Atlético Nacional empató y
clasificó ante un 'Huracán de faltas y agresividad'
Foto: @nacionaloficial

En el partido disputado en el Estadio Tomás Adolfo Duco, Huracán le hizo gala a su nombre en los factores agresividad, violencia y fricción. Mientras que Nacional, cayó en la trampa y no disfrutó del compromiso, pero sí lo disputó, compitió y tuvo valentía para soportar la revolución con la que iba a cada pelota su rival.

Una vez iniciado el encuentro, el equipo dirigido por Juan Carlos Osorio trató de ejecutar su juego, pero esto le fue imposible debido a un rival que fue un ‘Huracán de faltas y agresividad’.

El equipo argentino entendió que con argumentos futbolísticos le iba a ser difícil competir ante Atlético Nacional.

Y por eso, Huracán planificó y ejecutó un partido físico, aguerrido y violento donde dejó la sensación de dignidad, apeló a la vergüenza competitiva (en el buen sentido) y se ganó algunos aplausos del poco público que fue al estadio gracias a la ‘gallardía, coraje, fuerza y huevo huevo’ que caracteriza al fútbol argentino.

Sin embargo, fue el equipo colombiano el que pegó primero. Al minuto 15, Gustavo Torres habilita de taco a Cristián Mafla quien manda un centro al área que pega en la mano de un defensor de Huracán. El árbitro no dudó en sancionar penal para los de Osorio.

Andrés ‘El Rifle’ Andrade cambiaría el penal por gol para el equipo verdolaga. De esta manera, el volante llegó a 3 goles y 5 asistencias en tan solo 7 partidos con el equipo más popular de Colombia.

Con el 0-4 en el marcador global, Huracán reaccionó y buscó permanentemente las pelotas divididas, el juego aéreo y la fricción para incomodar a Nacional. En este sentido, logró el empate al minuto 24 luego de un cabezazo de Grimi que no jugaba hace 1 año y terminó siendo el capitán del equipo gracias a su entereza y ganas de competir aun estando golpeado.

Luego del 1 a 1 el partido no se jugó, sino que se luchó y se peleó. Así, el verdolaga lució desconectado (entre otras cosas porque entendía que debía dosificar cargas para el siguiente partido), temeroso y molesto.

Para destacar la fortaleza física de Baldomero Perlaza y Helibelton Palacios. Además de que el equipo terminó completo y sin molestías físicas pese a la cantidad de faltas (con fuerza desmedida) del equipo local.

Finalmente, Atlético Nacional clasificó a segunda ronda soportando un Huracán de faltas y agresividad. El equipo de Osorio deberá esperar hasta el 13 de mayo para conocer su rival. Mientras tanto se prepara para enfrentar el próximo sábado a su rival de patio: Deportivo Independiente Medellín.

VAVEL Logo