Del tintero a la Franja: A los cuatro vientos
Foto: Gerardo Cano - VAVEL

Del tintero a la Franja: A los cuatro vientos

COLUMNA: Al final de todo, así como en la vida, lo que importa en el futbol es morirnos de algo y con los nuestros.

miguelcaballero
Miguel Caballero

Viajamos a Tijuana con la ilusión a tope.

Y no por el simple hecho de creer, que a veces eso debería ser más que suficiente, sino porque realmente había motivos para hacerlo.

En muchas ocasiones, basta un pretexto, por pequeño que este sea, para perder la cordura y convencerse de que cualquier cosa es posible.

A mí me parece que, durante este Clausura 2019, sobre todo en la recta final, la Franja hizo inmejorables exhibiciones futbolísticas como la realizada el sábado pasado, en un patio ajeno como el de Xolos, y durante los poco más de cincuenta minutos en que, a pesar de todo el esfuerzo y el talento conjuntado, terminó pesando más ser "el Puebla".

En este, nuestro bendito futbol mexicano, el mismo que nos permitió soñar con un boleto a la Liguilla a pesar del precario inicio de torneo, le resulta mucho más fácil ser implacable, justo y expedito con un equipo como la Franja que con uno perteneciente al "Club de Toby", donde la pelota no es lo único con lo que se juega.

Después de tantos años, y no obstante con los innumerables esfuerzos por 'borrarla del mapa', la Franja sigue pagando sus bravuconerías noventeras.

Sin embargo, más allá de la resurrección orquestada en la plantilla y en la afición, virtud que está obligada a perdurar en el futuro, a la cúpula poblana habrá que exigirle seguir levantando la voz y gritar a los cuatro vientos lo evidente: que no somos uno de los consentidos y que por más mentiras disfrazadas de pantallas y altas tecnologías, nuestra playera les pesa e importa un reverendo carajo.

Al final de todo, comprobado está, así como en la vida, lo que importa en el futbol es morirnos de algo y con los nuestros.

Nos leemos la siguiente semana. Y recuerden: la intención sólo la conoce el jugador.

VAVEL Logo