28 de junio de 2014: Júbilo Inmortal
Fotomontaje: Karoll Pineda (VAVEL.com)

El 28 de Junio de 2014, marcaban los calendarios, en Colombia, era un día especial porque la Selección Colombia enfrentaba a Uruguay por los octavos de final de la Copa del Mundo. Sin embargo, nadie visionaba que un día con este, podía terminar como uno de los hitos en la historia del deporte colombiano.

El pueblo sumergido en el efecto mediático que produce la actuación de la Tricolor en Brasil 2014, se volcó a ver, a la Selección, hacer historia en las Copas del Mundo. Un partido soñado, jugado en el mítico 'Maracaná' de Rio de Janeiro, Colombia estaba a las puertas de instalarse por primera vez, en cuartos de final del Mundial.

La historia arrancaba a las 15:00 horas de Colombia, era el momento para los muchachos de crear su propio 'Maracanazo', al frente tenía a una selección dolida, con hambre de victoria y revancha.

Iniciaba el partido, mas de 70.000 espectadores en el templo del futbol de Brasil, la mayoría eran colombianos, presenciaban un momento inolvidable para este país, que ha sufrido tantos años de desgracias y hoy, vemos como nos unimos en un solo grito de "gol".

Sobre el minuto 28, aparecía un hombre de poca edad pero una madurez, futbolística, envidiable. Lleno de técnica y fortaleza, marcado con el '10' en su espalda, que ondeaba debido al viento proveniente de las playas de Copacabana. Ese era, James Rodríguez,  dormía a la "Brazuca", con la misma delicadeza que carga a su hija Salome, en su pecho, se daba media vuelta y desde fuera del área colgaba la pelota en el ángulo donde solo los grandes pueden llegar. Muslera, volaba pero no podía ahogar el grito de gol de más de 45 millones de colombianos, que cantaban a puro pulmón en todo el país, el gol que fue el mejor de la Copa del Mundo.

El grito de gol retumbaba en todo el país, llegando hasta sus límites pero no se quedo allí. En Houston, Texas, tres colombianos se alistaban para competir en otra disciplina deportivas, el automovilismo. Carlos Huertas, Juan Pablo Montoya y Carlos Muñoz, era la cuota colombiana en el circuito de Houston, en la Indy Car Series.

En Brasil, Colombia y Uruguay, llegaban al final del primer tiempo.

Arrancaba la segunda parte del partido en Brasil, Colombia controlaba los hilos del partido y manejaba la pelota, por otra parte, Uruguay trataba de buscar a toda costa el empate y estiraba su equipo para hacerlo. Esto, le permitió a Colombia encontrar espacios en la parte ofensiva y eso lo aprovecharon los guerreros comandados por Pekerman.

Abel Aguilar, filtraba un pase para que Armero desequilibre por el costado izquierdo. El de Tumaco, se quitó dos marcas charrúas, y con espacio, metió un centro al segundo palo. En ese sector, atacando la espalda de Godin, llegaba Cuadrado que bajaba, de cabeza, el balón a centro del área chica. Allí, se encontraba el nuevo ángel de Colombia, con el '10', el mismo que marcó el primer gol, James Rodríguez, que daba la oportunidad para la euforia colectiva en Colombia. La Tricolor, se clasificaba parcialmente a los cuartos de final.

En el circuito de Houston, arrancaba la carrera, los colombianos buscaban la victoria. Los motores retumban y los neumáticos eran protagonistas.

El país, seguía pendiente solo del futbol. Mientras en Santo Domingo, Republica Dominicana, Darley Pérez, boxeador colombiano, con varios meses de preparación, tenía la oportunidad de coronarse campeón mundial de Boxeo.

El futbol en Brasil, llegaba al final, eran las 17:00 hrs en Colombia. Era una fiesta en todo el país, Colombia hacia historia al clasificarse por primera vez a los cuartos de final en la Copa de Mundo, absoluta. Un pueblo unido en aires de gloria, agradecida con un grupo de 23 futbolistas, que aman a este país y dan ejemplo de compañerismo, de amistad y que para llegar lejos, hace falta quererse como familia.

La carrera del Indy Car, seguía, avanzaba y estaba en su recta final. Los colombianos eran los protagonistas, a la cabeza iba Carlos Huertas. El segundo puesto, era peleado entre Juan Pablo Montoya y Carlos Muñoz, los dos colombianos, trabajando arduamente y haciendo trabajar a toda máquina a su carro.

Mientras en Republica Dominicana, el vendaje de Darley Pérez, se iba preparando, la táctica del combate preparada por su entrenador, Orlando Pineda, para enfrentar al local y campeón, Argenis López.

La carrera del Indy Car finalizaba, Colombia recogía un nuevo triunfo en el automovilismo, el podio del circuito de Houston se tiñió del tricolor patrio, la bandera ondeando en lo más alto, gracias a los jóvenes promesas Carlos Huertas (primer lugar en la carrera), Carlos Muñoz (tercer lugar en el podio), y la experiencia y bagaje de Juan Pablo Montoya (segundo lugar en la competencia).  

Eran las 20:00 hrs en Colombia, la alegría se apoderaba del país, celebrando la victoria de la Selección, poco se había enterado de lo sucedido en Houston y muchos menos, sobre la pelea de Darley Pérez en Dominicana.

Darley Pérez, a las 22:00 hrs en Colombia, se subía al cuadrilátero con la ilusión de coronarse campeón del mundo. Se disputaba el titulo de la AMB, peso ligero (135 Lbs.), estaba de visitante, los únicos acompañantes era su equipo de esquina en el lugar de la pelea, el publico volcado a favor del púgil dominicano, se tornaba el escenario perfecto para lograr una nueva hazaña.

Pérez, a pesar de no haber comenzado de la mejor manera, a partir del sexto asalto comenzó a soltar los mejores golpes y pudo remontar la pelea, en las tarjetas de los jueces que al final de la contienda marcaron 117-111, 116-112 y 116-112, para darle la victoria al antioqueño por decisión unánime. Darley Pérez, el hijo de San Pedro de Uraba, se coronaba campeón mundial de boxeo de la AMB en el peso ligero. Con este, Colombia, reunió un total de 46 titulo mundiales.

Colombia, a las 23:00 hrs, habría obtenido el acumulativo de victorias que hacen de este día -28 de junio-, uno de los más importantes para el deporte colombiano en general. Un campeón del mundo en Boxeo, un podio teñido del tricolor y una selección inolvidable que enamora a todos, en Brasil.

Colombia tuvo un día llego de gloria y que merece entonar a todo pulmón el coro del himno nacional y escribir con letras mayúsculas su frase que mejor describe este día, ¡Júbilo Inmortal! 

VAVEL Logo