Tres generaciones, tres balones de oro, una deuda con Portugal
Luís Figo, Cristiano Ronaldo y Eusébio. Imagen: Miguel Robayna

Estos jugadores han sido la referencia del fútbol portugués a nivel Mundial. En cualquier parte del planeta tierra cuando se escucha alguno de estos nombres se relaciona inmediatamente al país luso.

A pesar de que el país del fado ha sido cuna de grandes futbolistas de la talla de estos tres balones de oro y de otros grandes jugadores como Coluna, Futre, Paulo Sousa, Rui Costa, João Pinto, Pauleta, entre otros, nunca han conquistado un campeonato oficial a nivel de selección absoluta. El trofeo más importante que se encuentra en las vitrinas de la Federación Portuguesa de Fútbol es el de Campeón Mundial Sub20 conquistado en dos oportunidades, (1989, en Arabia Saudita, y 1991, en Portugal).

Los lusos han desaprovechado grandes momentos a lo largo de su historia para consagrarse de una vez como una potencia en el mundo del fútbol.

Agridulce tercer puesto de Eusébio y 'Os Magriços' en 1966

www.oldschoolpanini.com

La primera decepción, llegó justo en el debut de Portugal en las citas mundialistas. La primera aparición de los lusos fue en la Copa del Mundo de Inglaterra 1966. Comandados por Coluna y Eusébio. Los lusos dieron la gran campanada al clasificarse primeros de grupo con pleno de victorias, dejando fuera del Mundial a la todopoderosa Brasil de Pelé y Garrincha. Así llegaron los cuartos de final frente a Corea del Norte, donde 'La Pantera Negra' firmó uno de sus partidos más memorables en el torneo marcando cuatro goles y así ayudar a los suyos a darle la vuelta a un marcador adverso de 0-3 en los primeros 25 minutos de juego. Finalmente Portugal venció por 5-3 y disputaría la semifinal contra la anfitriona, Inglaterra.

A pesar de tantas imágenes de alegría que vieron los millones de portugueses en este Mundial, hay una imagen que es imborrable, las lágrimas de Eusébio tras la derrota en semifinales ante los ingleses (1-2). Este sería el primer gran golpe que sufriría el fútbol portugués a nivel de selecciones.

La tristeza de esa derrota fue apaciguada con un tercer puesto conseguido luego de derrotar a la Unión Soviética (2-1). Desde aquel entonces, esta ha sido la mejor participación de siempre de Portugal en un Mundial.

Eusébio reivindicó su leyenda en este torneo, maravillando al mundo con sus goles y convirtiéndose en el máximo goleador de ese Mundial con nueve dianas, a pesar de que no fueron suficientes para que Portugal lograra la conquista de la Copa del Mundo.

También conocido en Portugal como 'O King', Eusébio consiguió las alegrías, no encontradas en la selección, en el Benfica, donde conquistó innumerables títulos, 11 Campeonatos Nacionales, cinco Taças de Portugal y una Copa de Europa (Champions League). Además de ello, también ha recibido innumerables distinciones individuales siendo las más importantes dos Bota de Oro (1968 y 1973) y un Balón de Oro (1965).

Eusébio da Silva Ferreira nos dijo adiós el 5 de junio de 2014 y a pesar de no conquistar ningún trofeo importante con la selección portuguesa será siempre el mayor símbolo del fútbol portugués. Un jugador que fue querido por compañeros y rivales a partes iguales. Esto lo consiguió gracias a su gran personalidad y categoría dentro y fuera del campo.

Luís Figo, una 'Generación de Oro' sin recompensa

Luís Figo tiene un recorrido similar al de Eusébio en la selección portuguesa. ‘El Príncipe del fútbol portugués’, como también es conocido en el país luso, conquistó varios títulos nacionales e internacionales con sus respectivos equipos (uno con el Sporting CP, siete con el FC Barcelona, siete con el Real Madrid y ocho con el Inter de Milán) y además posee un Balón de Oro, otorgado en el 2000. Pero también es cierto que de los tres ganadores del Balón de Oro que tiene Portugal, Figo es quien ha ganado algún título representando a su país, aunque en categorías inferiores, Eurocopa Sub-17 (1989) y Mundial Sub-20 (1991), esta última en la llamada 'Generación de Oro'.

www.oldschoolpanini.com

Aquella gran generación de jóvenes talentos reapareció con fuerza en la Eurocopa del 2000, teniendo como gran estrella a Luís Figo, entre otros. En dicho torneo continental la 'Seleçao das Quinas' volvía a quedarse a las puertas de una final tras caer en las semifinales ante la Francia de Zinedine Zidane. El buen momento de los lusos se mantuvo y fue suficiente para la clasificación al Mundial de Corea y Japón del 2002, donde fueron la gran decepción del torneo, luego de quedar eliminados en la fase de grupos.

Dos años más tarde llegaba la última oportunidad para esa gran ornada de futbolistas portugueses. Rui Costa, Fernando Couto y Luis Figo, eran los líderes de una selección lusa que venía en fase de renovación con nombres como el de Cristiano Ronaldo. A Portugal le llegó 'su Eurocopa' y nunca mejor dicho. El torneo continental se disputaba en suelo luso y era el todo o nada, el ahora o nunca.

Aquella selección era dirigida en aquel entonces por Luiz Felipe Scolari. Su inicio no fue el esperado, ya que en la jornada inaugural cayó ante Grecia, en el Estadio Do Dragão. Los jugadores supieron reponerse y conquistaron sendas victorias ante Rusia (2-0) y España (1-0), para así clasificar a cuartos de final. Allí se encontraron a Inglaterra, a quienes batieron en la tanda de penaltis después de que el marcador terminara empatado a dos goles en 120 minutos.

Portugal repetía lo hecho en la Eurocopa de Bélgica y Holanda del 2000, pero llegaba la hora de dar el salto importante. Por el camino se cruzaron con Holanda en semifinales. El joven Cristiano Ronaldo habría la lata en el Estadio de Alvalade y Maniche remataba la faena con un golazo espectacular. La 'Naranja Mecánica' consiguió reducir la distancia, gracias a un autogol de Andrade, pero no fue suficiente y Portugal exprimió la naranja y se clasificaba a la gran final.

Llegaba el 'mata-mata', el gran partido, la primera gran oportunidad. El escenario era inmejorable, un Estadio Da Luz repleto, pero detrás, todo un país, diez millones de corazones que latían por un equipo. El rival, Grecia. Si, el mismo que en el juego inaugural se llevó el triunfo. Era difícil de imaginar que la historia se podría repetir. Pero se repitió. Los helenos con un juego menos vistoso, pero válido, arrebataron de las manos lusas el trofeo deseado. El gol de Charisteas fue suficiente para que las lágrimas y la decepción se apoderaran de toda una nación y principalmente de jugadores como Rui Costa, Fernando Couto, Pauleta, o Figo, quienes veían esfumarse la gran posibilidad de conquistar un lauro con su selección.

Incluso, Figo al finalizar la Eurocopa anunció su retirada de la selección. Pero meses más tarde regresaba para ayudar a Portugal en el Mundial de Alemania 2006. A pesar de llevar los galones de veterano, en la 'Seleçao Das Quinas' ya había nacido una nueva estrella.

Cristiano Ronaldo, la esperanza de Portugal

Todos los focos del mundo estaban puestos en Cristiano Ronaldo. Para aquel entonces el 'Crack de Madeira' deslumbraba al mundo con su rapidez y desparpajo con el balón. 'Felipao' Scolari supo armar una selección con veteranía y juventud, la cual dio buenos resultados. Portugal clasificaba primera de grupo con pleno de victorias (1-0 Vs Angola, 2-0 Vs Irán y 2-1 Vs México).

En octavos se volvería a ver las caras con Holanda, quien había eliminado dos años atrás en las semifinales de la Euro 2004. De ese juego quedaron algunas cuentas pendientes y este fue uno de los partidos más bruscos vistos en la historia de los mundiales. El árbitro ruso, Valentín Ivanov, mostró un total de 16 tarjetas amarillas y cuatro rojas, para convertirse en un nuevo récord del torneo. A pesar de ello, Portugal pudo llevarse la victoria con un solitario gol de Maniche.

En cuartos de final Portugal volvía a encontrarse con viejos amigos, ahora los ingleses. El encuentro fue muy parejo y disputado con gran intensidad. Los goles no llegaron y como en el 2004 la eliminatoria entre ambos equipos se tuvo que disputar desde el punto de penal. Todo el protagonismo de la tanda de penaltis fue para el guardameta Ricardo. El entonces jugador del Sporting CP, detuvo tres penales (Frank Lampard, Steven Gerrard y Jamie Carragher), y así darle ventaja al cuadro lusitano y dejar en las botas de Cristiano Ronaldo el pase a la semifinal. El crack luso no falló y Portugal estaba en la ronda de los cuatro mejores del Mundo.

Francia era el rival a batir en la ronda previa a la final. Portugal buscaba de manera desesperada llegar a su primera final mundialista y así mejorar lo conseguido en 1966 de la mano de Eusébio y compañía. Pero nuevamente llegó la decepción. Un penal transformado en gol por Zinedine Zidane fue suficiente para que Portugal viera nuevamente desvanecer el sueño de conquistar algo importante.

Esta vez no hubo 'premio de consolación'. En el juego que definía el tercer y cuarto puesto de la competición se lo llevó Alemania con total claridad, ante un Portugal consternado todavía con su eliminación. Este fue el último encuentro del estandarte de la 'Generación de Oro'. Luís Figo, colgaba los botines y Cristiano Ronaldo heredaba el '7' de Portugal y toda su responsabilidad.

El relevo no fue fácil. Era el momento de que jóvenes jugadores dieran un salto importante, Miguel Veloso, Moutinho, Quaresma, Nani, por nombrar algunos.

Portugal pudo volver a instancias finales de una competición en la Eurocopa del 2012. Antes de ello, el conjunto luso, bajo las órdenes de Carlos Queiroz, fue de fracaso en fracaso. La eliminación en cuartos de final en la Eurocopa 2008, en octavos en el Mundial 2010 y un mal inicio de eliminatorias para la Euro de Polonia y Ukrania, le costó el puesto a Queiróz quien sería sustituido por Paulo Bento.

Cristiano lideró a los suyos en la clasificación al torneo continental y durante la fase final del mismo, siendo decisivo en partidos importantes. Los lusos se clasificaron a cuartos de final, después de ser segundos en el Grupo B (1º Alemania, 2º POR, 3º Dinamarca y 4º Holanda). Allí les esperaba República Checa. Duro rival que le complicó la vida a los lusos, pero un gol solitario del 'Crack de Madeira' dio el pase a semifinales.

España, campeona de la Eurocopa 2008 y del Mundial 2010, era el rival a batir. Mucha emoción y poco fútbol. Fue un juego más táctico que vistoso. Portugal salió con las ideas claras, sabían que para doblegar a la todopoderosa España no sería suficiente con el talento de un solo jugador. Así que jugaron como equipo, lucharon hasta límites insospechados, pusieron en grandes aprietos a Del Bosque y los suyos. El resultado en 120 minutos fue de 0-0. Habría que jugar a la ruleta rusa. Los penaltis volvieron a dejar a los lusos apeados de una final.

A 16 días del debut de Portugal en el Mundial de Brasil 2014, el país luso sabe que está ante una gran oportunidad de mejorar lo conseguido por sus compatriotas en el Mundial de Inglaterra 66. Para ello cuentan con su estrella en uno de los mejores momentos de su carrera. Ronaldo tiene un palmarés personal (dos Balón de Oro, entre otros innumerables premios) y a nivel de clubes (18 títulos) impresionante. Pero también sabe que este puede ser su último mundial en plenitud de condiciones y tiene entre ceja y ceja que es el momento de pagar la deuda pendiente con su país.

Datos de Eusébio, Luís Figo y Cristiano Ronaldo con la selección:

EUSÉBIO LUÍS FIGO C. RONALDO
Partidos disputados 64 127* 110
Goles 41 32 49*
Debut 08-10-19 Vs Luxemburgo 12-10-91 Vs Luxemburgo 20-08-03 Vs Kazajistán
Último partido 13-10-73 Vs Bulgaria 08-07-06 Vs Alemania En activo

(*) Líderes en ese renglón.

VAVEL Logo