La máxima goleada en La Boca: ¿Podrá repetirse?

El 2 de marzo de 1980, River hacía historia en la Bombonera: goleaba a Boca por 5 a 2 con dobletes de Ramón Díaz y Juan Ramón Carrasco, y con la anotación restante de Oscar Ortíz, mientras que el local lo hacía con Randazzo y Perotti.

La máxima goleada en La Boca: ¿Podrá repetirse?
El 11 titular de River posaba para la prensa antes del inicio del partido. (Foto: Web)

Si hablamos de partidazos y de recuerdos superclásicos, éste debe ser uno de los más importantes para los de River, y más fatales para los de Boca. Corría el año 1980 y el 2 de marzo se jugaba la cuarta fecha del torneo Metropolitano; con ella, el cruce más histórico y apasionante: el Superclásico del fútbol argentino. Ese año, no sólamente el Millonario salió campeón, sino que consiguió la mayor goleada a Boca de visitante venciéndolo 5 a 2 en la Bombonera.

El equipo comandado por Ángel Labruna, prócer Millonario, se hizo del partido con goles de Ramón Díaz y el uruguayo Juan Ramón Carrasco, los cuales marcaron dos goles cada uno, mientras que el restante fue de Oscar Ortíz. El local, convirtió por medio de Carlos Randazzo (el 1-1) y Hugo Perotti (el 2-5).

Con el arbitraje de Juan Carlos Ponfil, en aquella trascendental tarde el Xeneize formó con Gatti; Pernía, Sá, Capurro, Bordón; Zanabria, Mouzo, Salinas; Coch, Randazzo y Perotti. Mientras que para la vereda de enfrente, se alistaron Fillol; Saporiti, Pavoni, Passarella, Tarantini; Juan José López, Merlo, Carrasco; Commisso, Ramón Díaz y Oscar Ortiz.

¿El partido? En la primera parte todo fue parejo, a pesar de que River abrió el marcador a los once minutos con un remate de Ramón Díaz. Sin embargo, Boca logró la igualdad con un tanto de Carlos Damián Randazzo.

La segunda mitad fue un auténtico festival riverplatense: en apenas 24 segundos, Carrasco recibió un pase del Pelado Díaz y definió con categoría ante el achique de Gatti. Después, fue el Negro Ortiz quien aumentó la ventaja a los 10'. A los 30', repitieron Carrasco -de tiro libre- y luego el Pelado Díaz, las dos figuras innatas del duelo.

En ese momento, se consumada un 5-1 escandaloso que silenció a toda la tribuna azul y oro, y que alimentó a la visitante. Ni siquiera el tanto de Perotti de tiro libre pudo anestesiar la fatídica derrota de los Xeneizes.

Pitazo del árbitro e historia: River goleó a Boca por 5 a 2 en la Bombonera, la mayor goleada de visitante y registro que aún se mantiene.