David Millar, adiós a su Tour de despedida
(Foto: Tim de Waele)David Millar está viviendo un nebuloso final de carrera.

Garmin Sharp no ha seleccionado a David Millar para la que iba a ser su participación número trece en el Tour de Francia. El ciclista, una de las personas más importantes en la corta hasta el momento, pero intensa historia de Garmin, se siente decepcionado por su exclusión y la manera en que Garmin lo ha dejado sin correr el Tour en su última temporada como profesional. El equipo alega una supuesta enfermedad para dejarlo fuera del Tour, argumento con el que Millar no está de acuerdo. Cruces de declaraciones y tuits han convertido su no participación en un culebrón.

Un infierno de dos días para Millar

30 de junio, la mala noticia

El lunes 30 de junio, Millar comenzaba el día nervioso y temeroso tras su abandono el día anterior en el campeonato nacional de ciclismo en ruta de Reino Unido. Tal actuación se añadía a los abandonos en las últimas etapas de Dauphiné y Bayern Rundfahrt, sumando tres abandonos consecutivos. Millar estaba inquieto. Sabía que su dorsal para el Tour de Francia estaba en peligro. Incluso le habrían avisado desde el propio equipo, por que el ciclista escocés nacido en Malta se mostraba decepcionado vía Twitter.

''Me encanta estar en un equipo en el que todo el mundo coge el teléfono. Bueno, solían hacerlo...'', ironizaba. ''Nadie de mi equipo me cogerá el teléfono. Rendí poco en los nacionales. Estoy tan preocupado por perder mi plaza en el Tour que no puedo dormir'', declaraba en la red social del pájaro azúl.

Poco después, los peores presagios de Millar se confirmaban. Estaba fuera. No participaría en el Tour de Francia. ''Estaba seleccionado para el Tour de Francia la semana pasada, luego ellos me quitaron anoche. Wiggo, Dowsett, Pete, Swifty, ¿Os apetece una escapada a la ciudad? Escuché que York es agradable'', volvía a ironizar en la red social Millar, animando a otras estrellas de Reino Unido que tampoco han sido seleccionadas por sus equipos para un Tour que comienza en tierras británicas.

Millar continuaba tuiteando en tono jocoso. ''En venta. Ha corrido, no mucho. La batería está completamente cargada (creo). Buen estado. Ofertas razonables por favor'', seguía bromeando. ''Que conste que yo iba a estar preparado para el Tour, por eso estoy triste de que mi equipo no confiara en mí después de todo lo que hemos hecho juntos'', se sinceraba ya en un tono más serio.

''No entiendo por qué no estoy seleccionado. En 2010, llegué a correr con dos costillas rotas''

Este mismo día, David Millar atendía a los periodistas de The Guardian. ''Estoy devastado por que el equipo no crea en mí con el trabajo que yo siempre he hecho. Estoy en shock. No entiendo por qué no estoy seleccionado. La conclusión es que yo estaba seleccionado cuando ellos escogieron el equipo hace una semana y ellos me quitaron de la lista porque estaban preocupados por mi salud. Esto es contradictorio porque ellos querían que corriera los nacionales para probar que estaba sano'', declaraba a los periodistas del diario británico. ''No importa que siempre haya acabado el Tour y que yo haya hecho mi trabajo mejor que los demás. En 2010, llegué a correr con dos costillas rotas'', finalizaba.

1 de julio, resignación final

El martes 1 de julio, con menos corazón caliente y más cabeza fría, David Millar asimilaba la decisión del equipo. ''Bici fuera del mercado. Buena suerte para los corredores de mi equipo en el Tour, especialmente para @alex_howes, quien debutará (en el Tour). Diviértete'', publicaba Millar deseando suerte a sus compañeros.

La versión del equipo

El equipo alega como causa de su no selección la forma no saludable del corredor. ''En los últimos años, nos hemos acercado al Tour con múltiples líderes y múltiples objetivos", comenzaba Jonathan Vaughters, mánager del equipo. "Este año, nos acercamos a él con un líder claro, Andrew Talansky, y nuestro bloque está diseñado para darle el mejor apoyo posible'', explicaba sobre cómo se había decidido qué corredores participarían para apoyar a Talansky.

''David está enfermo. Nos hemos visto obligados a tomar una decisión difícil y triste''

Charly Wegelius, uno de los directores de Garmin Sharp, también explicaba la situación. ''Lamentamos dejar a David Millar en casa por una enfermedad. Su experiencia es incomparable y sus contribuciones al deporte y a nuestro equipo son innegables. Hubiéramos deseado que las cosas fueran diferentes para David, pero cuando miramos hacia el Tour, creemos que hemos seleccionado un equipo fuerte y estamos comprometidos a ayudar a Andrew a mejorar éxito del año pasado'', explicaba el director Wegelius. "La selección final de nuestro nueve del Tour ha sido una tarea muy difícil", continuaba Wegelius. "Este año, vamos al Tour con un equipo construido alrededor de Andrew Talansky. David Millar habría sido un fenomenal miembro para el equipo, nos hubiera encantado contar con él. Desafortunadamente, como se ha visto durante el fin de semana, David está enfermo, así que nos hemos visto obligados a tomar una decisión difícil y triste'', zanjaba Wegelius, dejando claro que la posición del equipo es que no es saludable llevar a un corredor sin forma al Tour, y que ello no ayudaría en nada al líder del equipo.

Así, se contrapone la versión de un Millar que reconocía no estar en forma, pero que dejaba claro que sí lo iba a estar para disputar el Tour, frente a la de un equipo que no ha querido arriesgar dándole el puesto a un Millar experimentado, pero que desde el punto de vista del equipo, no podría participar con garantías en el Tour.

Sus resultados esta temporada

Además de los tres anbandonos mencionados en Dauphiné, Romandía y Bayern Rundfahrt, Millar abandonaba también otras cinco pruebas en los inicios de la temporada. Todas carreras de un día, Millar no conseguía acabar ni Kuurne-Bruselas-Kuurne, ni Milán-Sanremo, ni A través de Flandes. Tampoco lo lograba en la Gante Wevelgem, y menos aún en un Tour de Flandes que descubrió hace ya años buscando nuevas ilusiones y en el que participa casi todas las temporadas.

Por otra parte, sí pudo acabar otras pruebas como los Trofeos Palma, Ses Salines y Platja de Muro, pertenecientes a la Challenge de Mallorca; Omloop Het Nieuwsblad; Tirreno Adriático; E3 Harelbeke; Scheldeprijs; y París Roubaix, última prueba en la que llegó a meta dentro de control. En todas ellas, su mejor resultado ha sido un 18º puesto en la contrarreloj de 18.5 kilómetros que daba inicio a la Tirreno Adriático, entre Donoratico y San Vincenzo. Estos datos demuestran que David Millar no ha estado en forma durante toda la temporada.

Sus gestas y decepciones en el Tour

A sus 36 años, David Millar quería disputar el que iba a ser su 13º Tour de Francia, algo superado por muy pocos ciclistas (el récord lo tienen George Hincapie, Stuart O'Grady, y próximamente también Jens Voigt, con 17 participaciones). En su haber, tiene cuatro victorias de etapas, conseguidas en las ediciones de 2000, 2002, 2003 y 2012.

En el prólogo de la edición de 2000, vencía en la contrarreloj individual de Futuroscope, marcando un tiempo dos segundos mejor que el de Armstrong, lo que le servía para enfundarse un maillot amarillo que aguantaría durante tres días. El sueño de cualquier ciclista. Llegar y besar el santo. Debutar en el Tour y vestir el amarillo. Acabó la carrera permitiéndose el lujo de atacar en los Campos Elíseos para dejarse ver y disfrutar del espectacular final en París.

En 2001, deseoso de repetir la gesta de 2000, se daba con un canto en los dientes cuando se caía en el prólogo por las calles de Dunquerque y pasaba las siguientes etapas tratando de sobrevivir con las quemaduras. Tras diez días en la carrera, se producía el único abandono de Millar en un Tour de Francia.

En 2002, conseguiría su segunda victoria de etapa. En Béziers, vencía al resto de la fuga, en la que una alianza con Laurent Jalabert le facilitó el triunfo sobre grandes ciclistas como Laurent Brochard. Un año después, en la edición de 2003 conseguía su tercera victoria en una contrarreloj individual de 49 kilómetros con final en Nantes, el día antes del final del Tour.

2004 y 2005 supusieron la relación más negra de Millar y el Tour. Ninguno de los dos años participó en la carrera. Días antes de que empezara la edición de 2004, Millar era arrestado en Biarritz, tras lo que confesaba que se había dopado, lo que le costaba una suspensión de dos años.

Entre 2006 y 2009, Millar corrió los Tours sin pena ni gloria. Con Saunier y luego con Garmin, buscaba las fugas y era de gran ayuda para su equipo, pero no consiguió ninguna victoria. En 2007, cabe recordar el momento en que rompía a llorar en una rueda de prensa tras el positivo de Vinokourov.

Era en 2010, cuando sin ganar una etapa, consiguió lo que considera una de sus mayores victorias. En la 12º etapa, de 204.5 kilómetros con final en Saint Jean de Maurienne, Millar se quedaba en los primeros 20 kilómetros, y recorría los 180 restantes en solitario. Con dos costillas rotas, dolor de estómago y fiebre. En lo que puede ser uno de los mayores ejemplos de superación y sufrimiento de la historia del ciclismo, Millar rodaba por delante de la ambulancia que iba cerrando carrera. Sin apoyo de nadie. Totalmente solo. Recorriendo kilómetros y kilómetros por el nada favorable terreno de los Alpes. Todo le animaba a abandonar. Incluso ver como otros corredores como Karpets lo hacían. Sin embargo, Millar no lo hizo. Recorrió cada kilómetro como si la vida le fuera en ello. Los aficionados lo animaban desde la cuneta. Millar llegó a meta a 42 minutos del vencedor, Sandy Casar, en un día que quedará para siempre escrito en la historia del Tour.

Tras otro 2011 prácticamente en el anonimato, en 2012 llegó la venganza de David Millar. Tenía marcada una etapa con la cruz de la gloria. La etapa 12º comenzaba en la misma ciudad que podría haber sido su tumba en 2010, Saint Jean de Maurienne. David Millar llevaba pensando en ella desde que el recorrido del Tour se presentó. Así, tras la dura etapa del día anterior, se formó una numerosa fuga bidón en la que sólo llegaron al tramo final los cislitas Egoi Martínez (Euskaltel), Robert Kiserlovski (Astana) y los franceses Jean Christophe Peraud (Ag2r) y Cyril Gautier (Europcar). Finalmente, sería David Millar el vencedor, convirtiendo en paraíso su inframundo de 2010.

Victoria de Millar en la doceava etapa del Tour 2012.

En 2013, en su último Tour de Francia, consiguió un cuarto y quinto puesto en la primera y cuarta etapa respectivamente.

Finalmente, Millar dice adiós al Tour de su despedida. Según sus declaraciones a principios de temporada, se retiraría a finales de 2014, por lo que tras su no selección para participar en el Tour de Francia 2014, no podrá despedirse de la carrera francesa como un corredor de su talla debería haberlo hecho.

El fin de su temporada y carrera

David Millar también escogía twitter como vía de comunicación para informar de sus planes tanto para el futuro próximo como para el final de su temporada. ''De todas formas, estaré y comentaré la salida del Tour de Francia desde Reino Unido y luego a entrenar el resto de Julio. Commies + Vuelta, aquí vengo'', adelantaba Millar sobre su futuro. El escocés comentará el Tour de Francia con la productora deportiva londinesa ITVsport.

Próximos objetivos: Commonwealth y Vuelta a España

Tras el inicio del Tour en Reino Unido, David Millar disputará seleccionado por Escocia los juegos de la Commonwealth. Luego retomará los entrenamientos para disputar la Vuelta a España, una carrera con la que Millar también guarda lazos afectivos, y en la que ha conseguido cinco victorias de etapa en 2001 (dos victorias en esta edición), 2003, 2006 y 2009. Así, si David Millar no se retracta de la decisión que tomó a principios de año, la Vuelta a España será la carrera en la que pondrá fin a su carrera como ciclista profesional.


Millar, sobre el Tour: ''Es uno de los pocos eventos deportivos en los que acabar cuenta''.


Prólogo del Tour de Francia 2000. Una contrarreloj de 16.5 kilómetros en la que Millar venció a especialistas en la modalidad como Armstrong o Zulle. Millar se vestía de amarillo en la primera etapa del Tour de su debut.

VAVEL Logo