Volvió la hinchada visitante al Atanasio para presenciar otro triunfo verde
Nacional cumplió con diez jornadas sin recibir gol. Foto de Colprensa

La ciudad de Medellín volvió a creer en el fútbol en paz, esta vez permitiendo el acceso de los hinchas visitantes al espectáculo deportivo. Con un marco lleno de color, bombos y banderas, más de 24.000 hinchas se dispusieron a recibir el encuentro entre los dos campeones de la Copa Libertadores por Colombia.

El primer tiempo empezó como siempre en el Atanasio, Nacional se apoderó del balón y fue dominando posicionalmente al rival. Once Caldas se plantó bien, distribuyó las marcas y aguantó en su propio campo, apostando al contraataque.

El desarrollo del encuentro fue pasivo, el foco estuvo en el medio del campo, donde las aproximaciones más claras por parte del local estuvieron marcadas, irónicamente, por recuperaciones en campo propio y transiciones rápidas. Aldo Leao, gracias a su inagotable talento y despliegue físico, fue quien más intentó construir jugadas para conseguir la anotación en la primera parte.

Las aproximaciones del local tuvieron como resultado malas decisiones a la hora de definir o romper líneas. Gonzalo Castellani pasó una mala noche, perdió balones en salida y no pudo desequilibrar cuanto tuvo las opciones de gol en sus pies. El empate fue un resultado justo al finalizar la primera parte.

En el segundo tiempo los visitantes salieron con deseo de victoria, a partir del orden defensivo y las transiciones rápidas, donde no se conducía mucho, Once Caldas generó tres opciones claras de gol, las cuales siempre tuvieron como obstáculo a Fernando Monetti, figura del partido. El arquero verde no solo estuvo presente bajo los tres palos para evitar anotaciones, sino que provocó, con su saque, varias jugadas de peligro a favor de Nacional.

La anotación que dejó a los 'verdolagas' líderes e invictos llegó por una jugada individual y aislada de Steven Lucumí. En el momento donde Once Caldas parecía ser el dueño de las acciones, apareció el talento individual, por lo que puede pagar de más un equipo como Nacional.

Lucumí desbordó por banda izquierda, enganchó hacia el medio para que todos pasaran de largo, condujo en diagonal y disparo al segundo palo, dejando sin opciones a Cuadrado. Después, Nacional controló y Once Caldas se vino abajo, la frustración de recibir un gol cuando mejor estaba jugando hizo que el conjunto vestido de gris bajara los brazos.

Los dirigidos por Jorge Almirón son primeros de la liga con 34 puntos, están clasificados anticipadamente y piensan ya en comandar hasta el final al grupo de ocho. El próximo martes deberán enfrentar a Bolívar por Copa Libertadores, con la intención de clasificarse y de igual manera que en la liga local, comandando su grupo.  

VAVEL Logo