Miguel Layún: Una historia de superación
Miguel Layún

Miguel Layún: Una historia de superación

La historia de Miguel Arturo Layún Prado comienza el sábado 25 de junio de 1988 en Córdoba, Veracruz, cuando Maribel Prado, esposa de Miguel Layún (papá), daba a luz a un bebé, que en unos años estaría jugando en el equipo más popular y odiado del país.

CapsNarrador
Andres Islas

La historia de Miguel Arturo Layún Prado comienza el sábado 25 de junio de 1988 en Córdoba, Veracruz, cuando Maribel Prado, esposa de Miguel Layún (papá), daba a luz a un bebé, que en unos años estaría jugando en el equipo más popular y odiado del país. Tiene dos hermanas, Mariana y María Fernanda Layún.

Además, Miguel Layún, de 25 años de edad, ya está casado, siendo Ana Laura Galván quien se adueño del corazón del joven veracruzano.

Fue el sábado 28 de abril del 2007 cuando Aníbal Ruíz, en ese entonces Director Técnico de los Tiburones Rojos del Veracruz, le dio oportunidad al número #150 del club, Miguel Layún, para debutar en el Máximo Circuito, jugando 24 minutos en el empate 1-1 ante Necaxa, en partido de Jornada 17 del Clausura 2007, disputado en el Estadio Luis “Pirata” Fuente.

En el Clausura 2008 Veracruz descendió, por lo que Miguel Layún tuvo que jugar una temporada en la Liga de Ascenso, peleando por el regreso a la Primera División.

Mientras se encontraba jugando por ascender, algo inesperado ocurrió en su vida, un equipo de Europa estaba dispuesto a llevárselo. Fue así como Layún pasó de la Segunda División en México a la Serie A de Italia, luego de haber sido fichado por el Atalanta.

Miguel estuvo de 2009 a 2010 en la escuadra italiana, pero a pesar de estar un año, solamente jugó 2 partidos, en los cuales acumuló 32 minutos. Cabe recalcar que es el único jugador mexicano que ha jugado en la Primera División de Italia.

Para el año 2010 Layún llegaba al América, siendo un gran reto para el futbolista, ya que viniendo de Europa debía demostrar el por qué lo habían fichado. En su primer torneo, siendo el Clausura 2010, solamente jugó 10 partidos, acumulando 300 minutos. Miguel logró consolidarse en el primer equipo para el Apertura 2010, donde jugó todos los partidos, sumando 1781 minutos en total. En el Clausura 2011 sumó 1289 minutos en 17 partidos.

Hasta aquí, Layún era un jugador indiscutible en el Once del América, pero para el Apertura 2011, Miguel no tuvo participación con el cuadro “Azulcrema”, no disputó un solo minuto. En este año se puso de moda el hashtag #TodoEsCulpaDeLayún en Twitter, el cual era para burlarse del defensor americanista, quien, para los aficionados, no mostraba buen desempeño con el equipo de Coapa.

En el Clausura 2012 Miguel Herrera se convirtió en Director Técnico del América, siendo en este torneo cuando Miguel Layún volvía a jugar con América, ya que Herrera ya había dirigido al joven de Córdoba, cuando ambos estaban en Veracruz. Layún consiguió jugar 445 minutos en 11 juegos. Para el Apertura 2012 jugó la misma cantidad de partidos, sumando 366 minutos. En este entonces, Herrera ya consideraba al jugador como recambio, probando sus condiciones como lateral izquierdo y mediocampista.

El 2013 fue, sin duda alguna, el mejor año para Miguel Layún, ya que en el Clausura 2013 afianzó el puesto titular con el cuadro americanista, consiguiendo 1368 minutos en 21 partidos y logrando el título de campeón de dicho torneo, siendo él quien anotara el penal del triunfo en la penal sobre Cruz Azul.

En el Apertura 2013, el futbolista veracruzano jugó 17 partidos, acumulando 1429 minutos y llegando a otra final, pero ahora tuvo que conformarse con el trofeo de subcampeón.

En el 2013, Layún también consiguió su llamado a la Selección Mexicana, jugando con el Tricolor de la Copa Oro y los partidos de Repechaje frente a Nueva Zelanda.

Miguel no sólo ha superado las críticas de los aficionados, se ha superado a sí mismo, ahora es un futbolista maduro, que irá al Mundial de Brasil 2014 con el objetivo de dar un gran torneo y de que un equipo europeo lo contrate, y sabe que es una posibilidad regresar al “Viejo Continente”, ya que el Cardiff City de Inglaterra lo tiene en la mira.

Por último, dejando el tema futbolístico por un lado, Layún también es un hombre de negocios, ya que cuenta con su línea de ropa, “Todo Es Culpa De Layún”, donde vende chamarras con frases motivacionales.

Es así como Miguel Arturo Layún Prado es un ejemplo de superación, viniendo de abajo, con momentos duros, críticas sobre él, Miguel nunca se dio por vencido y siguió adelante, salió con la frente en alto, demostrando sus ganas por jugar fútbol, dejando hasta la última gota de sudor en la cancha. Ojalá venga lo mejor para este joven, quien probablemente regresará a Europa con más madurez.

VAVEL Logo