Memoria cardenal: cuando el equipo arbitral acudió a la tecnología sin estar permitido
Fotomontaje: VAVEL Colombia

La llegada del VAR (en inglés Video Assistant Referee) al fútbol ha sido objeto de controversia constante entre quienes la defienden por considerar que contribuye a que se tenga más justicia en las decisiones que adoptan los árbitros en el desarrollo de los partidos y quienes se oponen a ella bajo el argumento de que al ser una herramienta manejada por seres humanos, da lugar a las equivocaciones y las actuaciones de mala fe.

En Colombia, esa ayuda tecnológica comenzó a implementarse en la final de la Liga BetPlay de 2019-II. Pero, hay que decir que no era la primera vez que el país se valía de la tecnología en los partidos de fútbol.

El 17 de septiembre de 2000 ocurrió un hecho sin precedentes en ese momento y, por demás, insólito. Se enfrentaron en el estadio Nemesio Camacho 'El Campín' de Bogotá Independiente Santa Fe y Deportes Tolima por la fecha 13 de la segunda vuelta del torneo de ese año. El árbitro central del partido fue Óscar Julián Ruíz del departamento del Meta.

La cámara, recurso de salvación para el equipo arbitral

Transcurría el minuto 11 del primer tiempo cuando Iván López cobró un tiro de esquina en favor del local, Jefrey Díaz cabecea la pelota que golpea en su mano y se mete al fondo de la red. El árbitro Ruíz no tenía una buena visual del delantero santafereño y dio por válido el gol. De inmediato, los jugadores del Tolima empezaron a protestar la decisión.

Francisco Camero, designado como cuarto árbitro para ese compromiso, al ver que Óscar Julián Ruiz se notaba confundido, decidió acudir a la tecnología y revisó la repetición de la jugada en una de las cámaras de la transmisión de televisión ubicada sobre la pista atlética por el costado occidental. Pudo corroborar que Jefrey Díaz había incurrido en una mano previa y que, por tanto, la jugada de gol debía ser anulada.

Acto seguido, Camero le hizo una rápida seña a Ruíz indicándole que la jugada no era válida por la mano de Díaz y el central decide reversar la decisión inicial e invalidar lo que se suponía era el primer gol de Santa Fe en el juego y tenía celebrando a jugadores e hinchas.

Cabe resaltar que, por aquella época, no estaba permitido que los árbitros en cancha acudiesen a ayudas tecnológicas para  la toma de decisiones. Sin embargo, el cuarto árbitro revisó la repetición de la jugada y le avisó al central en cuestión de segundos, lo que pasó inadvertido para muchos, aunque quienes si se dieron cuenta, como el entonces técnico cardenal Fernando 'Pecoso' Castro, protestaron por lo sucedido. Igual, la decisión ya estaba tomada.

Continuó el desarrollo del juego y fue el visitante quien se fue en ventaja con gol de Arley Dinas a los 34 minutos de la inicial. Pero el león no cesaba en su intención de lograr la anotación y esta se haría realidad al minuto 42 por intermedio de Jefrey Díaz. Esta vez sí gol válido. Empate en el marcador y así concluiría la primera mitad.

Para la etapa complementaria, Santa Fe conseguiría rápido la segunda anotación en el partido. El árbitro Ruíz decreta pena máxima en favor del rojo y Edison 'Guigo' Mafla se encarga de cobrar para poner el marcador 2-1. Pese a las intenciones de ambos conjuntos por alcanzar más goles, ello no sería posible y el partido finalizó con triunfo local.

Quedó para el recuerdo y como anécdota la ayuda tecnológica utilizada por el equipo arbitral, cuyos integrantes hoy en día lo reconocen y aseguran que, simplemente, se buscó hacer justicia. Cosas que pasan en el Fútbol Profesional Colombiano... 

VAVEL Logo