50 años de una gran hazaña
Isidro Herrera, insignia del béisbol colombiano. / Fotos tomadas de: eluniversal.com.co

En el más histórico escenario del béisbol en Colombia, el estadio 11 de noviembre, se rendirá homenaje a algunos jugadores de aquella plantilla que se alzó con el título de campeones mundiales de béisbol el 27 de febrero de 1965 y a dos jugadores del equipo colombiano que logró la misma gesta 18 años antes, en 1947. 

"Usted mañana va a lanzar. No se lo diga a nadie. Váyase para su casa con su familia y lo espero a las nueve de la noche", fueron las palabras que el cubano Tony Pacheco, manager de aquella gloriosa selección, le mencionó al novato lanzador de 17 años Isidro Herrera un día antes del tercer y definitivo partido de la final de la Copa Mundial de Béisbol de 1965.

Era una decisión excepcional ya que, Isidro, quien ni siquiera había cumplido la mayoría de edad y aún no terminaba su bachillerato, iba a ser lanzador abridor de la final de una copa mundial, cuando habían dentro de esa plantilla jugadores de mucho más recorrido dentro de ligas nacionales.

Cuenta Herrera, 50 años después de la hazaña que lo inmortalizaría en la historia del béisbol colombiano, que antes del partido, cuando se dispuso la selección a realizar la prática ofensiva preliminar al encuentro, la broma de unos de los más veteranos del equipo le hizo creer que no iba a ser el lanzador inicial como se le había prometido y esto hizo que el novato rompiera en llanto. Sin embargo, luego del momentáneo desconsuelo, el receptor Gerardo ‘Pájaro’ Guzmán y el manager Tony Pacheco le confirmaron que sí sería el pitcher abridor y lo llenaron de la confianza y seguridad necesaria. 

Esa noche, ante 20.000 aficionados reunidos en el estadio 11 de noviembre en Cartagena, entre ellos su padre y tres hermanos, Isidro Herrera jugaría un partido brillante permitiendo solo dos hits en el sexto y octavo episodio. Un gran resultado teniendo en cuenta la versado line up mexicano que debió enfrentar.

El nacido en el barrio Getsemaní de Cartagena, el 20 de abril de 1947 (curiosamente el mismo año en que el primer equipo colombiano se coronó campeón mundial de béisbol), fue apodado después de aquella gloriosa noche como ‘El chiquillo del brazo de oro'. 

“El primer juego de la serie final lo perdimos 8-3 con pitcheo de Ascención Díaz, el segundo lo ganamos 9-4 con el lanzador Rafael Castro y el último lo gané yo (4-0), que apenas tenía 17 años”, recuerda Herrera quien hoy tiene 68 años y cuenta con el invaluable reconocimiento y aprecio de la gente. 

La nómina para la historia 

‘El chiquillo del brazo de oro' recuerda perfectamente aquella nómina campeona que escribió con letra dorada una página en la historia del deporte colombiano: "Gerardo Guzmán (q.e.p.d.), catcher; Guillermo Rodríguez, primera base; José M. Corpas, campocorto; Ubaldo Salinas, segunda base; Martín Austin, tercera base; Óscar Luis Gómez, jardinero izquierdo; Luis De Arco, jardinero central; Tomás Moreno, jardinero derecho y este pecho, Isidro Herrera, lanzando”. 

VAVEL Logo