Jordi Alba
Jordi Alba

Football Player

Soccer

Jordi Alba

1989 Barcelona


Desde hace ya un tiempo y al igual que Andrés Iniesta, Gerard Piqué, Leo Messi o Xavi Hernández, Jordi Alba ha sido, es y será reconocido como icono del barcelonismo por todo lo que ha conseguido cuando ha vestido la elástica azulgrana.

Con una clase excepcional, digna de ver y procedente de las mieles del juego de La Masia, la fábrica de talentos culé, el lateral izquierdo de Hospitalet de Llobregat se caracteriza por ser un jugador muy veloz y prueba de ello son las continuas incorporaciones al ataque que realiza por la banda izquierda. Con un buen toque de balón y una buena visión de juego, empapado de la técnica que dejó huella en el feudo azulgrana, impugnada por Johan Cruyff, Jordi Alba es considerado uno de los mejores defensas de nuestro país porque resulta ser un jugador sacrificado en defensa y en labores de recuperación.

Actualmente, es uno de los referentes del equipo y con mucho esfuerzo y después de hacer muchas paradas en distintos equipos, ha conseguido consolidarse como lateral izquierdo de garantías. Hoy repasamos la trayectoria de Jordi Alba Ramos, un joven que al igual que muchos canteranos, salió de La Masia para coger el rodaje del éxito.

Sus inicios: en un pequeño municipio de Barcelona…

El 21 de marzo de 1989 nacía Jordi Alba en un municipio de Barcelona. Allí mismo, comenzaría a labrar una carrera profesional de triunfo. Con los valores que se requieren para ser integrante de las categorías inferiores de un club tan grande como lo es el Fútbol Club Barcelona, el actual lateral izquierdo titular del equipo dirigido por Ernesto Valverde comenzaba a soñar grande vistiendo la elástica del Cadete A, un equipo en el que consiguió ascender al Juvenil B. Desde ese mismo momento, el jugador, con la ambición que siempre le ha caracterizado, decidió emigrar hacia otras aventuras y recaló en las categorías juveniles de la Unió Esportiva Cornellà, donde militó durante dos temporadas con un reto por delante: demostrar que podía ser profesional en el mundo del fútbol.

Con mucha ilusión y con la idea de que “los minutos siempre son importantes”, Jordi Alba comenzó a progresar y con las ideas muy claras, consiguió ascender a la élite profesional del fútbol español en el momento en el que recibió la llamada del Valencia Club de Fútbol. Allí mismo, aunque comenzando a coger rodaje como profesional en el Valencia Club de Fútbol Mestalla, empezó una carrera que terminaría recalando en el Fútbol Club Barcelona.

Despegue en Valencia con destino a Barcelona, pero con parada obligada en Tarragona

Después de convertirse en una pieza clave en las categorías inferiores del club valencianista y tras haber salido cedido al Club Gimnàstic de Tarragona, Jordi Alba pasó a formar parte de la primera plantilla en la temporada 2009/10, en la que llegó a debutar el 13 de septiembre de 2009 ante el Valladolid. Ganándose la titularidad con el equipo levantino, jugó un total de 106 partidos. Su esfuerzo tuvo recompensa: el Fútbol Club Barcelona le llamaba tras haberle ojeado en varias ocasiones.

El 5 de julio de 2012, Jordi Alba era presentado como nuevo jugador del conjunto azulgrana y comenzaba la mejor etapa de su carrera profesional recalando en el equipo de Tito Vilanova. Bajo sus manos, el lateral izquierdo debutaba el 19 de agosto en la competición doméstica ante la Real Sociedad de Fútbol y conseguía su primera victoria en la plantilla.

Luchando por la titularidad y con mucho criterio, el catalán consiguió ser fundamental en la competición liguera de los 100 puntos y a partir de ese momento, se consolidaría como pieza clave en la entidad, llegando a ser icono. A pesar de que sufrió mucho en la temporada 2013/14 por las lesiones que le mantuvieron fuera de los terrenos de juego, Jordi Alba decidía renovar su contrato hasta el 30 de junio de 2020 y comenzaba a ver la luz en un túnel del que nada más salir, consiguió la gloria: ser titular indiscutible y conseguir la mayoría de los títulos que el club ha ganado hasta ahora.

Su trayectoria como internacional de la Selección Española de Fútbol

Firmando una buena actuación en su último año como valencianista, Jordi Alba consiguió la llamada de la Selección Española de Fútbol. El 30 de septiembre de 2011, Vicente del Bosque decidía convocar al lateral izquierdo de Hospitalet de Llobregat. Firmó su debut ante Escocia el 11 de octubre y a partir de ese momento, se consolidó como pieza clave del combinado nacional español. Prueba de la confianza que tenía el staff en él fue la continuidad que le dieron en las convocatorias para la Eurocopa que se celebró en Polonia y Ucrania. En ese torneo, Jordi Alba ocupó el lateral izquierdo y consiguió alzarse con el título junto a sus compañeros.

Además de la buena suerte que ha tenido como internacional en la competición europea, también hay que destacar que llegó a ser finalista de la Copa Confederaciones que se celebró en 2013. A pesar de la época de lesiones que vivió en el conjunto azulgrana, el técnico salmantino, Vicente del Bosque, volvió a llamarle para integrar la plantilla y disputar la Copa del Mundo de Brasil, en la que cayeron durante la fase de grupos. Entre sus últimos éxitos destaca su convocatoria en la cita mundialista que se vivió en Rusia durante el año pasado.

En la actualidad: indiscutible junto a Leo Messi

Su buena relación con Leo Messi y el haber mantenido los valores que aprendió en La Masia, le han permitido ser indiscutible en la plantilla. Con Luis Enrique Martínez, Jordi Alba vivió algunos momentos agridulces por la competencia que hubo en el lateral izquierdo, pero con técnicos como Ernesto Valverde, ha recuperado la sonrisa que siempre ha tenido y ha llegado a demostrar ser un refuerzo de garantías para el equipo. En la última temporada, el lateral izquierdo titular del Fútbol Club Barcelona ha firmado su mejor curso como azulgrana.