Steve Clifford despedido

El técnico de Maine pone fin a su etapa como entrenador jefe de Charlotte Hornets tras cinco años al frente de la franquicia de Carolina del Norte. Kupchak ya toma decisiones importantes en Charlotte.

Steve Clifford despedido
Imagen: NBA.com

Tras cinco años en la franquicia de Carolina del Norte y dos presencias en PlayOffs, Steve Clifford ha sido cesado como entrenador jefe de Charlotte Hornets. La decisión se anunció por medio de la web oficial de la franquicia este mismo viernes por la tarde. 

Días después de contratar a Mitch Kupchak como presidente y gerente general, el carismático propietario Michael Jordan le ha dado las llaves de la franquicia para tomar las decisiones que crea oportunas. Parece que puede ser solo el primer paso de una larga reconstrucción. 

Kemba Walker, jugador franquicia de Charlotte Hornets, atendió a los medios justo al terminar la temporada y le dedicó a Clifford estas palabras: "Ha sido una gran persona desde el primer día. Ha sido un gran entrenador para mí, muy motivador. Me ha llevado a otro nivel. Simplemente le quiero como entrenador, como persona. Ha sido especial para mí y para mi carrera".

Sin embargo, los malos resultados, unidos a la falta de química mostrada por los jugadores en la pista, han sido los grandes motivos para el despido de Clifford. Las sensaciones no han sido buenas en los últimos tiempos, y el proyecto daba señales de estancamiento. Muchos jugadores no han dado el rendimiento esperado, y sus contratos han condicionado las decisiones en el mercado.

De este modo, Steve Clifford ha terminado su etapa en Charlotte con un récord de 196-214 en temporada regular, incluyendo un récord de 36-46 en cada una de las últimas dos temporadas.

Así pues, Charlotte Hornets se une a New York Knicks, Phoenix Suns, Memphis Grizzlies y Milwaukee Bucks como una franquicia que busca entrenador jefe para la próxima temporada. Cabe recordar que Grizzlies y Bucks tienen actualmente un técnico interino en sus banquillos. Veremos quién asume el reto de retomar el rumbo de una franquicia que busca convertirse, por fin, en un grande de la Conferencia Este.