¿Cruz Azul ha perdido grandeza?

Durante los últimos años lo más regular en nuestra gitana Liga Mx es la malaria que asecha al Cruz Azul, en refuerzos, resultados, proyectos, declaraciones, burlas, etc. Pero cuál es el punto de quiebre o cuales son los factores que están quitando el lugar de Cuarto Grande en el Futbol Mexicano.

¿Cruz Azul ha perdido grandeza?
El equipo mostrándose agradecido con la afición.

Las hegemonías en el fútbol mexicano van por décadas. Basta con recordar que a finales de los cincuenta y durante los sesenta, el Campeonísimo Guadalajara fue el mandón; luego en los ochenta las Águilas del América, de la mano de Carlos Reinoso fueron superiores a los demás equipos; en los noventa, Necaxa fue el equipo de la década al sumar tres campeonatos; empezando el nuevo milenio, en los dos miles, Toluca y Pachuca alcanzaron la gloria siendo campeones en diversas ocasiones; Tigres es el nuevo equipo de la década a partir de 2010 a la fecha. 

Sin embargo, Cruz Azul, uno de los equipos más populares del país, lo fue en la década de los setenta, pero hoy surge la pregunta, ¿La Máquina en verdad es un equipo grande?

A pesar de tener ocho títulos en el futbol mexicano, el equipo cementero da varias razones para pensar que no son más un equipo grande, a pesar de la popularidad que presume en todos los rincones del país. 

El cuadro celeste ganó su primer campeonato en la temporada 1968-1969 y a partir de ahí comenzó a forjar una historia rica en resultados y sobre por tener en sus filas a jugadores históricos, tanto mexicanos, como extranjeros.

La Máquina también ganó títulos de Liga en los torneos de México 1970, en las temporadas 1971-1972, 1972-1973, 1973-1974, 1978-1979, 1979-1980 y tuvieron que pasar 17 años para que volviera a ser campeón, al coronarse en el Invierno 1997; a partir de ahí, Cruz Azul no ha visto la suya y han pasado más de 20 años y siguen sin levantar un trofeo de Liga en el futbol mexicano, por lo que Pumas y León amenazan con darle alcance.

Sin duda el culpable principal son los malos manejos y la falta de cercanía con la gente, notablemente pesa no sentirse parte del club, pues si hay una identidad celeste no es gracias a la directiva, son pésimos conectando con la afición.