Un respiro de tres puntos
Hárrison Otálvaro vuelve a marcar ante Tolima. Foto: Millonarios

Miércoles en la noche y con el frío característico de la capital del país, Millonarios llegó a El Campín con la necesidad de ponerse al día con el calendario y la obligación de sumar tres puntos si quería seguir con las esperanzas de clasificar.

Con la novedad de 17 convocados, el técnico Rubén Israel tomó la decisión de enviar a la tribuna a Omar Vázquez y darle la oportunidad de iniciar a Hárrison Otálvaro en el medio campo.

Foto: Millonarios

Sin Déiver Machado quien se encuentra con la Selección Colombia sub - 23, el reemplazo del chocoano fue Luis Mosquera de quien no se tenían gratos recuerdos, por una expulsión que sufrió fechas pasadas.

Los himnos sonaron y el árbitro dio el pitazo inicial, Millonarios tenia que ganar pero al frente se encontraba un rival bastante difícil, el Tolima comandado por Estrada, que trabajaba por ampliar su diferencia y entrar al grupo de los ocho.

Desde el primer minuto se vio un Millonarios que no brillaba en su juego ofensivo pero se le veía ordenado en sus líneas, un aspecto que ha mejorado con la llegada del profesor Israel al club.

El trabajo de Nicolás Vikonis no fue tan exigente como en otras ocasiones, cada jugador sabía que lo principal eran los tres puntos a como dieran lugar par respirar en el campeonato.

Así que Romero se juntaba con Ochoa y por el sector izquierdo la pareja era Mosquera y Silva, por el sector derecho llegó un centro y Silva, quien jugaba por el otro sector, decidió entrar por el centro y cabecear el balón, el portero paraguayo lo envió al tiro de esquina y fue la primera opción para Millonarios.

El partido no tuvo muchas opciones el Tolima lo intentó con la pelota quieta y con las ideas de Estrada se acercaron al área del embajador pero la defensa controló bien, el papel de los centrales fue destacado y la primera línea de volantes se juntó más para ver un Millonarios compacto.

La luna alumbraba El Campín y anunciaba que el final de la primera parte estaba cerca, Otálvaro quien hacía buen partido lanzó un pase a Mosquera que recibió y fue derribado por el rival, tarjeta amarilla y balón parado para Millonarios.

A buscar el juego aéreo subieron los hombres altos, Cadavid y Henríquez eran los jugadores a referenciar pero Hárrison tenía otros planes, el juez autorizó el cobro y el número 20 de Millonarios con fuerza anotó el primer tanto de Millonarios.

Gol de Millonarios