La era de Bill Russell
Bill Russell, un icono de los Boston Celtics. Fuente: NBA.com

William Fenton Russell o más conocido como Bill Russell fue un legendario pívot de los Boston Celtics. Marcó una era en el mundo del baloncesto, pero sobre todo en la historia del equipo de Massachusetts. Sus trece años en la NBA fueron uno de los símbolos más importantes en la liga tanto por ser un jugador dominador dentro de la zona, como su competitividad, su rivalidad con Wilt Chamberlain, su lucha contra el racismo y sus once anillos. Nunca fue un anotador, tenía dos o tres compañeros que tenían más capacidades que él, pero donde destacó fue en el rebote siendo uno de los mejores reboteadores de la historia de la liga, además era un gran defensor, su capacidad para taponar tiros era extraordinaria.

Primeros pasos

En sus primeros años Bill vio muchos casos de racismo hacia sus padres lo que les hizo mudarse de Luisiana a Oakland. Russell no empezó a destacar en el baloncesto hasta sus dos últimos años de instituto. Cuando tuvo que dar el paso a la NCAA solo la Universidad de San Francisco le podía dar una beca deportiva, y en ese periodo de tres temporadas promedió 20,6 puntos y 20,3 rebotes por partido. KC Jones, compañero de Russell en la universidad, compartiría también equipo en la NBA. Ante un juego muy defensivo, algo que no destacaba mucho entre los pívots de la época, Red Auerbach entrenador por la época de los Celtics, traspaso a Ed Macauley, uno de los jugadores más importantes, a los St. Louis Hawks por el joven pívot. En una entrevista que le hizo Bill Simmons al pívot le preguntó el periodista que si al final hubiera ido a los Hawks que hubiera pasado, y Russell le contestó que no hubiera jugada en la NBA. Esto es debido a que St. Louis era una ciudad muy racista y hubiera complicado mucho la carrera del jugador. Antes de comenzar su etapa en la NBA Bill Russell fue a los Juegos Olímpicos 1956 donde consiguió la medalla de oro.

Primeros años en la NBA

Bill Russell llegó a la liga a mitad de la temporada debido a su compromiso con los Juegos Olímpicos, que se jugaron del 22 de noviembre al 8 de diciembre, y en su campaña como rookie Bill promedió 14,7 puntos y 19.6 rebotes por partido. Cuando llegó al equipo ya había una estrella, Bob Cousy, en la entrevista antes nombrada decía el jugador que cuando él cogía el rebote Cousy ya estaba en mitad de la pista para recibir el pase del jugador. En sus primeros playoffs Russell llegó a la final y se enfrentó a St. Louis Hawks, justamente al equipo que iba a ir si el traspaso no se hubiera realizado. Los Celtics ganaron a los Hawks y consiguieron el primer anillo de su historia, en ese momento comenzó la era de Bill Russell. En su segunda campaña el jugador llegó a su primer All-Star, además consiguió su primer MVP de los cinco que iba a obtener en su carrera, pero iba a estar en el segundo quinteto de la liga, algo normal en esa época. Con todo esto, los Celtics llegaron a las finales donde jugaron otra vez contra los Hawks, pero esta vez los de St. Louis se llevaron el anillo con un gran Bob Pettit. Al siguiente año los Celtics volvieron llegar a las finales y está vez se lo llevaron por un 4-0 contra los Minneapolis Lakers.

La rivalidad Russell-Chamberlain

En la temporada 1959/60 llegaba a la NBA Wilt Chamberlain, un jugador que iba a marcar muchos récord en la competición. La rivalidad entre ambos jugadores marcó los siguientes años de la liga, siendo una de los mejores enfrentamientos entre dos jugadores. Wilt no llegó hasta el año 64 a las finales de la NBA debido a que él jugaba en la Conferencia Este y Bill solo le dejó ganarle una vez en playoffs. Ellos dejaron claro en algunas entrevistas que nunca hubo rivalidad sino que eran competidores, dentro y fuera de las pistas los dos jugadores eran muy buenos amigos. Cuando fue el funeral de Chamberlain, Bill fue uno de los que dijeron unas palabras sobre el legendario jugador.

Bill Russell y Wilt Chamberlain dos amigos dentro y fuera de las pistas. Fuente: NBA.com
Bill Russell y Wilt Chamberlain dos amigos dentro y fuera de las pistas. Fuente: NBA.com

Ocho anillos seguidos

A partir de su segundo anillo iba a comenzar la época más gloriosa de los Boston Celtics. En los playoffs del 60 y 61 derrotarían en la final a los St. Louis Hawks, como siempre pasaba en su carrera Bill no era el mejor anotador del equipo, pero su capacidad con el rebote marcaba la diferencia en cada partido. Tom Heinsohn fue clave en dichas finales promediando 22 puntos por partido, siendo la primera arma ofensiva del equipo. En la siguiente temporada Russell iba a hacer su mejor marca anotadora con 18,9 puntos, 23,6 rebotes y 4,5 asistencias, además iba a acontecer un hecho histórico en la NBA, Chamberlain metería en un único partido 100 puntos, y en la campaña promediaría 50,4 puntos y 25,7 rebotes por partido. Aun con esos números el pívot de los Celtics le ganaría en la final de la Conferencia Este. En las finales se iba a encontrar a Los Angeles Lakers, los cuales se habían movido de Minneapolis a Los Angeles, a partir de ese momento empezó la rivalidad entre los de Massachusetts y los de California.

En la temporada 1932/63 ya no estaba en las pistas Bob Cousy quien se había retirado, en cambio, se eligió en el draft a John Havlicek quien sería un pilar fundamental para seguir con la dinastía. En la misma temporada Bill ganó el premio al mejor jugador del All-Star, y se llevó su cuarto MVP. Otro año más, los Celtics se plantaban en las finales, y otro año más las ganaron. El nivel de Russell poco a poco bajaba, algo natural en los jugadores de esa época que no eran tan físicos como los de ahora. En las siguientes temporadas el dominio de los de Boston fue aplastante llevándose otros tres anillos para casa contra San Francisco y Los Angeles por partida doble.

Entrenador-jugador

Cuando terminó la temporada 1965/66, el entrenador Red Auerbach se retiró y nombro a Bill Russell su sucesor, por tanto, el pívot iba a tener dos funciones en el equipo ser jugador y entrenador. Una tarea muy difícil para cualquier persona, pero Russell lo llevó muy bien, aunque las críticas le vinieron por todos los lados. En su primer año, Bill perdió en las finales de Conferencia ante Chamberlain, era la primera vez que el jugador originario de Philadelphia le ganaba una serie a Bill, y sería la única. Una de las facetas que tenía Russell en los dos puestos fue que sabiendo que su nivel bajaba poco a poco no se jugaba más tiro que antes, sus estadísticas bajaron poco a poco. En su penúltima temporada como jugador en los Celtics llegó otra vez a las Finales de División donde se encontraban a los de Philadelphia, y con un resultado de 3-1 para los de los Sixers, los de Boston le dieron la vuelta a la eliminatoria y se clasificaron para las finales de la NBA, donde derrotaron a Los Angeles.

En su última temporada sus números bajaron a menos de diez puntos por partido, y como no iba a ser menos el jugador llegó a las finales y se enfrentó a su amigo Wilt, y al equipo rival durante casi toda su carrera, Los Angeles. La serie llegó al séptimo partido, y se preveía que los Lakers iban a ganar en el campeonato, pero el partido fue lo contrario, ya que en el tercer cuarto los Celtics se fueron en el marcador, aunque en los últimos minutos los angelinos se acercaron mucho, pero no lo consiguieron. Una de las cosas curiosas fue que el MVP de las finales se lo dieron a Jerry West, justamente un jugador del equipo perdedor, ese hecho no se ha vuelto a repetir en la NBA. Tras la victoria, Bill anunciaba que se retiraría de las pistas, algo que solo sabía él.

Lucha contra el racismo

Bill Russell fue uno de los principales defensores de los derechos raciales en los Estados Unidos. Por lo vivido de joven en Louisiana, el pívot quería aprovechar su situación para reivindicar que los afroamericanos tenían los mismos derechos que los blancos. En un partido de exhibición que tenían programado en Kentucky cuando fueron a un restaurante le negaron el servicio a sus compañeros negros y a él, lo que hizo que se negaran a jugar el partido y se volvieron a casa. Además, las mismas personas que iban a ver a verle a los partidos en Boston tenían comentarios contra Russell. El gran paso de Bill fue apoyar todos los movimientos sociales de la época, y el de ser el primer entrenador negro de la NBA, y sobre todo que en su segundo año ganara el anillo lo que hizo ver a todo el mundo que no importaba el tono de piel.

El último partido de Bill Russell

Tras el séptimo partido de las finales de 1969 contra Los Angeles Lakers, Bill se retiró y no volvió a jugar ningún encuentro de carácter profesional. Durante la entrevista de Bill Simmons, el entrevistador le preguntó sobre esto, y el pívot comentó que solo había jugado uno más. Ese partido fue contra su hijo quién le dijo de jugar contra él, Russell relató que le dejo anotar una canasta a su hijo para que dijera a sus amigos que le metió una canasta al legendario jugador.

VAVEL Logo