Próximo desafío: Recopa
Al Oso Pratto se le abrió el arco: doblete que no alcanzó (Foto: Crónica).

Próximo desafío: Recopa

River hizo todo lo posible para seguir en la Copa de la Superliga, pero la mala noche en Tucumán y el gol de visitante lo dejó afuera de esta competencia. Cayó de pie y ahora, antes de las vacaciones, el Millonario va por Atlético Paranaense.

diznico01
Nicolás Diz

En una de las mejores noches de la era Gallardo, River entregó una exhibición de fútbol, juego y goles, muy similar a la reciente goleada a Aldosivi por esta misma Copa de la Superliga en la fase pasada. Terminó 4-1, pero igualmente los jugadores se marcharon cabizbajos. Porque el resultado global contra Atlético Tucumán fue 4-4 y el Decano avanzó a la semifinal gracias al Glo de visitante. Ese gol que River no hizo en el José Fierro, donde fue vapuleado por 3-0. El gol de Toledo en el Monumental fue el que sentenció todo: River tenía que convertir tres más, le faltó solo uno.

Más allá de esta eliminación, hay mucho para rescatar del equipo de Marcelo Gallardo, que en dos días cambió la cara totalmente, ante su público y teniendo en cuenta el resultado tan adverso en la ida. La explosión de mitad de cancha en adelante fue elocuente: Ignacio Fernández metió un golazo de taco para abrir la cuenta, Nicolás De La Cruz y Camilo Mayada estuvieron muy activos, y volvió en gran nivel Milton Casco, ya recuperado de su fractura de clavícula, jugando con la confianza de ser el 3 titular. En cuanto a los delanteros, ya quedó relegado Rafael Borré y el dueto ofensivo actual se compone de Matías Suárez y Lucas Pratto. El Oreja anotó el 3-1 parcial que le dio vida a River tras el descuento tucumano, y el Oso fue la gran figura marcando goles tantos, el del 2-1 y 4-1 definitivo.

No hay que soslayar que el Muñeco no pudo contar con Julián Álvarez ni Cristian Ferreira, ambos convocados al Mundial Sub 20. Entre la doble competencia de este semestre y las lesiones frecuentes de varios titulares, el DT se las ingenió para lograr que el equipo sea siempre protagonista, capitalizando las ocasiones de gol: en el Monumental, River lleva 10 goles convertidos en los últimos dos partidos jugados. Y pudieron ser más, pero los palos y Luchetti lo impidieron.

También se destacó Franco Armani, quien tuvo una noche de pesadilla en Tucumán. Se redimió atajando un mano a mano a Barbona con el partido 1-0, y poco pudo hacer en el tanto de Toledo. Las desatenciones defensivas puntuales costaron muy caro. Ese gol opacó la gran producción futbolística. 

Ahora bien, el semestre no termina aún: el 22 y 29 de mayo se jugarán los partidos por la Recopa Sudamericana ante Atlético Paranaense, la ida en Curitiba y la revancha en Buenos Aires. Es la gran chance para encarar estos partidos con una semana de descanso. Es para terminar esta primera parte de 2019 con otro objetivo: agrandar la vitrina internacional. Después vendrán las vacaciones, la Copa América y Cruzeiro.

VAVEL Logo