Un impulso de ambición para el proyecto del Niza

Las incorporaciones de Allan Saint-Maximin, el fichaje más caro de la historia del club, y del holandés Wesley Sneijder, afianzan la posición del Niza como uno de los clubes emergentes en Francia. Con la Champions en el horizonte, no hay duda de que el proyecto de Lucien Favre en la Costa Azul, lejos de ser flor de un día, aspira ya a codearse con los equipos más dominantes del campeonato.

Un impulso de ambición para el proyecto del Niza
Wesley Sneijder y Allan Saint-Maximin ponen la guinda al destacado frente de ataque del Niza. | FOTO: OGCNice.com

La ciudad de Niza vive, en términos futbolísticos, uno de sus veranos más movidos. El pasado mes de mayo, el conjunto que dirige el helvético Lucien Favre consiguió clasificarse, con una holgura inusitada, para la UEFA Champions League. Pese al tercer puesto logrado, el billete para poder disputar la fase de grupos se paga a un precio de oro, pues tendrán que medirse al Napoli en la tercera ronda previa, tras haberse impuesto en la fase anterior al subcampeón de la UEFA Europa League, el Ajax.

La ajetreada agenda deportiva se mezcla, además, con un periodo estival que está dejando numerosos frentes en la construcción de la plantilla. A las salidas de titulares como Dalbert, Paul Baysse y Ricardo Pereira, hay que unirle el reciente traspaso de Valentin Eysseric a la Fiorentina, y la incertidumbre en torno a a continuidad del futbolista mejor valorado de la plantilla, y uno de los mejores centrocampistas del campeonato, el marfileño Jean-Michel Seri. El masivo interés por algunos de sus jugadores no distrae, sin embargo, el trabajo de la secretaría técnica del cuadro de la Costa Azul, concentrada en trabajar para que el reciente éxito deportivo de la entidad genere frutos imperecederos. El fin último es contrastar al club de forma duradera entre los grandes de Francia, y pelear, año tras año, con PSG, Mónaco, Lyon o Marsella, a pensar de no contar con los mismos recursos -tan sólo ostentan el noveno mayor presupuesto de la competición-.

Lucien Favre quiere dar todavía un paso más en el nuevo curso. | FOTO: OGCNice.com
Lucien Favre quiere dar todavía un paso más en el nuevo curso. | FOTO: OGCNice.com

En torno a la persecución de este ambicioso objetivo figuran los recientes movimientos que se han producido en la plantilla. Wesley Sneijder llega al sur de Francia para aportar veteranía y clase al centro del campo del conjunto de Lucien Favre, tras pasar sus años de madurez deportiva rindiendo a un extraordinario nivel en el Galatasaray.

La calidad del ex de Real Madrid o Inter nunca ha estado en duda, pese a haber alcanzado su cénit en cuanto a prestaciones relativamente muy pronto -fue campeón de Europa y subcampeón del mundo en 2010, aspirando al Balón de Oro, pero la reconstrucción posterior del Inter limitó sus mejores años-, si bien muchas voces hablan maravillas sobre su implicación y compromiso en su etapa turca, en la que desarrolló un aspecto que no había demostrado antes: una extraordinaria capacidad de liderazgo. Las declaraciones del neerlandés en su presentación vienen a consolidar esa nueva actitud que tan bien desarrolló en Estambul, y que van muy en consonancia con el elogiable nivel de ambición de su nuevo club: "Vengo aquí porque todavía quiero ganar títulos", aseveró el internacional oranje.

Wesley Sneijder ha estado en el foco mediático durante la última semana. | FOTO: @OgcNice
Wesley Sneijder ha estado en el foco mediático durante la última semana. | FOTO: @OgcNice

El neerlandés aterriza, no obstante, en un entorno ligeramente más competitivo -regresa a una de las cinco grandes ligas-, y, en los últimos tiempos, especializado en maximizar la motivación de aquellos futbolistas que ya han saboreado las cotas más altas -Dante Bomfim o Mario Balotelli llegaron siendo campeones continentales, al igual que Sneijder- y el rendimiento de aquellos hombres cuyas carreras han oscilado en mayor medida, como demuestran los ejemplos de Hatem Ben Arfa o del propio ariete italiano.

En la misma línea temporal que el fichaje de Sneijder, vencedor en el duelo particular en cuánto a la ilusión generada en la afición, se ha desarrollado la otra gran incorporación veraniega del Niza. Allan Saint-Maximin se convierte, tras una extraordinaria temporada pasada en el Bastia, en el fichaje más caro de la historia del club, tras pagar éste 10 millones de euros al Mónaco. El extremo combina a la perfección habilidad y determinación, si bien su valentía en el área todavía no se ha reflejado en cifras goleadores de enjundia.

El Niza ha realizado un fuerte desembolso por el joven Saint-Maximin. | FOTO: @OGCNice
El Niza ha realizado un fuerte desembolso por el joven Saint-Maximin. | FOTO: @OGCNice

Ambos futbolistas aterrizan en la Costa Azul, ya sea por carrera o por lo desembolsado, con galones para asumir un papel importante en el frente de ataque del conjunto de Lucien Favre. Habrá que ver cómo se las ingenia el técnico helvético para integrarles, teniendo en cuenta que se trata del área del terreno de juego con mayor pugna, pues tendrán que cohabitar con piezas tan destacadas como Wylan Cyprien, Alhassane Plèa o Bassem Srarfi. Un reto para la pizarra, un salto de calidad para un colectivo que quiere seguir en línea ascendente.


Share on Facebook