Club Atlético Banfield
Club Atlético Banfield
Football Team
Soccer

Club Atlético Banfield

1896 Banfield


Los inicios del Taladro se dan en la segunda mitad de la década de 1880, numerosas familias de origen anglosajón se radicaron en el pueblo de Banfield. El 21 de enero de 1896, un grupo de profesionales y comerciantes ingleses residentes en el sur de la provincia de Buenos Aires, decidieron fundar un club al que bautizaron con el nombre del pueblo. A la cabeza del grupo de fundadores estaban Daniel Kingsland y George Burton, primeros presidente y vice. Kingsland era exportador de ganado a Gran Bretaña y Burton un contador graduado en Cambridge (Foto: Diario Sur).

Amateurismo y Primeros años

El club nació como una institución destinada a cumplir un rol social por encima de lo deportivo y como partido inaugural el 26 de enero se disputó un encuentro de cricket, deporte del que era fanático el presidente Kingsland. Hasta que en 1899 lo reemplazó el contador Alfred John Goode, un amante del fútbol.

Ese año se disputó el primer campeonato de fútbol de Segunda División en la Argentina, el cual Banfield ganó aventajando por un punto al equipo de la English High School de Alejandro Watson Hutton. Ésta conquista convirtió al club en el único de los que actualmente militan en la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), que fue campeón en el siglo XIX.

Por distintas razones, Banfield comenzó a decaer a partir de 1901, hasta que en diciembre de 1904 fue reorganizado después de que todos sus bienes fueron liquidados para hacer frente a una irremediable quiebra. Luego de algunos ascensos y descensos entre la segunda y tercera división, se reestructuraron los torneos a raíz de la primera escisión en el Fútbol Argentino y el equipo fue catapultado a la Primera División, sin escalas. 

El primer equipo de Banfield hizo excelentes campañas en 1913 y 1914, pero a partir del comienzo de la Primera Guerra Mundial, sus performances comenzaron a decaer porque muchos de sus jugadores que eran de origen británico, se enrolaron en las fuerzas armadas del Reino Unido y marcharon al frente de batalla en Europa.

En 1921, el Taladro ganó el torneo Copa de Honor al vencer en la final a Boca Juniors por 2 a 1. El primer título que obtuvo Banfield en Primera División en su historia. A partir de este momento, George Burton empezó a tomar importancia. Otro verdadero amante del fútbol, quien presidió casi ininterrumpidamente al club, hasta su muerte en 1928. En 1917 el equipo perdió la categoría pero dos años después volvió a ganar el derecho a jugar en Primera División al consagrarse campeón de Segunda, en 1919, venciendo al desaparecido club Del Plata en la final.

Camisetas

En el manual del viajero de 1900, se afirma que los colores de Banfield Athetic Club eran marrón y oro viejo. A causa del origen ferrocarrilero de la mayoría de los socios, se entienden esos colores porque se identificaban con las señales de peligro de las barreras. Continua el libro de la historia de Banfield señalando que en el periodo crítico de los años 1903-1904, las hermanas de Alberto Dehenen, quien fue protagonista importante para que el club no desapareciera, se encargaron de confeccionar camisetas con grandes cuadros rojos y blancos.

En la reorganizacion de 1904 se adoptó el blanco y verde. El periodista Julio César Pasquato consideró posible que el verde se debiera al origen irlandés de alguno de sus jugadores. Desde 1907, la casaca banfileña es verde y blanca a bastones, aunque sufriría distintas modificaciones.

Por ejemplo, gracias a la influencia de la brillante selección holandesa de 1974 “La naranja mecánica”, Banfield introdujo el naranja en su vestimenta. Actualmente, persiste ese color en la camiseta alternativa, siempre mezclado con verde y blanco.

El estadio

La primera cancha del club fue un descampado destinado al pastoreo ubicado a dos cuadras al norte de la estación del ferrocarril, junto a las vías sobre el lado este. 

El Florencio Sola se construyó en 1940 y su nombre es en homenaje a Florencio “Lencho” Sola, dirigente e ilustre presidente de la institución entre los años 1947 y 1954. El 6 de octubre del mismo año de su construcción, se realizó la inauguración con un partido entre Banfield e Independiente. Este último fue quien se llevó la victoria por la mínima. A pesar de esa derrota, los años siguientes serían prósperos para el club: entre 1950 y 1953, Banfield consiguió el récord de 49 partidos invicto, precisamente, en su estadio (Foto: CAB).

A pesar de que el “Taladro”, en esa época, fue considerado como un equipo “chico”, su estadio fue considerado como uno de los que estaba adelantado a la época. Esto se debe a que el Florencio Sola tenía varios detalles y, uno de los más destacados, eran las tribunas de cemento, cosa que varios clubes denominados grandes, aún no habían podido conseguir. Mientras el equipo seguía escribiendo su propia historia en el fútbol argentino, el estadio era utilizado para otros grandes eventos fuera de lo deportivo.

Para el año 2006 se llevaron a cabo varias reformas y, actualmente, presume de palcos, cuatro vestuarios, dos gimnasios de calentamiento previo y dos para los árbitros, sala de antidopaje, dos ascensores, confitería y 24 cabinas para el periodismo. En cuanto a sus alrededores, tiene estacionamiento, entrada individual para los micros tanto del plantel local como el visitante, además de cámaras de vigilancia en todos los accesos al estadio y tribunas.

Recientemente se inauguraron nuevos palcos, vestuarios y cabinas especiales para radio y televisión. En 2019, se eliminaron los alambrados que se encontraban en la tribuna lateral y así se logró habilitar casi 3000 lugares nuevos. Así, la capacidad que posee el “Lencho” es de 34.901 espectadores: 30.600 en populares y 3.301 plateas.

Clásico 

Banfield posee algunos clásicos, pero el más famoso es el “Clásico del Sur”, que es disputado contra Lanús y se lo califica como un clásico moderno. Esto tiene que ver con que su rivalidad es relativamente reciente, comenzando a disputarse a fines de los 80 y principios de los 90. A pesar de esto, se lo considera como uno de los clásicos más atrayentes que tiene el fútbol argentino en estos últimos años, ya que han sabido dar grandes espectáculos de fútbol acompañado por buenos resultados. 

Aunque no es muy abultada, en el historial, el Taladro lleva ventaja. Se jugaron 80 partidos en Primera División: 34 veces fueron las que Banfield consiguió la victoria, acumulando 107 goles. Mientras que Lanús se impuso en 24 oportunidades, con 89 goles convertidos. Los empates se dieron 21 veces. En la Segunda División, se jugaron 22 partidos con 7 victorias de Banfield (36 goles), 8 del Granate (38 goles) y 7 empates.

Aparte, otro de los clásicos de Banfield es el que posee con Quilmes, equipo que le sigue a Lanús en cuanto a cantidad de partidos jugados entre ambos. El Taladro se enfrentó con Quilmes en 25 oportunidades en la Primera División: 14 victorias para Banfield, con 42 goles; 7 ganados de QAC con 26 goles. Hubo 4 empates. Entre estos dos equipos, se han visto la cara más veces en la Segunda División, dejando los siguientes números: 45 partidos disputados; 18 victorias de Banfield, 16 de Quilmes y 18 empates. Esta vez la ventaja de goles se la lleva el “Cervecero”: 78 a favor y 77 gritos para Banfield.

Palmarés

El 13 de diciembre del año 2009 quedará marcado para los hinchas de Banfield. En la Bombonera, consiguieron ser campeones de Primera División del Profesionalismo. El equipo logró el campeonato con 41 puntos. Los dirigidos por Julio Cesar Falcioni, tuvieron como máximo goleador a Santiago Silva, a un joven y prometedor James Rodríguez, al conductor Walter Erviti el mentor y al capitán Cristian Luchetti.

En la temporada cosechó 73 puntos, logrando quedar en lo más alto de la tabla general, sumando el Apertura 2009 y Clausura 2010, ese mismo año disputó Copa Libertadores, en donde quedó eliminado en 8vos de Final por Internacional de Porto Alegre, quien se quedaría con el máximo galardón de orden continental.

Presidentes

A fines de 1938 un grupo de socios le propuso al joven empresario Florencio Sola hacerse cargo de la presidencia de Banfield. El momento era el peor: sin equipo y sin socios, el club estaba al borde de la desaparición, pero Florencio ”Lencho” Sola aceptó el desafío.

Para afrontar el campeonato de 1939 obtuvo el préstamo de muchos jugadores que eran suplentes en Primera y armó un equipo de gran calidad que se consagró campeón obteniendo el derecho a jugar en la división mayor. En 1940, el presidente renovó totalmente al equipo. Con jugadores como Rafael Sanz, Eduardo Silvera, Juan Bautista Busuzzo, Alfredo De Terán, Armando Farro y otros, Banfield hizo una sorprendente campaña y atípica para clubes recién ascendidos, por lo que el diario “El Pampero” bautizó al equipo con el nombre de El Taladro, apodo que pasó a la historia como el seudónimo oficial de la institución. Presidido por Remigio Sola, hermano de Florencio, y luego de una crisis institucional en 1945, el club armó un poderoso equipo para la temporada 1946, que ganó el campeonato en forma aplastante, con una campaña récord que tuvieron que pasar más de cuarenta años para que sea superada.

Luego de 40 años entre ascensos y descensos, en 1998 el empresario Carlos Portell llegó a la presidencia del club y encontró una institución con una situación terminal y anárquica en materia económica. Su gestión se caracterizó por la cautela y la moderación a la hora de administrar el presupuesto del fútbol profesional. Al finalizar su primer mandato, Portell había logrado reducir la millonaria deuda del club a la mitad. Como deuda pendiente quedó flotando el regreso a Primera División, lo que vendría a la brevedad. La temporada (2011-2012) fue extraña, ya que Banfield con uno de los promedios más altos del fútbol argentino, desciende a la segunda categoría sólo cosechando 22 puntos en la temporada, y siendo dirigido por cuatro entrenadores distintos. Foto: Olé.

Con el descenso consumado, en el club se convocan a elecciones, en el que la fórmula “Banfileños” se proclamó y Eduardo Spinosa se convirtió en el presidente. Actualmente, la presidenta es Lucía Barbuto.

Entrenadores y figuras 

Con Valentín Suárez en su quinto ciclo como presidente del club, para la temporada 1992/93 se renovó completamente el plantel. La dirección técnica fue encomendada a Carlos Babington quien depuró el equipo y armó uno nuevo con refuerzos y dos juveniles que explotaron durante el desarrollo de este torneo: Javier Sanguinetti y Jorge Jiménez.

A pesar de contar con un plantel que sobresalía entre los demás, el camino al título no fue fácil y fue necesaria una final en Córdoba ante Colón de Santa Fe en la cual hubo que definir el ascenso con penales. La estadía en Primera División duraría hasta 1997 y no tendría grandes alegrías para los banfileños. Se destacaron las aparición de juveniles como Javier Zanetti y Julio Cruz.

La vuelta a primera se dio en el segundo semestre del 2001 con figuras como José Luis “Garrafa” Sánchez y Carlos Leeb, goleador de aquel equipo, con Luis Garisto como entrenador. 

A partir del Clausura 2003, Julio César Falcioni reemplazó a Garisto y logró algo inédito en más de cien años de historia: que Banfield disputara torneos internacionales. Así fue que “El Taladro” participó de la Copa Sudamericana y la Copa Libertadores 2005. 

El primer semestre de 2005 fue más glorioso de la historia del club a nivel internacional, porque mientras en la Libertadores llegaba hasta los cuartos de final (con jugadores como Barbosa, Leiva, San Martín y Bilos), en el torneo local alcanzaba el sub campenato en el Clausura 2005, fomentando jóvenes como Jesús Dátolo, Renato Civelli y Gabriel Paletta. Mientras tanto, la reserva se coronaba campeona.

En septiembre de 2005, nuevamente el presidente Carlos Portell se impuso en las elecciones alcanzando el 70% de los sufragios. Carlos Leeb, director técnico del equipo campeón de reserva en la temporada 2004/05, se hacía cargo de la conducción del primer equipo, clasificando al equipo para la Copa Sudamericana 2006.

Luego de alcanzar la gloria máxima de la historia del club y, años más tarde, volver a descender, en la temporada 2012-2013, Banfield quedó en la puerta del ascenso. Un equipo nuevo dirigido por Daniel Garnero, que por los malos resultados daría un paso al costado, lo sucedió Matías Almeyda y alcanzó el 4to puesto, en donde lo más destacado fue la promoción de muchos juveniles que comenzaron a tener rodaje en el primer equipo. Para la Temporada 2013/14, Almeyda formó un plantel muy competitivo. Buscando el regreso a la Primera División, retornaron jugadores como Nicolás Bertolo, Nicolás Tagliafico y Enrique Bologna.

Además se sumaron hombres de experiencia como Nicolás Domingo, Nicolás Bianchi Arce y Santiago Salcedo. En el receso de mitad de torneo, regresó al club Walter Erviti. 

La calidad del plantel hizo no solo que Banfield obtenga el título, sino que además valorizara a los jugadores de su cantera como Andrés Chávez, Javier Toledo y Tagliafico. Para 2015, ya con 30 equipos en Primera División el objetivo era regresar a las competencias internacionales. Tras un largo torneo y una Liguilla en la que eliminó a Argentinos Juniors y Aldosivi, el Taladro volvió a clasificar a una copa. En este caso, la Sudamericana 2016. En ese torneo se afirmaron en Primera División valores como Iván Rossi, Jorge Rodríguez, Alexis Soto, Emanuel Cecchini, entre otros. También en ese torneo se dio el regreso de Falcioni a la dirección técnica para reemplazar a Claudio Vivas, quien a su vez había tomado el lugar de Almeyda en 2015.

La temporada 2016/17 tuvo el regreso de Banfield al plano internacional con su breve participación en la Copa Sudamericana. Lo más destacable de ese año fue la gran campaña, sostenida por muchos juveniles y el aporte de referentes como Renato Civelli y Darío Cvitanich que le permitió pelearle el campeonato a Boca y clasificar a la Copa Libertadores. En la temporada 2017/18, Banfield se preparó para afrontar la Copa Libertadores con un plantel competitivo y el regreso de Dátolo. En continuidad con el proyecto de la institución, múltiples juveniles fueron promovidos al primer equipo y otros tantos como Eric Remedi, Adrián Sporle y Julián Carranza lograron convertirse en piezas importantes del plantel. Luego de la participación en la Libertadores, accedió por el sistema de competencia a la fase 2 de la Conmebol Sudamericana, que se disputaría el siguiente semestre.

Más de historia

En 1935 se organizó la actual Asociación del Fútbol Argentino (AFA) y Banfield fue destinado a la Segunda División. Sus campañas fueron pobres, el público lo había abandonado, los socios eran menos de 300 y en 1938 terminó último en la tabla de posiciones perdiendo la categoría. Luego de aceptables campañas en 1942 y 1943, el plantel sufrió notables bajas y el equipo se fue al descenso en 1944. En 1947 Banfield jugó en Primera División con prácticamente el mismo equipo que había sido campeón de Segunda y se salvó del descenso en las últimas fechas. Como Florencio Sola había sido amnistiado por la AFA, reasumió la presidencia en 1948 y armó un nuevo equipo con muchas figuras. Pero estas estrellas no brillaron y el club volvió a evitar del descenso sobre el fin del torneo. No obstante, en 1951, Banfield iba a pelear el campeonato hasta el final, quedando en segundo lugar, solo debajo de Racing Club. 

Después de siete años, Florencio Sola no quiso continuar al frente del club y en 1955 se realizaron elecciones presidenciales por primera vez en la historia de la institución. Se enfrentaron las listas presentadas por las agrupaciones “Tradicionalista” y “Mr. Burton”, imponiéndose la primera. Valentín Suárez, asumió la presidencia del club a fines de 1958. Dado que la desilusión era el sentimiento predominante en una hinchada que había dejado de ir a alentar al equipo, para el campeonato 1959 Valentín Suárez armó un equipo con jugadores de primera división, en su mayoría veteranos. Pero aunque terminó puntero la primera rueda, este “equipo de estrellas” no logró su gran objetivo que era el ascenso. 

A partir de 1960, conducido por Benicio Acosta pero también con el aporte de los grandes conocimientos de fútbol que tenía Valentín Suárez, comenzó un proceso que condujo al ascenso tras una gran campaña en 1962. La llegada de jugadores de la calidad de Ediberto Righi, Norberto Raffo, Oscar López, Luis Maidana y Roberto Zárate, que se complementaron con elementos formados en el club como Adolfo Vázquez, Oscar Calics y Ezequiel Llanos, dio forma a un notable equipo que fue tercero en 1960, segundo en 1961 y primero en 1962. A partir de 1963 comenzó un período de 16 temporadas en las cuales Banfield permaneció en Primera División con excepción del año 1973.

En los primeros cuatro años el Taladro hizo excelentes campañas, terminando séptimo en 1963 y en 1964. Lentamente el plantel se fue renovando. Así llegaron jugadores como Julio San Lorenzo, Anacleto Peanno, Diego Bayo, Nelson López, Rubén Hugo Bertulesi y José Francisco Sanfilippo. Es en 1967 cuando las actuaciones de Banfield comenzaron a declinar aunque vistieron la camiseta albiverde jugadores de gran calidad, como Jorge Carrascosa, Rubén Flotta, Daniel Cantero y José Manuel Ramos Delgado.

En 1969 eludió el descenso a Segunda División luego de ganar un cuadrangular reclasificatorio, pero en 1972 no pudo evitar la pérdida de la categoría. De todos modos el Taladro tardó solo un año en volver a la división mayor. Conducido por la dupla integrada por Oscar López y Oscar Cavallero, el Banfield de Ricardo La Volpe, Hugo Mateos, Silvio Sotelo, Eduardo Pipastrelli y Juan Alberto Taverna se consagró campeón de “Primera B”(Segunda División) en 1973.

Al retornar a Primera, con el paso de los años la actuación del Taladro fue de menor a mayor llegando a un pico de rendimiento en el campeonato Nacional 1976. Con Adolfo Pedernera en la dirección técnica, este equipo contaba con una notable delantera integrada por Félix Lorenzo Orte, Roberto Sacconi, Pedro Raúl Gómez Vila, Miguel Angel Corvo y Miguel González. Pero la alegría duró muy poco, debido a que luego de una discreta campaña en 1977 la actuación del Taladro fue muy pobre durante 1978 y luego de perder un desempate por el descenso ante Platense, volvió a perder la categoría.

Luego de temporadas en las que el equipo no peleó por nada importante, en 1985 llegó al club el director técnico Angel Cappa, quien armó la base del equipo que ganó el octogonal de ascenso en 1987. Pero el equipo fue prácticamente desarmado apenas logrado el ascenso y al cuerpo técnico no se le renovó el contrato, por lo que la campaña terminó en un descenso.

Nuevamente en la Primera División del Fútbol Argentino, al equipo de Banfield le costó acostumbrarse a la nueva divisional. Después de un comienzo complicado, la dirección técnica pasó a manos del uruguayo Luis Garisto, quien asumió cuando el conjunto albiverde parecía condenado al descenso. Pero tras una muy buena campaña en el Clausura 2002 (quinto lugar) no solo evitó la pérdida de la categoría sino que también eludió la Promoción. Además, en el Apertura 2002, se dio el gusto de vencer al campeón (Independiente) y de la goleada memorable a River por 5-0.

El 2007 comenzó con un muy flojo semestre futbolístico para Banfield, arrancó jugando el Campeonato Clausura con Patricio Hernandez de entrenador, pero a las pocas jornadas dejó su cargo debido a los pésimos resultados obtenidos, siendo sucedido interinamente por quien fuera su ayudante de campo “vitamina” Sánchez. Terminó el campeonato Clausura en el 15° puesto. Paralelamente Banfield jugó por segunda vez la Copa Libertadores, no pudiendo superar la primera ronda, obtuvo 2 goleadas de local (4-1 a El Nacional y 3-1 a América de México), pero en el partido clave y decisivo, perdió 0-1 vs Libertad de Paraguay, abandonando prematuramente la copa.

En el Clausura 2008, Banfield obtendría un flojo 12° puesto, aunque curiosamente sería el conjunto más goleador del certamen con 36 tantos y tendría por 2° vez en su historia el Goleador del Torneo (Cvitanich 13 goles) lo que lo catapultaría a ser transferido al Ajax de Holanda en una muy buena suma de dinero, no sin polémica ya que dicha suma nunca fue aclarada exactamente por Carlos Portell, ni tampoco las elevadas comisiones que se llevarían diversos intermediarios. Vencería 0-5 a Lanús en recordado clásico.

El pobre promedio del descenso y la debilitada imagen de Portell, lo obligaron a realizar lo que desde la oposición y la masa societaria en general le pedían, la incorporación de Julio Falcioni como entrenador, ambos limaron asperezas y el entrenador asumió durante el campeonato Clausura en el resultados más importantes fueron las victorias a los equipos grandes.

Ante Boca Juniors e Independiente, en ambos encuentros, marcarían los delanteros orientales Silva y Fernández.

Biografía realizada por Mateo Balbiani y Daiana Morales.