Que sea el punto de partida
Beligoy da el pitazo final. Sava levanta los puños y el público festeja. El Bosque es una fortaleza. Foto: Web Gimnasia

De los últimos seis partidos como local, Gimnasia ganó cinco y empató el restante. Una verdadera fortaleza se transformó el Juan Carmelo Zerillo, en donde el Lobo sumó 16 puntos de los 21 que reúne en la Superliga. Pasó Vélez, Patronato, River, Rosario Central y ahora, San Lorenzo.

En el duelo ante el Ciclón, el equipo que conduce Facundo Sava mostró una cara que todavía no lo había demostrado: ferocidad en la presión sobre el rival, un cierto orden en el retroceso defensivo y mucha movilidad de sus volantes – delanteros en zona de ataque. Así, Gimnasia pudo neutralizar el juego colectivo de su rival, que prácticamente no lo inquietó en toda la noche.

Alexis Martín Arias; Facundo Oreja, Manuel Guanini, Omar Alderete; Ezequiel Bonifacio, Fabián Rinaudo, Lorenzo Faravelli, Nicolás Colazo; Brahian Aleman; Facundo Pereyra y Franco Niell. Los mismos nombres, los que son habituales pero ubicados de distinta manera en relación a cómo venía parándose en cancha el Lobo.

Línea de tres en el fondo (se hacía de cinco cuando San Lorenzo atacaba), dos volantes tapones, Aleman bien suelto y Pereyra acompañando a Niell. Así, Gimnasia tuvo manejo del balón en tres cuartos de cancha y supo arrimarse con cierto peligro al arco defendido por Nicolás Navarro.

El ‘10’ uruguayo, el talento exquisito que tiene Sava en su plantel, volvió a ser la gran figura del tripero. Se movió por todo el frente de ataque, se asoció con todos sus compañeros de ofensiva y otorgó sus habituales pinceladas con la pelota en sus pies. Fue, por lejos, la gran pesadilla para todo el fondo visitante.

Pero además de Aleman, sobresalió la figura de Alderete, por quien la Comisión Directiva hará un esfuerzo económico para comprarle su pase a Olimpia de Paraguay. El zaguero zurdo fue una muralla, impasable por abajo y por arriba. Como si fuera poco, se dio el lujo de salir jugando desde el fondo gambeteando a varios rivales, en una notable demostración de la técnica que posee.

El podio lo completaron Rinaudo, Oreja (otra vez ovacionado) y Pereyra. El “Gordo” fue titular por primera vez en su segundo ciclo en el club y convirtió su primer gol. Pero también evidenció una clara mejora futbolística y física, ya que corrió a todos los rivales que estaban en su zona para recuperar la pelota.

El esfuerzo de mis jugadores me puso la piel de gallina”, afirmó Sava en conferencia de prensa. Mucha razón para el “Colorado”, que de a poco le va imponiendo su estilo a un equipo que no lo formó en su totalidad.

Pasó un tibio San Lorenzo, que ni por asomo pareció un equipo que necesitaba llevarse los tres puntos de La Plata para seguir de cerca al líder del campeonato. Sin embargo, esto no debe restarle valor al triunfo tripero, que supo confundir a su rival, maniatarlo en todos los sectores del campo y demostrarle que en el Bosque manda el Lobo.

Gimnasia consiguió un triunfo que son de esos que te levantan la moral. Al torneo le quedan diez fechas y el Lobo se encuentra expectante para poder clasificar a alguna copa internacional. Con una distancia de seis puntos (Colón sería el último clasificado a la Sudamericana), la ilusión está más que fuerte. En la próxima parada como visitante ante Temperley deberá plasmar lo mismo que hace en su propio reducto si es que quiere despegar en el campeonato. Que sea el punto de partida para poder aullar fuera de La Plata. Ese es el próximo paso.

VAVEL Logo