Súper empate en el clásico
Los jugadores de Boca celebrando el primer gol. | Fuente: Boca Jrs. Oficial

River Plate dominó desde el inicio, pero en todo momento mostró debilidades defensivas. El conjunto de Marcelo Gallardo ofreció su habitual versión y con algunas dificultades se impuso en el juego. Le faltó conexiones de mayor calidad, profundidad y determinación en gran parte del partido. Supo aprovechar el momento en el que Boca se quedó con 10 jugadores debido a la insólita actitud de Jorman Campuzano. A partir de la superioridad numérica, River fue muy superior durante algunos minutos y consiguió dar vuelta el partido.

Villa celebrando el segundo gol de Boca. | Fuente: Boca Jrs Oficial
Villa celebrando el segundo gol de Boca. | Fuente: Boca Jrs Oficial

 

Con poco Boca hizo el negocio. Siendo prudente y contundente, manteniendo el orden y sin invertir todos sus efectivos, el xeneize le dijo a River que pretende cambiar la historia que se viene dando en el último lustro.

Siempre que encontró espacios, provocó peligro en el arco de Franco Armani, con un Sebastián Villa excepcional que claramente fue la figura del clásico. El colombiano colaboró de la mejor forma en tareas defensivas para tapar la proyección de Gonzalo Montiel y, además, fue un constante peligro cuando River concedía lo más mínimo.

La celebración de Boca. | Fuente: Boca Jrs Oficial
La celebración de Boca. | Fuente: Boca Jrs Oficial

 

Sufrió, pero estuvo a la altura. El grupo dirigido por Miguel Ángel Russo se siente seguro defendiendo en un bloque bajo muy hundido con gran respuesta de sus marcadores centrales. Aun así, es evidente que debe mejorar en la recuperación del balón e incrementar su protagonismo sea cual sea su adversario. Las dificultades y errores del equipo se evidenciaron en todo momento. No obstante, Boca mostró actitud para no perderlo cuando parecía que todo se había dado vuelta y, con varios suplentes desplegó una intensidad magnifica para plantarse ante el mejor del continente.

La diferencia entre ambos es clara. Uno se siente protagonista y el otro determinante. Boca en cuestión de un año -desde que volvió Russo- se siente a la altura de poder competir a un grupo muy engranado que siempre busca la victoria. Para Boca la esperanza de revertir el pasado pasa por dar un gran golpe. ¿Se dará en el Maracaná?

RESUMEN DEL PARTIDO: BOCA 2 RIVER 2

 

VAVEL Logo