensa y Anfield le respondió con una gran entrada, haciendo honor al nombre del himno del Liverpool, "tú nunca caminaras solo", en agradecimiento al liderato de grupo y pase a Octavos de Final.

VAVEL Logo
Sobre el autor