Lluvia de realidades en Bogotá: Nacional volvió a perder como
visitante
Foto: DIMAYOR

Cumpliendo con el primer compromiso de ida por los cuartos de final de la Liga, Nacional visitó al conjunto de la Equidad Seguros en el estadio de Techo. Allí, disponiendo de una nómina alterna, pero de igual manera con una buena conformación de talento, el director técnico Alexandre Guimarães planteó una idea de juego que ni en el campo ni con el resultado final se vio respaldada.

Al momento de saltar al campo, el onceno verdolaga se dividía entre cinco jugadores frecuentemente titulares y otros seis de la habitual suplencia. Comprendiendo el contexto del apretado calendario del equipo entre torneo doméstico y Copa Libertadores, lo que se preveía durante toda la semana, se expuso completamente en el momento de pisar el gramado del estadio de Techo.

Ante estas circunstancias, el árbitro central pitó el inicio, y el partido arrancó con un ritmo alto pero también impreciso ante las constantes faltas cometidas por parte de La Equidad. El conjunto asegurador dejó claro desde el arranque sus intenciones de fastidiar al rival y ganar terreno a través del choque y el juego físico como herramientas para hacer valer su localía.

Al minuto 7, Nacional tuvo la primera chance del partido; Jarlan Barrera dispara al arco defendido por Cristian Bonilla, pero el balón se va desviado. El verde de la montaña tiene la primera aproximación del partido, pero sus intenciones se comienzan a esfumar ante la presión agobiante ejercida por los locales.

De esta manera transcurrieron los primeros 20 minutos del encuentro, con un Equidad "machacando" y cortando las intenciones de juego asociativo de Nacional, y llevando al desespero a los visitantes, a través de un descontrol generado por el plan de juego de alta intensidad propuesta por el técnico Alexis García.

Igual que el primer cuarto de partido, el siguiente transcurso del primer tiempo se repartió entre aproximaciones lejanas a portería y faltas repetidas por parte de ambos equipos. El juego siguió disputándose bastante cortado y un plan de juego de Equidad basado en arrestar a un alto ritmo las intenciones de toque y asociación por parte de Nacional.

El cuadro paisa, agobiado, y con las ideas trocadas ante la falta de seguridad y eficacia en el área rival, lograba sostener un empate que, visto en plano de un contexto general, era, al momento, un resultado positivo más allá de lo mostrado en el terreno de juego.

Un segundo tiempo con más de lo mismo

Ya en el segundo tiempo, los primeros quince minutos fueron una copia cuasi exacta de lo visto en la mitad reciente; el balón cruzando de arco a arco, sin manifestaciones claras de gol, pero con el grueso del juego estancado entre la mitad del campo y los laterales de una cancha con dimensiones diferentes a las habituales (esto, ante la participación de Equidad en torneo internacional), que hacían que el juego se hiciera poco vistoso y con intenciones de victoria borradas por el juego pobre en ideas de ambos equipos.

Sin más que choques, roces y vaivén de la pelota continuos, sumados a una actuación criticada del árbitro central, el técnico verdolaga dispone, a los 65 minutos del compromiso, una triple sustitución en su equipo, con aras a refrescar la zona de ataque y así poder adelantarse en el resultado.

No obstante, tan solo un minuto después de que se realizaran los cambios, Equidad, a partir de una jugada ejecutada en transiciones rápidas al ataque en un saque de banda, logró tomar descolocada a la defensa de Nacional y facturar el 1-0 a manos del jugador Hansel Zapata. Baldado de agua para Nacional en una noche de frío y lluvia en la ciudad de Bogotá.

1-0 en contra para seguir con la penosa premisa como visitante

Fueron 66 minutos en los que Nacional, aun siendo inferior a su rival, logró sostener el resultado; sin embargo, lo que drástica pero realistamente se suponía llegó en un momento justo de quiebre para desbaratar cualquier plan del estratega verdolaga. Los 30 minutos restantes, entre tiempo oficial y adición suplementaria no bastaron para que, con más cambios y volcando todo el equipo a la ofensiva, el verde paisa consiguiera un empate que lo dejara con mayor tranquilidad para enfrentar el partido de vuelta.

Finalmente fue 1-0, resultado adverso en la capital de la República. El local Equidad se logró imponer en su patio, y consiguió una mínima ventaja para el partido de vuelta donde oficiará como visitante. Entre tanto, con el amargo de la derrota, Nacional debe pasar rápido la página y pensar en Copa Libertadores, pues deberá viajar a Montevideo, Uruguay, para enfrentar, por la segunda fecha de la fase de grupos del torneo internacional al Club Nacional.

Atlético Nacional, durante la era Guimarães, ha demostrado tener bastantes inconsistencias como visitante, pues registra 13 partidos disputados en esa condición, dejando como resultados tres victorias, tres empates y siete derrotas, con una estadística del 30,7% de rendimiento; números que dejan un gran inconformismo por parte de la hinchada, y que además demuestran el gran desbalance del equipo en los momentos en los que debe salir de casa, su verdadero fortín.  

VAVEL Logo