Análisis del rival del Dinamarca: un Gales difícil de
derrotar
Imagen: UEFA 

A lo largo de los últimos años, con esta generación dorada, los dragones han mostrado que pueden competir contra cualquier equipo del mundo.

La victoria ante Bélgica durante la última Eurocopa, aunque pilló a todos de sorpresa, no fue un resultado totalmente inesperado. De hecho, Gales ya llevaba tres partidos sin perder contra Los diablos rojos desde 2013

Y este récord contra Bélgica resume muy bien a las características de la selección nacional de Gales: difícil de derrotar, teniendo la capacidad de ganar contra cualquier rival, una defensa solida y dos jugadores estrellas.  

 “No subestiméis el carácter de los galeses."

Esto es lo que dijo el entrenador interino Robert Page tras el ultimo encuentro de la fase de grupos contra Italia.

Con cuatro puntos registrados, los dragones ya sabían que prácticamente estaban clasificados para octavos antes del partido contra el equipo de Roberto Mancini.

Teniendo esto en cuenta, Page hizo tres cambios en la alineación inicial; Ben Davies, Chris Mepham y Kieffer Moore, que estaban a una tarjeta amarilla del suspenso, fueron substituidos por Chris Gunter, Ethan Ampadu y Neco Williams.

Y aunque el arbitro sacó una tarjeta roja a Ampadu en el minuto 55, Gales pudo luchar hasta el final contra uno de los equipos más formidables e impresionantes del torneo.

La derrota (1-0) muestra el carácter de los galeses.

Portería y defensa

Antes del comienzo de la Eurocopa, más o menos se podía predecir la alineación inicial de Gales. Lo que no estaba tan claro era quien iba a ser el portero titular.

Es cierto que Danny Ward ha sido la primera opción de guardameta para los galeses durante los dos últimos años, pero no ha disputado un partido de liga desde 2017.

A pesar de que últimamente Wayne Hennessey no haya sido el portero titular de Crystal Palace, tenía dos factores en su favor; sólo Chris Gunter (102) ha representado a Gales más veces que él (96) y Hennessey había sido el portero durante la Eurocopa del 2016.

La decisión de continuar con Ward como portero titular ha sido la correcta, ya que hizo paradas cruciales contra Suiza y Turquía, y si Gales quiere pasar a cuartos, tendrá que estar al máximo ante un equipo que acaba de marcar cuatro goles contra Rusia.

Joe Rodon y Chris Mepham son los centrales titulares. Ambos tienen 23 años y juegan sin miedo. Connor Roberts y Ben Davies jugarán de lateral. Roberts también es joven, tiene mucha energía y marcó el segundo tanto contra Turquía; Davies lleva siete temporadas en la Premier con Tottenham y da a la defensa mucha experiencia.

Centrocampistas

Joe Allen, Aaron Ramsey y Joe Morrell ocupan un centro del campo que es decisivo para el estilo de juego galés.

Allen y Ramsey ya formaron parte del grupo de la Eurocopa del 2016 y tienen la experiencia de haber jugado en partidos decisivos con el Liverpool, Arsenal y Juventus.

Joe Morrell en cambio apenas jugó con el Luton Town en la segunda división inglesa durante la temporada pasada.

La delantera

Kieffer Moore es el delantero titular después de haber sido crucial durante la fase clasificatoria en 2019.

Marcó 20 tantos con el Cardiff City en la segunda división inglesa durante la temporada pasada, pero contribuye mucho más a su equipo que sus goles; presiona al oponente, empieza ataques y sostiene el balón para después dárselo a los extremos.

El punto fuerte de Dan James, el extremo izquierdo, es su velocidad pura. En la otra banda hay un jugador que no necesita ninguna introducción: Gareth Bale.

El capitán gales ha tenido varias temporadas complicadas, primero en el Real Madrid y después en el Tottenham Hotspurs. Pero con Gales parece otro jugador.

Da liderazgo a un equipo que lo necesita, y claro, también tiene mucha calidad a la hora de marcar goles o dar asistencias.

Aunque Gales juega como un equipo, está claro que Bale y Ramsey son los jugadores estrellas. Sin ellos, los dragones no hubieran tenido tanto éxito.

Estilo de juego

Es muy probable que Gales jugará con el mismo XI que usaron en la victoria contra Turquía. Entonces, jugarán con un 4-3-3, aunque Bale y Ramsey buscarán el espacio donde puedan.

La primera base del juego es que Gales no encaja muchos goles. En el torneo, han encajado solo dos tantos en tres partidos.

Durante las fases clasificatorias para Euro 2016 y Euro 2020, a lo largo de los 18 partidos, Gales soló encajó 10 goles.

La defensa o incluso la portería puede cambiar de jugador, pero no la manera de defender.

Si añades a esta defensa solida la energía de Connor Roberts, la experiencia de Ben Davies, el trabajo duro de Joe Allen y Joe Morrell, la velocidad de Dan James, los goles y presencia de Kieffer Moore y la calidad de Aaron Ramsey y Gareth Bale, tienes una selección muy equilibrada.  

Desde el banquillo también cuentan con opciones como Harry Wilson, David Brooks, Tyler Roberts y Neco Williams, entre otros.

Récord vs Dinamarca  

Aunque el cara a cara entre Gales y Bélgica es favorable, el de Gales y Dinamarca es otro tema.

Hace tres años, cuando empezó la liga de naciones, Gales perdió los dos partidos ante Dinamarca. Eso sí, en uno de los partidos Christian Eriksen marcó los dos goles y está claro que Dinamarca no es el mismo equipo sin él. 

Aunque viendo como Dinamarca goleó a Rusia el lunes pasado, y la motivación que tendrán para hacer algo especial por Eriksen, los dragones llegan al partido sabiendo que será muy complicado.

VAVEL Logo