El "Ciclón" transpiró mucho para vulnerar a Olímpico en su fortaleza
Nicolás Aguirre tuvo un partidazo en el estadio Vicente Rosales. Foto: LNB Contenidos

El "Ciclón" transpiró mucho para vulnerar a Olímpico en su fortaleza

A pesar de que Olímpico vendió cara su derrota, San Lorenzo tuvo clase para cerrar el partido y ganó 83 a 73. Gran partido de Damián Tintorelli y Gabriel Deck, quienes convirtieron 21 unidades cada uno.

ramgaraffa
Ramiro Garaffa

En los dos minutos finales del partido, Olímpico tuvo la gran oportunidad de cerrar un encuentro memorable porque demostró paciencia, sacrificio y virtudes para aguantar un resultado, por momentos, abultado. El empate en 78 fue producto del enorme despliegue defensivo, de la lucidez basquetbolística de Maximiliano Stanic, de la entrega e hidalguía de Damián Tintorelli y de un Ramón Clemente que se puso el equipo al hombro en los momentos de mayor debilidad de Olímpico. Sin embargo dos errores en ofensiva, levantaron al gigante dormido azulgrana que apeló a sus figuras para cerrar un partido que, si se tiene en cuenta el desarrollo del mismo, siempre fue a favor de los dirigidos por Gonzalo García. El parcial 10 a 0 favor del Negro bandeño fue lo más destacado de la noche.

Lo que parecía una quimera, Olímpico lo transformó en realidad. Los de Adrián Capelli hicieron un trabajo de hormiga para llevar a San Lorenzo a un resultado cerrado. En los anteriores cuartos, el "Ciclón" hizo gala de su poderío armamentístico individual y grupal, basta con mencionar a Darquavis Tucker, el binomio Nicolás Aguirre- Gabriel Deck, Selem Safar y los constantes aportes de Justiz Ferrer y de Mathias Calfani. El ex jugador de Estudiantes de Concordia anotó 20 puntos, mientras que "Tortuga" convirtió 21 unidades.

Por el lado bandeño, el goleo estuvo más repartido: Clemente y Machuca cerraron la planilla con 16 unidades y Damián Tintorelli fue el jugador más incisivo y el que tuvo la lanza para declararle la paridad al equipo visitante. El juninense convirtió 21 puntos.

Párrafo aparte para "Maxi" Stanic y el "Penka" Aguirre, dos de los mejores bases de la Liga Nacional, que manejaron los hilos del partido por su calidad, por su clase basquetbolística y su eficiencia en la organización. Ambos no solamente fueron hacedores de las ofensivas, sino que fueron el termómetro, el regulador, la fortaleza y la estabilidad emocional de un partido que se caracterizó por los vaivénes en el marcador. En ese sentido, Stanic levantó las banderas de la revolución santiagueña para avisarle al bunker sanlorencista que podían seguir batallando.

El desenlace del partido no hizo más que confirmar que no se le puede otorgar segundas oportunidades a San Lorenzo. El conjunto de Gonzalo García, en la noche de fiebre bandeña, demostró que es un equipo moldeado, con alto sentido de trabajo grupal, a tal punto que los jugadores disputan el partido sin libretos y con mucha creatividad, pero respetando el orden que establece el sistema de juego impuesto por García. El encuentro de ayer sirvió para hacerle saber a San Lorenzo que su expedición en tierras santiagueñas no prescindirá de situaciones de alto impacto. Esto fue solo el comienzo porque Quimsa espera, ansiadamente, la revancha en el estadio Ciudad. La Fusión quiere encontrarle la cura al mal de O´Bannon.

Las estadísticas del juego

Las mejores jugadas del partido

VAVEL Logo