Romántica victoria de León
(Foto: Agencias)

Romántica victoria de León

En la noche más románticas del año, la del 14 de febrero, León y la afición se unieron en uno solo para derrotar a Leones Negros y meterlo de una vez por todas, en el camino que los llevará de vuelta al Ascenso. Luis Montes, volvió a pisar la cancha del Estadio León, luego de 8 meses de no hacerlo; la ovación fue enorme, más que indescriptible.

EzequielGasca17
Ezequiel Gasca

Ni el amor, ni la amistad y mucho menos el frío, impidieron que la gente hiciera acto de presencia en el Estadio León, en la noche más romántica del año, la del 14 de febrero. Ni la ligera llovizna previa al partido, evitó que los planetas se alinearan para que la afición y la Fiera, se unieran en uno mismo, como parte de la romanticidad en el fútbol: afición-equipo.

El silbatazo inicial se escuchaba y Leones Negros arrancaba con propositiva, misma que le ayudó para que al 6', tuviera la primera ocasión de peligro, cuando en un desborde de Gonzáles, el balón cayó a los pies de Martínez, que se encontraba solo frente al marco y ante la cobertura de Nacho González; Fidel disparó, pero se había tardado y le dio oportunidad a William de achicar y al propio de González de sacar la pelota en la raya; León ya se había salvado a los seis minutos de haber empezado el duelo.

Pero León encontró respuesta rápida y en un contragolpe, Bravo abrió para Elías, quien sirvió para Sabah, que se encontraba en el área 'como con la mano', para que éste rematara la pelota y decretara el uno a cero, apenas a los 11 minutos de acción; la afición estallaba y no era para menos, la Fiera ganaba.

(Foto: Agencias)

Tras el gol, UdeG se vio obligado a replegar líneas, modificando un poco el esquema táctico de Sosa, sobre todo en el caso de Gonzáles, quien hacía doble papel en el partido; de volante y de contención, cuando era necesario, pero no encontraba resultado. Mientras tanto, los Esmeraldas perdieron imaginación, más no así la posesión de pelota, aunque ya no generaba tanto peligro como en el arranque del juego.

Pasaba la media hora de juego, cuando Elías Hernández mandó un trallazo desde fuera del área, que a la postre se estrellaría ante el poste, pero servía como un aviso más, de que la Fiera quería rugir, en el día del amor y la amistad.

Durante el resto del primer lapso, los felinos de Jalisco siguieron con la misma propuesta, de presionar y robar el balón, pero cuando lo hacían y que podían llegar al área, siempre se erraba el último toque y por ende, no podían generar algo de trascendencia.

En fin, el medio tiempo llegaba y la afición sentía un sabor agradable en la boca, tras la aparente buena actuación del equipo, que era maquillada por la victoria parcial.

El segundo lapso iniciaba con el grito en unísono de los más de 23 mil presentes en el Nou Camp: "Montes, Montes, Montes", se escuchaba en tribunas, pidiendo el ingreso del 'Chapo', aunque aún era muy temprano, pues como él dice "le falta mejorar en lo físico y aún no está para 45 minutos".

Durante eso, los Panzas Verdes se trabaron medianamente en el partido, ante el juego ríspido que estaba dando su rival, que detenía por momentos el juego y le impedía jugar a su manera, incluso tocar el balón.

Tras algunos minutos de tranquilidad, León aprovechó la displicencia que otorgó Leones Negros en en un tiro de esquina y al minuto 53', Nacho González hizo estallar una vez más a la hinchada, cuando puso el segundo clavo en el ataúd de su rival, con una anotación de cabeza.

La gente cada vez estaba más animada y conforme pasaba el tiempo, Luis Montes -quien ya calentaba- se emocionaba al escuchar a los miles presentes corear su nombre para que ya ingresara.

Las circunstancias del encuentro cambiaron cuando Juan Anangonó hizo su entrada al partido, pues apenas un minuto después de hacerlo, aprovechó un gran centro de Fidel Martínez, luego de desbordar, para que, con un testarazo acortara distancias y dejará nervio entre los jugadores leoneses y entre los miles de asistentes.

Cuando peor iba la cosa, por que los de Sosa atacaban a William, Pizzi realizó un movimiento que cambió el rumbo del partido, al sacar a Martín Bravo para darle ingreso, en su retorno, a Luis el 'Chapo' Montes y con ello, bajar notablemente la tensión que ya se sentía. Incluso hizo efecto en su rival, pues apenas un instante después, Fídel Martínez se iría expulsado.

Llegaba la recta final del partido y los de Jalisco sacaron algo de garra que les quedaba, cuando Anangonó remató un balón con la testa de manera peligrosa, que obligó a William a recostar y a salvar del empate a su equipo.

Sin embargo, la entrada del Chapo le devolvió a León la explosividad, y a dos minutos del remate que sacó William, Chema Cárdenas mandaba el esférico al poste, con un remate de tijera que realizó, luego de un centro de Elías, terminando una bella jugada.

Todavía al final, los locales se dieron el lujo de fallar una clara y de peligro. Además, Pizzi mando al campo a Gonzalo Ríos, para que se presentara ante su afición y diera de una vez por todas, el fin del partido.

La gente se fue contenta, enamorada del juego de su equipo y las parejas, se fueron felices, por que vivieron junto a su equipo una romántica victoria.

VAVEL Logo
CHAT