Santa Fe alcanzó la octava dorada
Foto: Colprensa

Bogotá, 21 de diciembre, 5:30 pm, estadio Nemesio Camacho 'El Campín', colmado de solo hinchas del Independiente Santa Fe. Luis Sánchez entregaba el pitazo inicial y el compromiso arrancaba. Los de Hernán Torres replegados al ataque, tenía la posesión mayoritaria de la pelota; en cambio, el conjunto cardenal, opuso una doble línea de cuatro, como en Medellín, y cortaba los circuitos de juego del poderoso de la motaña.

Pacto de no agresión en la primera parte

Independiente Medellín no descansaba de atacar. El control del juego del cuadro antioqueño reposaba en los pies de Marrugo y Hernández. Sin embargo,  el trabajo de Arias y Torres fue providencial en el centro del campo. Medellín se ahogaba en un 'mar rojo' cuando atacaba

Acumulaban oportunidades los dirigidos por Torres. A los 17 minutos, Diego Herner cabeceaba dentro del área, marcaba el gol en su mente, pero lo desperdiciaba de nuevo. En el ecuador del primer tiempo, Yorley Mena remató ante Vargas, pero este salvó. Luego, probó Vladimir Marín desde media distancia, la pelota viajó directamente al larguero. Se estremeció la pórtico de Vargas, así como los miles de corazones que vibraban con el partido. 

Un primer tiempo movido pero sin goles el placar. Sánchez decretó el final para ir al descanso de 15 minutos. 

Júbilo cardenal 

El epílogo de esta historia iniciaba. La cronología de los hechos, parecía repetirse. Hasta que una pelota cayó desde el cielo de Bogotá ante los pies de Luis Carlos Arias. De aire, casi sin dejarla caer, impactó de zurda el cuero desde fuera del area y lo mandó a la base del poste defendido por Bejarano. Quiebre del pacto de no agresión, el cardenal rompía con los esquemas del juego,  1-0. 

Medellín empezó a trabajar el partido. Darío 'El Chusco' Sierra reemplazó a Hernán Torres que fue expulsado del compromiso. El poderoso no podía permitir que la diferencia se ampliara y por ello, siguió buscando el descuento, con más lucha que claridad. 

La tenencia del balón era del Medellín pero Costas -técnico de Santa Fe- no dejó que cayera el muro formado por dos líneas de cuatro. Cano se diluyó, Marrugo tenía que venir a encontrarse con el balón muy lejos del area y los 'wings' no aportaban mucho a la ofensiva. 

Sin embargo, el premio a tanta entrega llegó en el compendio del encuentro. Centro de Vladimir Marin, Cano entregó pase de pase de cabeza a Mosquera que de la misma forma, marcó el empate, en este compromiso. En el global, Medellín estaba un solo gol de mandar a los penal la serie final. 

El pitazo final de Sánchez se escuchó en todos los rincones del Campín. Los descibeles se elevaron al máximo gracias a los gritos de alegría de los cerca de 48.000 espectadores, que suspiraban el octavo título de Santa Fe. Gustavo Costas se convierte en el técnico que ha ganado campeonatos nacional en la mayoría de los equipos que dirigió en sudamerica. El presidente de Santa Fe, Cesar Pastrana, ahora es laureado por su desempeño en la dirigencia. Los jugadores, se ganaron un espacio en la historia. Ahora, el cardenal estampará la octava estrella dorada en su roja solapa. 

VAVEL Logo