La duodécima llega a San Sebastián

Gipuzkoa Basket ha logrado la duodécima victoria al ganar 107-99 en la prórroga al Obradoiro, en un partido igualado que ha necesitado de cinco minutos extras para conocer al ganador. El club registró su máxima anotación histórica.

La duodécima llega a San Sebastián
Fede Van Lacke el hombre que dio la victoria al GBC. Foto: ACB Photo/ L.García
Delteco GBC
107 99
Monbús Obradoiro
Delteco GBC: 107 - Delteco GBC (26+19+22+26+14): Chery (14), Van Lacke (14), Salvó (11), Clark (18), Agbelese (12)- cinco inicial- Dani Pérez (7), Pardina (2), Fakuade (11), Swing (15), Beraza (3).
Monbús Obradoiro: 99 - Monbus Obradorio (32+15+22+24+6): Thomas (4), Sabat (6), Radovic (9), Bendzius (20), Pustovyi (6)- cinco inicial- Simons (9), Llovet (17), Navarro (4), Corbacho (17), Pozas (7).
MARCADOR: 197-99.
ÁRBITRO: Árbitros: Bertrán, Serrano y Padros. Eliminados Fakuade y Pustovyi por personales.
INCIDENCIAS: Incidencias: 4.000 espectadores en el Donostia San Sebastián Arena 2016.

Delteco Gipuzkoa Basket venció al Obradoiro (107-99) en un partido igualado y que necesitó de una prorróga. El equipo guipuzcoano consiguió su duodécima victoria en la Liga Endesa, para certificar prácticamente su estancia en la máxima categoría del baloncesto español durante una temporada más. A falta de seis jornadas para terminar la fase regular, los donostiarras se encuentran a cinco victorias del descenso y con una victoria más lograría la permanencia, en un duelo donde registró su máxima anotación histórica.

El equipo de Porfi Fisac salió mentalizado y preparado en busca de la duodécima en el Donostia Arena. Sin embargo, los gallegos fueron los que abrieron una pequeña distancia en el marcador tras una defensa sólida y los locales han tenido que remontar el partido. Gipuzkoa Basket fue entrando en el duelo gracias al empuje de la afición en el Donostia Arena, su acierto exterior y ritmo alto en intensidad para tener vida en el encuentro. No obstante, Monbus Obradoiro siguió anotando con facilidad y se adelantó en el luminoso acabando el primer cuarto con un 26-32 favorable, y Delteco veía como tenía que sufrir y volver a su mejor versión para ganar el partido.

En el inicio del segundo cuarto, los de Porfi Fisac salieron acertados y anotaron canastas fáciles y se pusieron a dos puntos siguiendo la estela de Daniel Clark y Swing. El escolta norteamericano anotó desde el 6,75 para igualar la contienda a 38 y el encuentro entró en una espiral de igualdad y competitividad entre dos equipos intensos y muy parejos de plantilla. Una de las claves fue la expulsión por quinta falta de Pustovyi, el árbitro señaló técnica a favor del Gipuzkoa, y eso sirvió a los guipuzcoanos para llegar al descanso dos abajo (45-47).

Final igualado con prórroga incluida

El marcador estaba igualado y el partido se podía decantar para cualquiera de los dos lados. Las faltas y los tiros libres podrían suponer llevarse la victoria. Los locales dispararon primero y liderados por un Kenny Chery en racha metió más ritmo al duelo escapándose y metiendo una brecha de puntos considerable a mitad del tercer cuarto. Los de Moncho Fernández supieron buscar su momento y reaccionaron, ajustando la defensa y anotando para igualar el encuentro y llegar al 67-69 en el periodo final.

10 minutos finales abiertos para que cualquiera de ambos equipos pudiera ganar. El partido estaba interesante y cada posesión, jugada y defensa era determinante. El Donostia Arena disfrutó de un encuentro  atractivo entre dos conjutos que apostaron por un juego directo y ofensivo, pero las defensas se apretaron para evitar canastas seguidas y sencillas del rival. Obradoiro se adelató primero en busca de la sorpresa en San Sebastián y para llevarse una victoria fuera de casa, un triple de Clark puso la igualada en el marcador y una tensión atmosférica en el pabellón.

Ninguno de los 4.000 espectadores que presenció el encuentro sabía lo que estaba a punto de ocurrir, un final ajustado donde a falta de un minuto para el término marcador estaba 91-90 a favor de los locales. Corbacho el especialista de tres del Obradoiro anotó un triple para adelantar a los compostelanos, pero Agbelese no quiso que los guipuzcoanos perdieran y empató con medio minuto por delante. La última posesión fue para los visitantes y Pozas tuvo el partido en sus manos pero falló la canasta decisiva para acabar los 40 minutos del encuentro empatados y tener que decidirse el partido en la prórroga.

Los gallegos se fundieron en la fase regular del partido y en el tiempo adicional se vio la superioridad física y mental del GBC que consiguió su duodécima victoria registrando su máxima anotación histórica. Los de Porfi Fisac ayudados por la marea azul llegaron a los cinco minutos extras más entregados, intensos y tensos para certificar media permanencia en la ACB.