El año de Boca
Boca a pesar de no obtener grandes logros en el año, culminó primero en el Torneo de Primera División. Foto: Prensa Boca Juniors

El año llega a su fin y es hora de realizar un balance de todo lo que jugó Boca y cómo lo hizo. Fue un año duro para los xeneizes que encima pierden a la estrella del plantel, que partió rumbo al fútbol asiático para jugar en el Shanghai Shenshua.

El año a nivel oficial comenzó con la derrota en la Supercopa Argentina, instancia a la que había llegado con la obtención de la Copa Argentina en 2015. El rival fue nada más y nada menos que San Lorenzo de Almagro, quien vapuleó 4 a 0 a Boca, que nada pudo hacer ante la supremacía del equipo azulgrana.

En comienzos de febrero, Boca arranco el Torneo de Transición donde se colocó en la décima posición de la Zona 2 del torneo, lejos del primero Lanús. Tuvo un torneo muy malo y no solo en lo individual sino también en lo colectivo. El conjunto xeneize jamás logró hacer pie en el partido y eso lo llevo a malas actuaciones que transcurridas unas fechas, sentenció el despido de Rodolfo Arruabarrena. En los 3 meses y medio que duró el torneo, el equipo logró llevarse 20 puntos producto de 5 triunfos, 5 empates y 6 derrotas, lo cual justifica el mal torneo realizado por el club de la Ribera.

A la par, Boca disputó la Copa Libertadores en el Grupo 3 junto con Racing Club, Bolívar y Deportivo Cali, donde terminó pasando primero con 12 puntos luego de empatar sus primeros 3 cotejos y ganar los restantes de manera consecutiva. Ya en instancias eliminatorias, el equipo de Guillermo Barros Schelotto sacó a Cerro Porteño al ganarle 2 a 1 de visitante y 3 a 1 de local, Llegó el turno de Nacional de Uruguay, equipo al que luego de empatar en 1 en ambos partidos, le ganó por penales 4 a 3 con una fantástica actuación de Agustín Orión. Después tocó el turno de Independiente del Valle, equipo que eliminó a Boca, tras ganar sendos encuentros por 2 a 1 y 3 a 2.

Llegada la segunda mitad del año, Boca encaró el semestre con un claro objetivo: ganar la Copa Argentina para asegurarse un lugar en la próxima edición de la Copa Libertadores. Aunque lamentablemente el elenco azul y oro fue eliminado en cuartos de final en manos de Rosario Central por 2 a 1. En el camino, Boca había sacado de la competencia a Guemes de Santiago del Estero por 4 a 0, Ramón Santamarina de Tandil por 2 a 1, a Lanús 4 a 2 en la tanda de penales luego de empatar 2 a 2 en los 90 minutos y después llegó el Canalla que detuvo el paso del Xeneize.

En cuanto al torneo largo, a pesar de arrancar perdiendo contra el campeón Lanús por 1 a 0, luego tuvo una seguidilla de 13 partidos sin perder que aún mantiene con 9 triunfos y 4 empates, los cuales lo catapultaron en la cima del torneo con 31 unidades. En cuanto al nivel futbolístico, recién pudo visualizarse una filosofía de juego en los últimos cotejos donde las pruebas de fuego estuvieron en los 3 clásicos de los cuales el equipo del Mellizo se llevó todos. En esta última etapa, apareció Fernando Gago, quien reapareció de su lesión en el Tendón de Aquiles y sin dudas fue el principal hombre del resurgimiento futbolístico de Boca Juniors. Empezó a verse un juego distribuido y limpio en vez de abusar de pelotazos al área contraria para que se arreglen los delanteros o a la espera de que a algún jugador se encienda en una jugada para que termine en gol.

El 2016 no tuvo títulos para Boca pero se terminó de la mejor manera: puntero, con un invicto de 13 encuentros, el clásico a River ganado y dejando buenas sensaciones en cuanto a rendimiento de cara al año que viene. El Guille encontró nombres y funcionamiento que era algo necesario y de ahora en adelante deberán seguir con esa garra, ese hambre de victoria y con el ansia de obtener un nuevo título.

VAVEL Logo