Caída libre en 69 días
Foto: laligaaguila.com.co

Por gravedad, todo lo que sube tiene que bajar. En fútbol, tan rápido como salga el balón de un lugar, regresará. Real Cartagena ha tenido la caída libre más extensa y estrepitosas de los últimos años, cuando en realidad, parecía que la habíamos conocido a principio del presente año, pudiendo suplir a muchas.

Hace 69 días, Real Cartagena, el 21 de abril, vencía a Bucaramanga por 2-0, la jornada 10 del campeonato de ascenso. En esa noche, anotaron Wilder Medina y Esnaider Salinas. El conjunto ‘heroico’ era dueño del primer lugar del Torneo Águila, por encima, en puntos y clasificación, del equipo ‘leopardo’.

Lo anterior, fue un espejismo. Un momento efímero, del cual, no queda rastro. Desde entonces, Real Cartagena encaró seis fecha consecutivas sin lograr el triunfo en el torneo de Segunda División. Su récord, tras dichos encuentros, fue de cinco derrotas y un empate; rendimiento de 5.6%, obtuvo una unidad de 18 posibles. En la tabla de posiciones, descendió una casilla por cada jornada, pasando del primer lugar al sexto en seis compromisos.

Lo disciplinario, no se fugó del escenario. Wilder Medina renunció al Real Cartagena, el 19 de mayo, alegando tener una lesión que lo marginaba para seguir compitiendo. La lengua atrevida prolongó un rumor. Lo cierto, es que el equipo perdía una pieza clave en la maquinaría y poco a poco, se iba devaluando.

Para colmo de males, el 25 de mayo, en Cartagena se confirmaba la noticias de la renuncia del técnico John Jairo López, la razones primarias era el bajo rendimiento del equipo; nos equivocamos. El problema trascendió a las oficinas del club y se ventiló todo. El cruce de palabras del presidente del Cartagena, Rodrigo Rendón, y el timonel vallecaucano, provocaron que el equipo acabara por desestabilizarse.

Sus ecos, se vieron reflejados en Bogotá, tras el 3-0 de América de Cali contra los cartageneros; ese fue un equipo triste y sin alma, era un niño en medio de una pelea entre sus padres. Era un polo a tierra para un conjunto que había logrado un rendimiento que superaba todas las expectativas.

El 9 de junio, se conocía la contratación de Hubert Boderth como nuevo técnico del conjunto ‘heroico’. Amilcar Henríquez firmaba con el cuadro ‘escarlata’ y era la primera baja. Le siguió Yesus Cabrera, un comodín para el equipo y sin dudas, el mejor despliegue de fútbol que podía contar el equipo ‘auriverde’ nacía de él. Lo último, es que Ramiro Sánchez dejó de pertenecer al club, debido a que la situación económica es decadente.

Se terminó de suplir el ‘bololo’ heroico que atravesó el equipo tras los cuadrangulares de ascenso, realizados a principio de este año. En menos de tres meses, se perdió el control del club, en su parte técnica, administrativa y deportiva. En medio de una niebla espesa, donde no puede ilustrar el horizonte, irá cayendo libremente hasta tocar fondo. Para entonces, nadie sabrá cómo será la situación, pero sin dudas, puede ser la pérdida total de las opciones de ascender a la Primera División.

VAVEL Logo